23 oct. 2020

Entrelazados

 

https://pastoralsj.org/

Uno de los principios de la Mecánica Cuántica es el entrelazamiento. Este viene a decir que «los objetos cuánticos pueden afectarse mutuamente de manera instantánea a través de distancias enormes». Esto significa que, si yo altero alguna característica de un electrón aquí, automáticamente otro electrón situado a una distancia considerable se verá afectado por esta alteración, alterándose (valga la redundancia) a sí mismo. Algo así como eso que llamamos «efecto mariposa».

Nos puede parecer más ciencia-ficción que otra cosa, pero ciertamente es así y está demostrado científicamente. De todas maneras, no creo que resulte difícil de creer, pues a otros niveles no científicos eso ocurre. ¿O acaso no has notado que, si tú cambias tu percepción de las cosas a una postura más amable, todo a tu alrededor se torna más bonito, más esperanzador? ¿No notas que, cuando piensas en positivo, lo positivo te rodea? Y también, al contrario: si uno va con el nubarrón del mal rollo encima (como en los dibujos animados), realmente todo lo que percibe, vive y procesa en su interior va en consonancia con el dolor o el enfado que lleva a cuestas.

Para mí esto del entrelazamiento tiene mucho que ver con el poder de la oración. Rezar no es solo hablar con Quien sabemos que está ahí, esperándonos y escuchándonos (¡y eso ya es mucho!). Rezar también es un acto de parar y hacer silencio, ahondar en uno mismo y en el misterio de la vida, sabiéndonos acompañado y guiados por Aquel que nos ha tendido la mano para ello. Rezar es una manera de extender nuestras raíces a todo aquello que acontece a nuestro alrededor, sentir el mundo, hacernos conscientes de ello y confrontarlo con nosotros mismos. Cuando uno reza, siente una expansión de la mente y el corazón, abriéndose a un misterio que está presente pero que requiere de nuestra disposición, silencio y apertura para percibirlo. Es entonces cuando ocurre la conexión: nos sentimos parte activa y viva de un todo mucho más grande que nosotros, del que tenemos la responsabilidad de cuidar.

Creo firmemente que quien reza, no reza solo para sí. Algo ocurre en sí mismo que trasciende, que altera para bien el entorno de una manera sutil pero efectiva, en el silencio de la rutina y el ronroneo de las horas al pasar. No se trata de algo espectacular, tipo apertura del Mar Rojo (como muchos esperamos que ocurra cuando rezamos o, mejor dicho, cuando pedimos en la oración). Es algo más progresivo, más sereno, más suave, porque ocurre gracias a la confianza en Dios, que sabe qué hacer con lo que le hablamos y pensamos junto a Él, sin dejar de contar con nuestra colaboración y nuestra humanidad.

Recuerdo unas palabras de Fernando Savater acerca del placer de la lectura que terminaban diciendo: «Salir de la angustia leyendo, volver a ella por la misma puerta. En cosas así consiste la perdición de la lectura. Quien la probó, lo sabe». Aplíquese esto también a la oración.

Almudena Colorado.

HAUSER: Ave María

 

La lucidez de una niña hablando del uso de las mascarillas

 


La lucidez de una niña explicando la importancia del uso de las mascarillas se viralizó en toda España. Ella estaba siendo entrevistada por un medio valenciano, debido al regreso a las aulas en este país. "Es un poquito peor porque no puedes respirar del todo pero no pasa nada, es mejor eso que morirse", sorprendió la pequeña. De inmediato, miles de cibernautas viralizaron y aplaudieron las palabras de la niña.

Día Mundial de Acción para la Supervivencia Infantil

 


Save the Children organiza el 23 de octubre el Día Mundial de Acción para la Supervivencia Infantil. El objetivo es detener la mortalidad de niños menores de 5 años y madres, por causas que se pueden prevenir, como la neumonía, la diarrea, las complicaciones derivadas durante el parto o la desnutrición.

Mejorar la nutrición y la salud, asegurar el acceso a agua potable y saneamiento, y promover hábitos saludables logran prevenir y tratar las principales causas de mortalidad infantil ofreciendo a todos los niños la oportunidad de crecer sanos y desarrollarse plenamente.

