29 jun. 2019

Evangelio día 30: Domingo XIII del tiempo ordinario

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,51-62):

Cuando se completaron los días en que iba a ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros delante de él. Puestos en camino, entraron en una aldea de samaritanos para hacer los preparativos. Pero no lo recibieron, porque su aspecto era el de uno que caminaba hacia Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le dijeron: «Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo que acabe con ellos?».
Él se volvió y los regañó. Y se encaminaron hacia otra aldea. Mientras iban de camino, le dijo uno: «Te seguiré adondequiera que vayas».
Jesús le respondió: «Las zorras tienen madrigueras, y los pájaros del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza».
A otro le dijo: «Sígueme».
El respondió: «Señor, déjame primero ir a enterrar a mi padre».
Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios».
Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de los de mi casa».
Jesús le contestó: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás vale para el reino de Dios».
Palabra del Señor




Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Lc (9,51-62)

¿CÓMO SEGUIR A JESÚS?

Jesús emprende con decisión su marcha hacia Jerusalén. Sabe el peligro que corre en la capital, pero nada lo detiene. Su vida solo tiene un objetivo: anunciar y promover el proyecto del reino de Dios. La marcha comienza mal: los samaritanos lo rechazan. Está acostumbrado: lo mismo le ha sucedido en su pueblo de Nazaret.
Jesús sabe que no es fácil acompañarlo en su vida de profeta itinerante. No puede ofrecer a sus seguidores la seguridad y el prestigio que pueden prometer los letrados de la ley a sus discípulos. Jesús no engaña a nadie. Quienes lo quieran seguir tendrán que aprender a vivir como él.
Mientras van de camino, se le acerca un desconocido. Se le ve entusiasmado: «Te seguiré adonde vayas». Antes que nada, Jesús le hace ver que no espere de él seguridad, ventajas ni bienestar. Él mismo «no tiene dónde reclinar su cabeza». No tiene casa, come lo que le ofrecen, duerme donde puede.
No nos engañemos. El gran obstáculo que nos impide hoy a muchos cristianos seguir de verdad a Jesús es el bienestar en el que vivimos instalados. Nos da miedo tomarlo en serio porque sabemos que nos exigiría vivir de manera más generosa y solidaria. Somos esclavos de nuestro pequeño bienestar. Tal vez, las crisis económicas nos podrían hacer más humanos y más cristianos.
Otro pide a Jesús que le deje ir a enterrar a su padre antes de seguirlo. Jesús le responde con un juego de palabras provocativo y enigmático: «Deja que los muertos entierren a sus muertos, tú vete a anunciar el reino de Dios». Estas palabras desconcertantes cuestionan nuestro estilo convencional de vivir.
Hemos de ensanchar el horizonte en el que nos movemos. La familia no lo es todo. Hay algo más importante. Si nos decidimos a seguir a Jesús, hemos de pensar también en la familia humana: nadie debería vivir sin hogar, sin patria, sin papeles, sin derechos. Todos podemos hacer algo más por un mundo justo y fraterno.
Otro está dispuesto a seguirlo, pero antes se quiere despedir de su familia. Jesús le sorprende con estas palabras: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no es apto para el reino de Dios». Colaborar en el proyecto de Jesús exige dedicación total, mirar hacia adelante sin distraernos, caminar hacia el futuro sin encerrarnos en el pasado.
El papa Francisco nos ha advertido de algo que está pasando hoy en la Iglesia: «Tenemos miedo a que Dios nos lleve por caminos nuevos, sacándonos de nuestros horizontes, con frecuencia limitados, cerrados y egoístas, para abrirnos a los suyos».

¡BIENVENIDOS!


En el verde y fértil valle del Salnés  valle que comienza en las tierras de Caldas y termina besándose suavemente con el océano Atlántico,  en las salinas de la Lanzada, hay una villa con las puertas del corazón abiertas y las manos extendidas para acoger a todos aquellos que eligieron a nuestra querida Vilanova de Arousa, para descansar y disfrutar de unas merecidas vacaciones.

