5 jun. 2012

El gesto de partir el pan

El gesto de la fracción del pan, realizado por Cristo en la Última Cena, sirvió en los tiempos apostólicos para denominar a la íntegra celebración eucarística. La Iglesia, repitiendo el gesto antes de la Comunión, realiza el rito en todas las liturgias. El partir el pan es el rito más importante de la Comunión.

Este mismo gesto, sirvió para que reconocieran a Jesús los discípulos de Emaús.

El gesto de partir el pan es la profunda y bella teología viviente de la Iglesia: "Como hay un solo pan, aún siendo muchos, formamos un solo cuerpo, pues todos y cada uno participamos de ese único pan" (1Co 10, 17).

En algunas celebraciones actuales se da más importancia pastoral al gesto de la paz que a la fracción del pan. A veces, el mismo sacerdote parte el pan eucarístico, mientras la asamblea está cantando o dándose el gesto de la paz. El canto de la paz no existe en la normativa litúrgica. En la pastoral se debe potenciar al máximo el canto del "Cordero de Dios".

Por tanto el partir el pan no solo significa preparar el alimento para ser comido; significa también multiplicar la presencia de Cristo resucitado y expresar la unión de los comensales compartiendo y comiendo en un mismo pan eucarístico.