África Subsahariana es el lugar con mayor índice de mortalidad en el mundoUno de cada 12 niños muere antes de los cinco años de edad.

Desde 1.990 se han hecho grandes esfuerzos en reducir esta mortalidad, pero aún no es suficiente. Los recursos sencillos que se han utilizado incluyen:

  • Atención especializada en la etapa prenatal, durante el parto y en la etapa postnatal.
  • La lactancia materna.
  • La inmunización.
  • Mosquiteras.
  • Agua y saneamiento.
  • Terapia de rehidratación oral para combatir la diarrea.
  • Antibióticos para la neumonía.
  • Suplementos nutricionales y alimentos terapéuticos.

20 oct. 2020

Tucho Sineiro: el legado de un pastor según el corazón de Cristo

 



http://www.pastoralsantiago.org/

Tucho Sineiro

A lo largo de su vida sacerdotal Tucho Sineiro pasó sembrando semillas de Evangelio en cada corazón que se encontraba en su camino. Siempre desde el respeto a la libertad de los otros y con la autoexigencia de una vida personal en coherencia con los valores y actitudes del mensaje cristiano.

Su vida personal y su acción pastoral encontraban su fuente en la Palabra de Dios, en el Catecismo de la Iglesia Católica, en las enseñanzas de la Iglesia, y en el ejemplo y la vida de los santos.

Para Tucho la Liturgia es fuente de vida y así lo transmitía a su comunidad parroquial: “La liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia, y al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza” (C.I.C. 1074). De ahí su celo permanente para que la participación de los fieles fuese “consciente, activa y fructífera.

Todas y cada una de las acciones litúrgicas preparadas con mimo y esmero, cuidando del más mínimo detalle para que fuesen celebradas y vividas con la mayor dignidad posible y así brillase la gloria de Dios en medio de su Pueblo.

El gran legado catequético que ha dejado Tucho es a día de hoy la base de la acción catequética que sigue viva en las diócesis de Galicia y en otras diócesis de España.

Como sacerdote su prioridad era transmitir la fe a través de la catequesis. Para él era una convicción personal la enseñanza de Juan Pablo II acerca del objetivo de la catequesis: “los esfuerzos realizados en la Iglesia para hacer discípulos, para ayudar a los hombres a creer que Jesús es el Hijo de Dios a fin de que por la fe, tengan vida en su nombre, y para educarlos e instruirlos en esta vida y construir así el Cuerpo de Cristo” (C.T. 1,2)

Las palabras de San Pablo, “si no tengo caridad no soy nada” y haga lo que haga de nada me sirve eran el medio natural en el que Tucho vivía y el espíritu con el que actuaba y procedía en todo.En su vida se dejaba traslucir la convición de un principio firme e inamovible: “Que cada uno, sin ninguna excepción, debe considerar al prójimo como “otro yo”, cuidando, en primer lugar, de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente” (GS 27,1)

Sus esfuerzos y su entrega a la causa de la fraternidad cristiana fueron una constante en su vida. Un luchador incansable en aras de la fraternidad sacerdotal, en aras de la exigencias de la fraternidad entre todos los miembros de la comunidad parroquial.

Experto en tender puentes, con una capacidad de acogida inmensa como fruto de su vida eucarística, una sencillez cautivadora y atrayente que nacía de la contemplación de Maria, la Sierva del Señor.

Damos gracias a Dios por su legado humano y espiritual.

Manuel Folgar

17 oct. 2020

Evangelio día 18: Domingo XXIX del Tiempo Ordinario

 


Mateo 22, 15-21

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta.
Le enviaron algunos discípulos suyos, con unos herodianos, y le dijeron:
«Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie, porque no te fijas en apariencias. Dinos, pues, qué opinas:
¿es lícito pagar impuesto al César o no?».
Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús:
«Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto».
Le presentaron un denario.
Él les preguntó:
«De quién son esta imagen y esta inscripción?».
Le respondieron:
«Del César».
Entonces les replicó:
«Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».



Comentario por José Ruiz Córdoba

A DIOS ¿QUE LE DAMOS?