            En el Himno de Vilanova Cantamos:


          
             -Dende as  Sinas ata o Terrón
            beira de praias douradas
            o mar acouga en Vilamaior
            por longa e belida ensenada, 

            -Mencer dos irmans Camba
            seo do Valle-Inclan universal
            milenaria magnolia presente
            no seu Cuadrante natal
            -Voltarán teus esforzados fillos
            ledos de terras alleas
            na procura dun pobo que medre
            unidos en liberdade e amor
            -¡Vilanova, Vilanova
            Alento do noso corazón!

💢💢💢💢💢

            Unidos con todos en LIBERTAD Y AMOR,  esperamos y deseamos disfruten de este verano 2019 con los más bellos y hermosos rincones de la incomparable Galicia y de los más exquisitos placeres gastronómicos de una ría y de un campo prodigioso de las manos de nuestro Dios.
            De corazón.

“Y VI UN CIELO NUEVO y UNA TIERRA NUEVA (Apoc 21,1)


En la tierra nueva las casas no tienen llaves
ni los muros rompen el mundo.
Nadie está solo.
No se habla mucho de amor,
pero se ama con los ojos, las manos y las entrañas.
Las lágrimas son fértiles,
la tristeza se ha ido para no regresar,
y se ha llevado con ella la pesada carga
del odio y los rencores,
la violencia y el orgullo.
Es extraña la puerta que abre  esa tierra:
Es la sangre derramada de quien se da sin límite,
es la paciencia infinita
de quién espera en la noche,
es la pasión desmedida de un Dios entregado
por sus hijos; nosotros elegidos para habitar


ESA TIERRA NUEVA...

https://odresnuevos.es/

Aumenta la exclusión social


La primera constatación que recoge el VIII Informe FOESSA (2019) es que la exclusión social se enquista en la estructura social de nuestro país.
Hoy en día, el número de personas en exclusión social en España es de 8,5 millones, el 18,4% de la población, lo que supone 1,2 de millones más que en 2007 (antes de la crisis). Son el rostro de la sociedad estancada, un nutrido grupo de personas para quienes “el ascensor de la movilidad social no funciona y no es capaz de subir siquiera a la primera planta”.
Dentro de este sector social, existe un grupo especialmente vulnerable que acumulan tantos problemas cotidianos que les impide tener un proyecto vital mínimamente estructurado: son 4,1 millones de personas en situación de exclusión social severa. Son los ciudadanos sobre los que se ceba la desigualdad y la precariedad en sus diferentes formas: vivienda insegura e inadecuada, desempleo persistente, precariedad laboral extrema e invisibilidad para los partidos políticos.
Dentro de este grupo en exclusión social severa existe un grupo de expulsados, que suman 1,8 millones de personas (600.000 en 2007), que acumulan tal cantidad de dificultades y de tal gravedad que exigirían de una intervención urgente, profunda e intensa en recursos para garantizarles su acceso a una vida mínimamente digna.
La investigación trae, sin embargo, una buena noticia, que está protagonizada por esa sociedad integrada que representan aquellas personas que no tienen dificultades para su supervivencia, que llevan una vida digna en términos materiales y que se ha recuperado a los mismos niveles de antes de la Gran Recesión. Son el 48,4% de la población.
Se detecta, sin embargo, una novedad. Dentro de esta sociedad integrada se está produciendo una reconfiguración en dos grandes sectores: un primer grupo, que es el mayoritario, denominado la sociedad de las oportunidades, que integra a dos tercios de la población de España; y un segundo grupo, que conforma lo que hemos llamado la sociedad insegura y en la que estarían unos 6 millones de personas.

http://www.serpersona.info

25 jun. 2019

CAMPURB 2019


Ecampamento Urbano (CAMPURB) de San Cipriano de Vilanova de Arousa, es una actividad lúdico-recreativa de EDUCACIÓN en VALORES para la infancia y la preadolescencia que se realiza en época estival. 


Este año concretamente del 15 al 21 de Julio, y en horario de 10:00 a 13:00 h. por la mañana y de 16:00 a 18:00 h. por la tarde.