Las palabras de Jesús incomodan a los fariseos, les interpela, les resultan amenazantes. Ellos deciden defenderse atacando. Van a Jesús con una serie de preguntas comprometedoras. Una de ellas es la del evangelio de este domingo. Pagar el impuesto al César era el mayor signo de la dominación que el Imperio ejercía. Unos, como los herodianos, estaban a favor. Otros en contra, como los revolucionarios y, en parte, los fariseos. Ambas facciones se presentan a preguntarle: ¿pagar o no pagar? Jesús se percata de su mala voluntad y de lo comprometido de la pregunta. Decir que hay que pagar lo sitúa como impío; decir que no, lo pone en una situación arriesgada frente a los romanos. Pero de forma inteligente acepta el reto. Responde, pero en un nivel más profundo. Lo realmente importante no es a quién pagar impuestos, sino a quién reconocemos como verdadero y único Señor. La moneda donde está la imagen del César se la podemos dar al César; pero, a Dios, ¿qué le damos?

Ésa es la pregunta que podríamos hacernos este domingo: “A Dios, ¿qué le damos?”. El César era un dominador porque exigía lo que no era suyo. La entrega a Dios es liberadora porque damos lo que tenemos consciencia que, previamente, hemos recibido. Sólo el que tiene experiencia de un Dios que se da con desmesura, se entregará desmesuradamente. Sin esta experiencia pasaremos nuestra existencia entregándole nuestras baratijas y monedillas sueltas.

16 oct. 2020

10 minutos con Jesús ( canal para orar)

 


Vídeo explicativo realizado para el portal 10minutosconjesus.org Únete en la web para recibir la meditación cada mañana por WhatsApp o, si lo prefieres, únete al canal de Telegram.

Pronto volvemos a la Catequesis


 Queridos amigos catequistas:
A partir de este domingo comenzamos el período de inscripción de la catequesis. Habrá que hacerlo conforme a las hojas oficiales de inscripción de la diócesis por todos los motivos legales y sanitarios del momento presente.
Es de vital importancia que dos catequistas asistan a la reunión que ha programado el Señor Arzobispo para EL JUEVES DÍA 22 A LAS 8.15 DE LA TARDE EN EL COLEGIO DE LOS SALESIANOS EN CAMBADOS.
Es una reunión con representantes de los catequistas de los arciprestazgos de Arosa, Salnés y Caldas.
En dicho encuentro se informará de todas las medidas legales que debemos tomar para poder poner en marcha la catequesis. Por lo tanto algo de vital importancia.
Sólo a partir de ahí podremos dar comienzo al curso de catequesis.
Siempre a vuestra disposición.
+ Manuel Folgar Otero

Carpe Diem





“No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo
extraordinario.
No dejes de creer que las palabras
y las poesías, sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y es oasis.

Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar,
porque sólo en sueños puede ser libre el Hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes, huye…
“Emito mis alaridos por los tejados
de este mundo”, dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
No traiciones tus creencias.
porque no podemos remar en contra de nosotros mismos:
Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.

Las experiencias de quienes nos precedieron,
de nuestros “Poetas Muertos”,
te ayudan a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “Poetas Vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti
sin que la vivas …”

Carpe Diem – Walt Whitman

Santos con «Nikes»

 


«Por primera vez en la historia se podrá ver a un santo vestido con pantalones vaqueros, zapatillas de deporte y sudadera. Eso es un gran mensaje». Así se pronunciaba el rector del Santuario de Asís donde Carlo Acutis, un italiano fallecido de leucemia fulminante con apenas 15 años, será beatificado el próximo 10 de octubre.

A los santos nos los imaginamos dentro de un hábito o llevando una sotana. Quizás por eso impresiona ver expuesto ahora el cuerpo de Carlo, vestido con la misma ropa que hoy, por ejemplo, te has podido poner, en un día normal. Seguramente, llevando una vida no muy distinta a la tuya con 15 años: clases, voluntariado, familia, amigos, ordenador, ocio. Rutina. Pero con una apertura a lo sobrenatural que hizo de su vida ordinaria algo extraordinario. «Todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias» –dijo–. Quiso desmarcarse e hizo de su fe la prioridad, el motor de todo: «estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida». Los que le conocían veían algo especial: santidad, vestida con vaqueros.