💢💢💢💢💢


CARTA A LOS PADRES:

Queremos que no tengan duda alguna de que nuestro deseo y nuestro propósito es ofrecer a sus hijos lo mejor, para que, desde sus propias vidas de diversión, juegos, estudio, excursiones, competiciones deportivas, etc... descubran y vivan los verdaderos valores que deben poseer los hombres y mujeres de una sociedad digna, justa, libre, y logren una educación integral de sus personas.

El equipo de monitores.


21 jun. 2019

Evangelio día 23: Domingo del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Tras comulgar somos custodias vivas llevando a Jesús


Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,11b-17):

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban.
Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»
Él les contestó: «Dadles vosotros de comer.»
Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.» Porque eran unos cinco mil hombres.
Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.»
Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.
Palabra del Señor

Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Lc (9,11b-17)


EN MEDIO DE LA CRISIS

Muchas personas siguen sufriendo de muchas maneras crisis económica. No nos hemos de engañar. No podemos mirar a otro lado. En nuestro entorno más o menos cercano nos iremos encontrando con familias obligadas a vivir de la caridad, personas amenazadas de desahucio, vecinos golpeados por el paro, enfermos sin saber cómo resolver sus problemas de salud o medicación.
Nadie sabe muy bien cómo irá reaccionando la sociedad. En algunas familias podrá ir creciendo la impotencia, la rabia y la desmoralización. Es previsible que aumenten los conflictos. Es fácil que crezca en algunos el egoísmo y la obsesión por la propia seguridad.
Pero también es posible que vaya creciendo la solidaridad. La crisis nos puede hacer más humanos. Nos puede enseñar a compartir más lo que tenemos y no necesitamos. Se pueden estrechar los lazos y la mutua ayuda dentro de las familias. Puede crecer nuestra sensibilidad hacia los más olvidados.
También nuestras comunidades cristianas pueden crecer en amor fraterno. Es el momento de descubrir que no es posible seguir a Jesús y colaborar en el proyecto humanizador del Padre sin trabajar por una sociedad más justa y menos corrupta, más solidaria y menos egoísta, más responsable y menos frívola y consumista.
Para colorear
Es también el momento de recuperar la fuerza humanizadora que se encierra en la eucaristía cuando es vivida como una experiencia de amor confesado y compartido. El encuentro de los cristianos, reunidos cada domingo en torno a Jesús, ha de convertirse en un lugar de concienciación y de impulso de solidaridad práctica.
Hemos de sacudir nuestra rutina y mediocridad. No podemos comulgar con Cristo en la intimidad de nuestro corazón sin comulgar con los hermanos que sufren. No podemos compartir el pan eucarístico ignorando el hambre de millones de seres humanos privados de pan y de justicia. Es una burla darnos la paz unos a otros olvidando a los que van quedando excluidos socialmente.
La celebración de la eucaristía nos ha de ayudar a abrir los ojos para descubrir a quienes hemos de defender, apoyar y ayudar en estos momentos. Nos ha de despertar de la «ilusión de inocencia» que nos permite vivir tranquilos, para movernos y luchar solo cuando vemos en peligro nuestros intereses. Vivida cada domingo con fe, nos puede hacer más humanos y mejores seguidores de Jesús. Nos puede ayudar a vivir con lucidez cristiana, sin perder la dignidad ni la esperanza.

EL PAN DE VIDA



       Las niñas y niños para quienes sus padres pidieron a la comunidad cristiana poder acceder al Sacramento de la COMUNIÓN, por primera vez, llevan ya dos cursos de un proceso educativo del despertar a la vida en Dios y de aprender a relacionarse con Dios y con todos los demás tal como nos lo pide Jesucristo.


       Ahora, y antes de recibir a Jesús en el Sacramento de la vida y del amor, realizamos con ellos un mes de preparación INTENSIVA, consistente en descubrir y conocer al Maestro de la vida cristiana (1ª semana).