Ser santo asusta y, ya sé, parece que no es popular. Pero ser santo es aquello a lo que invita la fe, si se vive con coherencia y alegría. Querer ser como Jesús, en tu modo de amar, en lo que te apasiona hasta robarte las horas. Estar con él. Sin dejar de ser tú. Es más, siendo más tú que nunca. Libre. Viviendo como él y por él. Sin evitar los dilemas, pero sin tirar por la opción más sencilla: distraerse y dejar de buscar, evitar la dificultad y el dolor. Más bien apostar y entregarse. Y ver en su entrega, en su cruz, la tuya propia. En tus opciones, en tus decisiones, las pequeñas y las grandes, tenerle en cuenta a Él. Y a sus preferidos. En cómo ocupas el espacio y el tiempo, ser testigo de una esperanza. Que te saca más allá de estas coordenadas. Que te lleva a comunicarla. Que te lanza hasta el infinito. Y que te lleva a correr allá por donde Él te lleve…llevando, también, unas zapatillas de deporte.

https://pastoralsj.org/                                                                                Sergio Gadea, sj

11 oct. 2020

Evangelio día 11: Domingo XXVIII del tiempo ordinario

Viste tu corazón de fiesta, que Jesús te invita al banquete


SAN MATEO 22, 1-14

En aquel tiempo, volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo, diciendo:

«El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo; mandó a sus criados para que llamaran a los convidados, pero no quisieron ir. Volvió a mandar otros criados encargándoles que dijeran a los convidados:

“Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda”.
Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron.
El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad.
Luego dijo a sus criados:
“La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda”.
Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo:
“Amigo, ¿Cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?”. El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los servidores:
“Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes”.
Porque muchos son los llamados, pero pocos los elegidos».



 

Ángel Nuño, profesor de los Centros Teológicos de la Diócesis de Málaga, ayuda a profundizar en el evangelio del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario.

LLAMADOS A LA FIESTA

  Sabemos que la Buena Noticia no siempre es acogida. Muchas veces, además, es ignorada. Y otras, rebatida, impugnada e injustamente combatida. Y la Iglesia, llamada a proclamarla, es también en muchas ocasiones perseguida y atacada por hacerlo. El rey de aquel banquete ordenó a sus mensajeros proclamar en los cruces y los caminos la celebración del banquete. Todos estamos llamados a la fiesta del Señor.

Los brazos de la Iglesia se extienden hasta los confines del mundo. La Buena Noticia se dirige a toda la humanidad. Pero a veces sucede lo que sucedió en la parábola de hoy: uno de los comensales no llevaba el traje de fiesta. No podemos acoger el Evangelio a medias. No podemos sentarnos a la mesa del banquete del Señor sin amarle. No podemos acoger el Evangelio de un modo superficial, sin dejar que su luz penetre en nuestro corazón y nos traspase hasta hacernos criaturas nuevas.

Mujeres en las instancias de responsabilidad de la Iglesia- Video del Papa Octubre 2020

 

7 oct. 2020

Solemnidad a Nuestra Señora del Rosario

 


Advocación a la Virgen del Rosario de nuestra parroquia de Vilanova

 
Santísima Virgen del Rosario:
 
Amada por Dios desde toda la eternidad, 
viniste al mundo llena de gracia 
y sin la más ligera sombra de pecado 
para ser Madre de Jesús y Madre nuestra. ... 
Madre del Rosario acércate aún más a nosotros. 
Te pedimos por los que no tienen fe o rechazan tu luz.


                       Qué buen día hoy para acercarnos a nuestra madre y rezar el rosario. En este día, todos los católicos nos unimos para solicitar la intercesión de nuestra Madre y para meditar a través de su oración los misterios de la vida y enseñanzas de Jesús. 
              
                El rezo del Santo Rosario es una de las devociones más arraigadas en el pueblo cristiano. De manera muy general, tiene su origen hacia el siglo IX, como una simplificación del Salterio y se extiende rápidamente por los laicos iletrados como una sencilla oración. 
                         
                    El rosario es una corona de rosas que regalamos a nuestra Madre. 