        En la 2ª semana, tratamos de descubrirnos a nosotros mismos como sus discípulos.  En la 3ª semana la PALABRA de Dios como alimento doctrinal de nuestras mentes y, finalmente la 4ª semana para comprender y asimilar que Jesucristo se hace pan de vida y bebida de salvación: EUCARISTÍA para acompañarnos y fortalecernos en nuestra vida cristiana.


         A los 27 primocomulgantes, de nuestra comunidad parroquial,  les deseamos un feliz día de Primera Comunión que se celebrará el próximo 
domingo 23 de Junio a las 11:30 h.
  
DÍA DE LA SOLEMNIDAD AL 
SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO
(Se pasa para el siguiente domingo, día 30)
Por la tarde a las 19:00 horas EUCARISTÍA
a continuación Procesión por las calles y plazas alfombradas de flores acompañando al Santísimo.
                  
"Y SABED QUE YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS, 
Y HASTA EL FINAL DE LOS TIEMPOS"  (Mateo 28, 21)

20 jun. 2019

El valor de la señal de la cruz

https://es.aleteia.org

Si supieras la importancia de esta oración, te garantizo que la pondrías más en práctica

Por la señal de la Santa Cruz
de nuestros enemigos,
líbranos Señor, Dios nuestro
en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
¿Cuando te despiertas, te haces la “señal de la Cruz”? ¿Y antes de comer? ¿Y cuando te vas a dormir? ¿Al menos una vez al día? Si supieras la importancia de esta oración, te garantizo que la pondrías más en práctica.
Muchas personas, al no entender la importancia de esa oración, la hacen de forma displicente, haciendo apenas el gesto, sin la efectiva invocación a la Santísima Trinidad.
La “señal de la Cruz” no es un gesto ritualista, sino una verdadera y poderosa oración. Es la señal de los cristianos. Por medio de ella muchos santos invocaban la protección del Altísimo, a través de ella pedimos a Dios que, por los méritos de la Santa Cruz de su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, Él nos libre de nuestros enemigos, y de todas las trampas del mal, que atentan contra nuestra salud física y espiritual.
Pero ¿sabes hacer “la señal de la Cruz”?
De forma solemne, sin prisa, y con la mayor devoción y respeto:
Por la señal de la Santa Cruz (en la frente): pedimos a Dios que nos dé buenos pensamientos, nobles y puros. Y que Él aleje de nosotros los pensamientos malos, que sólo nos causan mal.
De nuestros enemigos (sobre la boca): pedimos a Dios que de nuestros labios sólo salgan alabanzas. Que nuestro hablar sea siempre para la edificación del Reino de Dios y para el bienestar del prójimo.
Líbranos Señor, Dios nuestro (sobre el corazón): para que en nuestro corazón sólo reine el amor a la ley del Señor, alejándonos de todos los malos sentimientos, como el odio, la avaricia, la lujuria… Haciéndonos verdaderos adoradores.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén – Es el acto liberador y debe ser realizado con la mayor reverencia, consciencia, fe y amor, pues expresa nuestra fe en el Misterio de la Santísima Trinidad, núcleo de nuestra fe cristiana, Dios en sí mismo. Debe hacerse con la mano derecha, llevándola de la cabeza a la barriga, y del hombro izquierdo al derecho.
Ahora que sabes la importancia de la “señal de la Cruz”, hazla antes de salir de casa, antes de cualquier trabajo, en los momentos difíciles y en los momentos de alegría también.
Hazla sobre ti y, siempre que sea posible, en la cabeza de tu hijo, de tu esposo, de tu esposa, de tu hermano, de tu sobrino,…
Pide a Dios, siempre, que Él te libre y a los tuyos, de todos los males, con el objetivo de hacerlo todo -despertar, comer, estudiar, trabajar, dormir, viajar…- en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén.

18 jun. 2019

Cuando la vida se abre paso


A veces nos cae un poco lejos el mensaje de la Pascua. La resurrección, la nueva vida… nos hablan de un futuro que no conocemos y que acaba cayendo en la lista de cosas que dejo para otro día. Es importante, pero no es urgente.
Por eso es muy importante que andemos con los sentidos abiertos a descubrir en el aquí y ahora, en la realidad real, esa vida que se va abriendo paso de manera sutil, callada, quizás lejos de nosotros pero que nos toca ciertamente. Una noticia que estos días nos puede ayudar a acercarnos a esta vida que se abre paso puede ser la primera vacunación a gran escala contra la malaria. Probablemente tú que estás leyendo esto no has padecido malaria, no es un problema de tu pequeño mundo, así que no sabes en qué te ayuda, aunque te alegres, por supuesto.
Pero es que la Resurrección no va de lo que tú disfrutas. Si no de la Vida que se regala a todos. Y por eso es motivo de alegría saber que millones de personas (aunque quizás tú no seas una de ellas) tienen hoy más esperanza de vida. Más posibilidades de aportar a un mundo en el que, aunque creamos lo contrario, la vida siempre se abre paso, de un modo u otro. Y es motivo de alegría todo el trabajo entregado por muchas personas hasta llegar a este avance médico.
Ciertamente esta vacuna está lejos de ser la solución al problema. Su efectividad es limitada y todavía queda un largo recorrido de investigación para ir dando pasos hacia la erradicación de la malaria. Algo que hoy quizás vemos lejano, casi imposible, pero que tenemos la esperanza de que un día llegue.
De esto va el mensaje pascual, en definitiva. Nos habla de una promesa lejana, de un futuro remoto. Pero que llegará. No de un modo repentino y espectacular. Sino a base de trabajo, de hacer camino poco a poco, con errores y recalculando ruta… pero sin dejar de creer en que todo ese esfuerzo tendrá su resultado.
Hasta llegar a esta vacunación masiva han transcurrido más de 30 años de investigaciones. Miles de horas y cientos de personas implicadas en un solo objetivo: que la vida tenga una oportunidad más para millones de personas. Cada uno ha ido aportando su conocimiento, intuiciones, trabajo. Nada de lo invertido se ha perdido. Incluso los resultados fallidos han sumado para llegar hasta este momento. Y cuando han llegado aquí, no han parado. Reconocen que su camino no ha acabado, que tienen que seguir trabajando, esforzándose para alcanzar un resultado completo. Que no saben cuando llegará, pero que están seguros en la esperanza de que lo hará.
Un genuino camino pascual, como el de aquellos discípulos que contemplaron la resurrección y supieron que sólo estaban al inicio de un camino que no sabían adónde les conduciría, pero que sabían que tenían que recorrer si querían alcanzar la plenitud de la vida.

Mensajes de Paula para Junio




14 jun. 2019

Haremos morada en él


Tu  eres el verdadero autor de lo que se va escribiendo en mi historia...

 “Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada en él”(Jn 14, 23).


Morar significa presencia y permanencia, reciprocidad en el amor. La morada es un lugar donde se descansa, donde se está con aquél a quien se ama. Y esto gracias al Espíritu Santo.


“Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho”. (Jn 14, 26).


El cristiano ha recibido la unción del Espíritu, es decir, es enseñado desde dentro por el mismo Dios que nos ilumina. Nos hace recordar las palabras de Cristo. Los apóstoles descubrieron en el Espíritu Santo el significado de ciertas palabras que antes no habían comprendido. “destruid este templo y yo lo reconstruiré” (…) “me iré pero volveré…”


Las palabras del Evangelio deberían impregnarnos y transformarnos, para ser nuestra esperanza, nuestra alegría y nuestra paz. Es lo que está en el corazón del Evangelio, la morada en el espíritu, la paz, la plenitud de los bienes de Dios, esa plenitud de libertad y de paz que nos son dadas por el Señor.