Lo importante es el mensaje

 


https://pastoralsj.org/

          Seguramente también tú has oído hablar de Greta. ¿Quién no? No en vano, desde su primera aparición pública en agosto de 2018 hasta esta cumbre climática de Madrid, han bastado quince meses para que se haya convertido en personaje del año 2019 según la revista Time, y su rostro sea reconocible en casi todo el mundo. Probablemente sobre ella también tú tienes una opinión que se mueve entre dos extremos. Hay dos discursos (como en casi todo en los tiempos que corren), para elegir.

        Para unos, es la heroína defensora del medio ambiente. Una niña especialmente sensible que, sintiendo la herida medioambiental y su urgencia, y con el apoyo de su familia –los primeros a los que convirtió a la causa–, inició en agosto de 2018 una huelga escolar en Estocolmo, mientras se plantaba con un cartel reivindicativo frente al parlamento. El alcance de la acción inmediatamente se multiplicó gracias a los medios de comunicación. La joven se convirtió en adalid de la lucha contra el cambio climático, y desde entonces en activista que clama en los grandes foros.

             Para otros, es una niña manipulada, un juguete (que acabará roto) en manos de sus padres –que ahora anuncian que la hermana menor también va a ser adalid del feminismo– y de otros intereses ideológicos. No ayuda su frecuente gesto de irritación ni sus modos bruscos y airados. Quienes la ven así, rechazan como impostura –o como algo al alcance de cuatro privilegiados– algunas actitudes (como la de viajar en catamarán en lugar de en avión), y se preguntan por qué no está en el colegio en lugar de dando mítines por donde pasa.

               Perderíamos el tiempo si convertimos a Greta en la cuestión. Si nos enzarzamos en destripar su figura y su vida (que si tiene Asperger, que si su madre fue a Eurovisión, que si…). Porque probablemente las dos aproximaciones tengan su parte de verdad. No hay duda de que su discurso tiene fuerza porque habla del mundo en que vivimos. Pero también está claro que si tiene repercusión global es porque, como toda campaña, esta está pensada para tener incidencia. Y no hay duda tampoco de que tras sus discursos no hay ni improvisación ni son tan solo la reflexión de una joven de 16 años.

          La cuestión es lo que «El caso Thunberg» nos dice de nuestro mundo. Desde hace años los científicos más prestigiosos vienen alertando sobre la crisis climática. Pero difícilmente podemos señalar el nombre de uno solo de ellos (aunque hayan ganado el premio Nobel o tengan una obra reconocida y sólida). Y, sin embargo, hoy Greta es un rostro fácilmente identificable. Nuestro mundo prefiere los iconos a los datos, los héroes y villanos a los científicos, y las polémicas a los procesos. Eso es lo que refleja esta historia. Y si nos entretenemos en ensalzar o demonizar a la joven de las trenzas y el gesto irritado, seguiremos sin hablar de la verdadera cuestión. ¿Qué está pasando con nuestro mundo? ¿Son sostenibles nuestras pautas de consumo? ¿En qué debemos cambiar? ¿Qué es lo que está a nuestro alcance? ¿Qué dice la ciencia? ¿Qué parte del futuro nos importa, solo las próximas décadas o también el legado de las próximas generaciones? Y, como cristianos, cómo se vinculan la fe y el cuidado de la casa común?

            Mientras nos conformemos con el griterío sobre el diálogo, nos quedemos en el icono sin ir a la trastienda y nos entretengamos en polémicas de consumo, estaremos bailando al son de la música que otros tocan para tenernos distraídos y atrapados en la feria de los diletantes.

José María Rodríguez Olaizola, sj

3 oct. 2020

Evangelio día 4: Domingo XVII del Tiempo Ordinario



Lectura del santo evangelio según san Mateo (21,33-43):

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero, venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia." Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron. Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña. ¿Qué hará con aquellos labradores?»
Le contestaron: «Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.»
Y Jesús les dice: «¿No habéis leído nunca en la Escritura: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente?" Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.»