Por qué dar un tiempo a tu cerebro es esencial para tu salud mental y espiritual

WOMAN,ALONE,COFFEE,HOME

Las distracciones son las sirenas de nuestro mundo moderno, que nos conducen a la ansiedad y la desesperación si no somos cuidadosos

La semana pasada fue una de las más difíciles que he vivido en mucho tiempo. Uno de mis colegas y su esposa sufrieron por la muerte trágica e inesperada de su pequeñita tras una cirugía cardiaca. El resto de nuestro equipo se intensificó para dar todo el apoyo necesario.
Después de trabajar la semana entera, estaba exausta. Así que llevé a los niños a la escuela el viernes, me acosté en la cama y miré al techo. Tenía un montón de trabajo y apenas había comido un sándwich. No había dormido casi nada.
Incluso sabiendo que estaba cansada, con hambre y con mucho trabajo, no pude hacer nada. Me tardé una hora hasta lograr reconocer lo que estaba sucediendo. Estaba sumergiéndome en la ansiedad y la depresión.
No había tenido tiempo para hacer una pausa mental durante varios días consecutivos – y, como señala Medium, sentirse ansioso y deprimido es lo que sucede cuando nuestros cerebros no tienen tiempo suficiente de ocio:
Cuando tu cerebro está siendo bombardeado con nuevos estímulos e información, puede luchar para generar intencionalidad y significado. Mucho de eso puede dejarte sin sentido – o peor. Si estás prisionero en ese círculo de ultra estimulación, sabemos que está asociado a la sensación de estar fuera de control. Está asociado a la ansiedad y la desconexión.
El tiempo ocioso mental, mientras tanto, parece facilitar la creatividad y la resolución de problemas.
Hace años, cuando empecé a correr, descubrí que mis mejores artículos surgían durante aquellas carreras de 3 kilómetros por la mañana. Cuando llegaba a casa, estaba bien y con energía, tanto por el ejercicio como por el tiempo de ocio mental. Valoraba tanto ese tiempo que nunca usaba auriculares mientras corría, porque la música, para mí, volvía imposible dejar mi mente vagar.
Lo mismo vale para lavar los platos o doblar la ropa. Aprendí a lo largo de los años que esas tareas son las que prefiero hacer sola, sin distracción de la televisión. Algo sobre los movimientos rítmicos y familiares de lavar platos y doblar ropa ayuda a mi mente y a mi espíritu, y me siento más tranquila y renovada tras 20 minutos de trabajo manual silencioso de lo que estaría tras una siesta de 20 minutos.
El tiempo ocioso mental está rápidamente volviéndose un recurso precioso para la mayoría de nosotros. Al contrario que nuestros papás y abuelos, podemos distraernos de cientos de maneras diferentes… incluso cuando no queremos. El zumbido de los teléfonos en nuestros bolsillos y la tentación imposible de esas notificaciones rojas son como las sirenas de nuestro mundo moderno, nos roba la paz que viene de una mente quieta.
Necesitamos empezar a dar a nuestros cerebros tiempos de pausa. Cuando mi hijo pequeño hace una rabieta, tiene que sentarse en un sofá específico hasta que pueda calmarse. Yo se que nosotros, adultos, tendemos a pensar que estamos más allá de esas cosas y podemos aguantar todo, pero vamos a ser realistas: no siempre lo conseguimos.
Entonces, cuando te topas con un pergamino sin fin en Facebook o en una oleada de textos de Instagram, echa el ancla. Pon tu teléfono en un cajón durante un tiempo. Dale a tu cerebro un intervalo. Si lo prefieres de deja que tu mente vague, medite o rece, esos momentos tranquilos sin distracción son absolutamente esenciales para tu bienestar mental, físico y espiritual.

Evangelio día16: Domingo de la Santísima Trinidad

Lectura del santo evangelio según san Juan (16, 12-15):

Vivimos en el Padre, movidos por
 el Espíritu por la entrega del Hijo
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.
Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando.

Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.
Palabra del Señor





Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Juan (16, 12-15)

MISTERIO DE BONDAD

A lo largo de los siglos, los teólogos se han esforzado por profundizar en el misterio de Dios ahondando conceptualmente en su naturaleza y exponiendo sus conclusiones con diferentes lenguajes. Pero, con frecuencia, nuestras palabras esconden su misterio más que revelarlo. Jesús no habla mucho de Dios. Nos ofrece sencillamente su experiencia.
A Dios, Jesús lo llama «Padre» y lo experimenta como un misterio de bondad. Lo vive como una Presencia buena que bendice la vida y atrae a sus hijos e hijas a luchar contra lo que hace daño al ser humano. Para él, ese misterio último de la realidad que los creyentes llamamos «Dios» es una Presencia cercana y amistosa que está abriéndose camino en el mundo para construir, con nosotros y junto a nosotros, una vida más humana.
Jesús no separa nunca a ese Padre de su proyecto de transformar el mundo. No puede pensar en él como alguien encerrado en su misterio insondable, de espaldas al sufrimiento de sus hijos e hijas. Por eso, pide a sus seguidores abrirse al misterio de ese Dios, creer en la Buena Noticia de su proyecto, unirnos a él para trabajar por un mundo más justo y dichoso para todos, y buscar siempre que su justicia, su verdad y su paz reinen cada vez más en el mundo.
Para colorear
Por otra parte, Jesús se experimenta a sí mismo como «Hijo» de ese Dios, nacido para impulsar en la tierra el proyecto humanizador del Padre y para llevarlo a su plenitud definitiva por encima incluso de la muerte. Por eso, busca en todo momento lo que quiere el Padre. Su fidelidad a él lo conduce a buscar siempre el bien de sus hijos e hijas. Su pasión por Dios se traduce en compasión por todos los que sufren.
Por eso, la existencia entera de Jesús, el Hijo de Dios, consiste en curar la vida y aliviar el sufrimiento, defender a las víctimas y reclamar para ellas justicia, sembrar gestos de bondad, y ofrecer a todos la misericordia y el perdón gratuito de Dios: la salvación que viene del Padre.
Por último, Jesús actúa siempre impulsado por el «Espíritu» de Dios. Es el amor del Padre el que lo envía a anunciar a los pobres la Buena Noticia de su proyecto salvador. Es el aliento de Dios el que lo mueve a curar la vida. Es su fuerza salvadora la que se manifiesta en toda su trayectoria profética.
Este Espíritu no se apagará en el mundo cuando Jesús se ausente. Él mismo lo promete así a sus discípulos. La fuerza del Espíritu los hará testigos de Jesús, Hijo de Dios, y colaboradores del proyecto salvador del Padre. Así vivimos los cristianos prácticamente el misterio de la Trinidad.

Gente que se siente sola.


El ritmo esquizofrénico al que nos vemos sometidos nos empuja a una realidad tan triste como urgente de solucionar: nos cuesta encontrar tiempo para los demás.

Las exigencias del guion en las ciudades del siglo XXI han escrito una página quizá gris de nuestra historia: a más densidad de población, más densidad de soledad. Paseas por Madrid tan aparentemente llena de vida y parece complicado darse cuenta de esto, pero ya hay en España más perros que menores de 15 años. Y la principal causa de esto es que hay mucha gente que se siente sola.
No sé cuál puede ser el motivo último del aumento de la soledad en nuestra sociedad. Solo sé que estar más solo no crea una humanidad más reconciliada, al contrario. Las veladas se comparten mejor en comunidad que sin ella; los bares mejor llenarlos de risas compartidas que de silencios nostálgicos. Y hay cosas que no hacemos mejor solos: encontrar respuestas y hacerse preguntas, desahogar las penas y llenarse de alegrías, o bailar un reguetón.
Y es que hay mucha gente para la que el paseo con su perro es la única manera de salir a tomar el aire. Porque a veces no encontramos a nadie que nos dedique su tiempo o porque nos resulta más cómodo no dedicárselo a nadie. En realidad, parece más sencillo ocuparse de un animal, que ofrece mucho y exige lo mínimo, que de un bebé recién nacido, con sus desvelos nocturnos; o de un adolescente rebelde, con tus desvelos nocturnos... Mucha gente hoy prefiere tener mascota a tener hijos.
Yo, con perdón y si tengo que elegir, prefiero el conflicto y el entendimiento con un amigo que me abraza, con una familia que me potencie, con un amor que me subvierta. Vale la pena intentar que nadie quede solo. Y vale más la pena entregar la vida a un hijo que a un canario. Además, me gusta que la gente baile reguetón. Los gatos no bailan reguetón. La gente sola no baila reguetón.