INTENCIONES DEL PAPA PARA LOS DESAFIOS DE LA HUMANIDAD Y DE LA MISION DE LA IGLESIA

 Intención de oración - Mujeres en las instancias de responsabilidad de la Iglesia

Oremos para que, en virtud del bautismo, los fieles laicos, especialmente las mujeres, participen más en las instancias de responsabilidad de la Iglesia.


Oración

Señor Jesús,

Que confiaste a tu Iglesia la misión de anunciar,
con palabras y con obras,
el amor del Padre por todos sus hijos e hijas.
Concede a todos tus discípulos
El fervor misionero, el coraje para el anuncio
y la belleza de los gestos que convierten.
Por intercesión de Santa María Magdalena,
Apóstol de los Apóstoles,
pedimos que todas las mujeres,
especialmente aquellas que tienen responsabilidades dentro de la Iglesia,
vivan este servicio con alegría y entusiasmo,
caminando con todo el Pueblo de Dios.
Padrenuestro…

Oración de ofrecimiento
Padre Bueno, sé que estás conmigo.
Aquí estoy en este nuevo día.
Pon una vez más mi corazón junto con el Corazón de tu Hijo Jesús,
que se entrega a mí y que viene a mí en la Eucaristía,
que tu Espíritu Santo me haga su amigo y su apóstol,
disponible a su misión de compasión.
Pongo en tus manos mis alegrías y esperanzas,
mis trabajos y sufrimientos,
todo lo que soy y tengo,
en comunión con mis hermanos y hermanas de esta Red Mundial de Oración.
Con María, te ofrezco mi jornada por la misión de la Iglesia
y por las intenciones de oración del Papa y de mi Obispo para este mes. Amén.

CATEQUIZIS (EL MENÚ DEL CIELO)

 


Dios es un Padre bueno. Y nos sirve los mejores manjares.

1 oct. 2020

Sobre la hospitalidad


 La hospitalidad es un valor que todos entendemos y, en cierta manera, todos llevamos a cabo, sin embargo hay un abismo entre la hospitalidad que se ofrece y vive de unos lugares a otros. Me vienen a la memoria unos amigos míos de toda la vida que siempre que venían a casa a buscarme o a cualquier cosilla, cuando se despedían decían en broma a mi madre: “Gracias por los refrescos y la merienda”. Evidentemente es una broma sencilla, pero refleja lo que para nosotros alberga esta palabra y es que, creo, para ninguno de nosotros estaría entre los primeros puestos en nuestra escala de valores.

Sin embargo, para los Tuareg del desierto es el valor principal dado que cuando un visitante, conocido o no, llega a la tienda en la que alguien vive, la diferencia entre albergarlo o no, ofrecerle tu tienda y tu comida o no, es lo que hace que el acogido sobreviva o fallezca en su viaje.

No termino de entender por qué, pero mi experiencia los últimos meses me está enseñando que los pobres son mucho más hospitalarios que los no tan pobres, ¿por qué? ¿Qué hace que cuanto menos se tenga más dispuesto se esté a dar lo poco que se tiene? No me refiero a ser capaz de albergar en casa a algún amigo, a darle de comer y hacerle sentir bienvenido, sino al extremo de dar todo lo que se tiene aunque yo me quede sin nada, como esas familias en Tanzania que son capaces de matar “su Gallina” para que comas y de lo que te sobre comerán ellos, o como Malawi, uno de os países más pequeños y pobres de África, que ha llegado a albergar más de un millón de refugiados que huyen de la guerra en sus países, o como todos esas familias que viven en las típicas pequeñas chozas africanas y que te hacen sentir la persona más importante del mundo sólo por lo contentos que están de tenerte entre ellos. 

A veces nos quejamos porque los inmigrantes nos están “invadiendo” o porque la vecina llamó a la puerta por segunda vez a pedir sal… Donde nosotros vivimos, la hospitalidad puede no ser cuestión de vida o muerte pero, quizá, el modo que tienen de encarnar el amor los que menos tienen puede iluminarnos en nuestra manera de acoger, de acompañar o, simplemente, de vivir. Mucho nos queda por aprender de los pobres, y una de las primeras cosas podría ser el mero hecho de darse cuenta de que las cosas no son nuestras y que, casi siempre, no nos merecemos todo lo que tenemos. Los que menos tienen agradecen más cada pequeña cosa que consiguen o que llega a ellos y, es por eso, que son más capaces de desprenderse de ello porque todavía no se han llenado de ese afán por tener más y más que nos va llenando según vamos poseyendo.


https://pastoralsj.org/

26 sept. 2020

Condiciones para la oración

 ¿Quieres saber cuáles son las Condiciones para la oración contemplativa?



1. Fe

Creer que Dios está aquí. Voy a mi habitación, como nos dice Jesucristo, viviendo la fe, la fe que me dice que mi Padre está allí. ¿Lo veo? No lo sé, pues Jesús me dice: "Tu Padre que ve los secretos te premiará" (Mt.6, 6).

2. Pureza de corazón

Buscar a Dios por lo que es y no por lo que da. "Buscar no los consuelos de Dios, sino el Dios de los consuelos" (Sta. Teresa de Jesús). Se trata de buscar al Señor y no los dones del Señor. Se debe esperar al Señor que es el imprevisible por excelencia y no los dones del Señor. Esto implica que se debe ir a la oración desapegado para encontrarse con el Señor en la forma que El elija: puede ser árida, fervorosa, sensible, contemplativa. El orante va a dar su vida, su ser, su "nada". En una palabra: se va a la oración a "dársele" uno a Dios.

3. Humildad

La Contemplación es don "que no se puede merecer" (Sta. Teresa). Reconocerse "nada" ante Dios, pues lo somos. Dios es el "Todo". Sus creaturas nada somos, nada podemos, nada tenemos fuera de El. Creer esto de veras es comenzar a ser humilde.

4. Sencillez, pobreza e infancia espiritual

"Yo te alabo, Padre, porque has mantenido ocultas estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a los sencillos. Sí, Padre, así te pareció bien" (Mt.11, 25). Hacernos sencillos, es decir, sabernos incapaces, para poder recibir en la oración la Sabiduría que viene de Dios. Hacernos pobres en el espíritu para dejarnos colmar de todos los bienes del Señor, a través de la oración. Hacernos pequeños para que Dios pueda crecer en nosotros a través de la oración. Hacerse niños para poder creer y confiar en Dios nuestro Padre como los niños confían en sus padres.

5. Deseo inicial de oración y perseverancia

A esto llama Sta. Teresa "determinada determinación", que se requiere para iniciar el camino de oración y para mantenerse en él, y que es necesaria para poder enfrentar las resistencias que emergen de nuestro interior, así como los obstáculos externos, entre los cuales incluye "los miedos que os opusieren y los peligros que os pintaren".

Los primeros obstáculos que se anteponen a la oración son el temor y la duda. Pero la determinación no es sólo necesaria para el arranque inicial, sino sobre todo para continuar en el camino. Conocía muy bien por experiencia Sta. Teresa, cómo las mejores determinaciones no resistían el paso del tiempo y el acoso de las tentaciones. Por eso decía: "Somos francos de presto y después tan escasos". Y recomendaba: "A los que han comenzado, que no baste nada para hacerlos tornar atrás ... que no deje lo comenzado".

6. Entrega de la voluntad

La Oración de Contemplación requiere una entrega total, un "sí" incondicional y constante. Buscar a Dios para dárnosle, sólo porque El es. El orante "ha de ir contento por el camino que le llevare el Señor" (Sta. Teresa). Entregar la voluntad es ir conformando la voluntad con la de Dios; no imponerle a Dios nuestra propia voluntad. Entregar la voluntad es ir aceptando los planes de Dios para nuestra vida; no es imponer a Dios nuestros propios planes. Entregar la voluntad es cooperar con los proyectos que Dios tiene para nuestra existencia; no es exigir a Dios Su cooperación para los proyectos que nosotros nos hemos hecho. Entregar la voluntad es esperar pacientemente el momento del Señor, pues Dios tiene sus ritmos y sus tiempos. "Su Majestad sabe mejor lo que nos conviene; no hay para qué le aconsejar lo que ha de dar". Entregar nuestra libertad para que El pueda hacer en nosotros según Su Voluntad es condición importante para la Contemplación.

http://ideasparaorar.blogspot.com/