23 abr. 2017

“Ámame como yo te amo”

La puntilla de Salvador Sostres en la Cope:


           El niño se hace hombre, cuando aprende a hablar con su muerte. No se puede amar la vida, sin llevarte bien con la muerte, con tu propia muerte. Yo al principio le tenía mucho miedo, demasiado miedo, pero en mis largos paseos de madrugada he aprendido a hablar con ella, asumirla tal como es y cómo llega, lo mismo que la vida me sume a mí con todas mis rarezas.
Tener una buena relación con mi muerte, me ha ayudado a ser más libre, a no estar tan asustado, a que los esfuerzos me cuesten menos, y el placer me dure más.  Me ha permitido también ser más consciente de la importancia de cada instante y profundizar en el sentido de la eternidad.
Mi muerte y yo nos reímos de los que todavía no han entendido, que la tranquilidad no es quedarse quieto, sino luchar por lo que merece la pena, defender a tus amigos como a la princesa de los bárbaros y saber encontrar la paz en el ojo del huracán. La tranquilidad no es estar tranquilo, sino pelearlo todo, perderlo todo y decir entonces muy despacio un Padrenuestro.
Habla con tu muerte, búscala entre los pliegues de tu miedo, es tu más fiel compañera y no podrás entenderte que hasta que la entiendas será quien te lleve, pero no podrías vivir sin ella.  De mi muerte he aprendido lo mucho que amo la vida y de lo que querría estar seguro de dejar a mi hija cuando mi momento llegue.

Desde la montaña del Tibidabo, cuando asoma el sol naranja del alba, es posible ver la mano lenta de Dios meciendo la ciudad y escuchar susurrar el arrullo del insomne. Ayer lo vimos juntos mi muerte y yo, tras un largo paseo y le pregunté si existe ya un plan para mí o está todavía por escribir. Ella me sonrió, me acarició la cabeza y me dijo… Deja de preocuparte por lo que no puedes controlar y ámame como yo te amo y serás inmortal”.

22 abr. 2017

El mapa del sufrimiento



Leemos en Almudí:

Sólo se informa de lo que nos “interesa” y lo demás, aunque suceda, no existe
El mapa no puede ser más claro, lo que se nos enseña no es lo que hay, sino lo que nos interesa, simplemente eso.

Segundo post de pruebas recuperado de TecOb para probar el sistema de La Cartoteca

Cuando se ven las noticias en la televisión o se lee el periódico, nuestra manía filtradora de información, como buenos occidentales, “deforma” el espacio de una manera muy clara pero imperceptible. Me explico. Sólo se informa de lo que nos “interesa” y lo demás, aunque suceda, no existe, nos importa tres pepinos. He estado revisando las referencias a noticias que se hacen, por ejemplo, en buzztracker y la conclusión es muy clara.

He montado un pequeño mapa señalando las áreas del planeta más “publicitadas” en los medios de comunicación en las últimas semanas, aunque bien podría haber sido así desde hace décadas. Como puede verse, prácticamente el hemisferio sur no existe. Estados Unidos y Europa marcan el ritmo y, cómo no, sólo aparecen como “graves” aquellos conflictos que nos tocan de lleno el bolsillo, léase Oriente Próximo y Medio o Corea.

Pero, ¿cómo será el mundo realmente? Difícil saberlo con tales “filtros”. Pero si se piensa un poco, se puede cocinar un mapa muy diferente. Para esta receta he improvisado un poco y seguramente se me haya quedado algo olvidado que sea importante. Se trata de montar un mapa del mundo que utilizaría un noticiario “real”, esto es, aquel preocupado por lo que preocupa a millones de personas en el mundo, que las hace sufrir y que en realidad, para nosotros, no “existen” porque no aparecen nunca en los medios.


Lo que me ha salido es algo como lo que muestro en el segundo mapa. África es un verdadero agujero negro, a la vuelta de la esquina, pero olvidado. Entre la pandemia del Sida, las hambrunas y los conflictos de Angola, Congo, Zaire, Eritrea, Liberia, Nigeria, Ruanda, Sierra Leona, Somalia o Sudan… sería como para llenar más de la mitad de los periódicos diariamente. ¿Y qué decir de otros conflictos olvidados? El mapa no puede ser más claro, lo que se nos enseña no es lo que hay, sino lo que nos interesa, simplemente eso. 

Evangelio día 23: Domingo II de Pascua


"Cada domingo te vemos"

Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 19-31:

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
«Paz a vosotros».
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».
Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
«Hemos visto al Señor».
Pero él les contestó:
«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo».
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
«Paz a vosotros».
Luego dijo a Tomás:
Para colorear
«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».
Contestó Tomás:
«Señor mío y Dios mío!».
Jesús le dijo:
«¿Porque me has visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto».
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.
Palabra del Señor
Evangelio Comentado por:José Antonio Pagola
Jn 20, 19-31



JESÚS SALVARÁ A SU IGLESIA

Aterrados por la ejecución de Jesús, los discípulos se refugian en una casa conocida. De nuevo están reunidos, pero ya no está con ellos Jesús. En la comunidad hay un vacío que nadie puede llenar. Les falta Jesús. ¿A quién seguirán ahora? ¿Qué podrán hacer sin él? «Está anocheciendo» en Jerusalén y también en el corazón de los discípulos.
Dentro de la casa están «con las puertas bien cerradas». Es una comunidad sin misión y sin horizonte, encerrada en sí misma, sin capacidad de acogida. Nadie piensa ya en salir por los caminos a anunciar el reino de Dios y curar la vida. Con las puertas cerradas no es posible acercarse al sufrimiento de las gentes.
Los discípulos están llenos de «miedo a los judíos». Es una comunidad paralizada por el miedo, en actitud defensiva. Solo ven hostilidad y rechazo por todas partes. Con miedo no es posible amar al mundo como lo amaba Jesús ni infundir en nadie aliento y esperanza.
De pronto, Jesús resucitado toma la iniciativa. Viene a rescatar a sus seguidores. «Entra en la casa y se pone en medio de ellos». La pequeña comunidad comienza a transformarse. Del miedo pasan a la paz que les infunde Jesús. De la oscuridad de la noche pasan a la alegría de volver a verlo lleno de vida. De las puertas cerradas van a pasar pronto a anunciar por todas partes la Buena Noticia de Jesús.
Jesús les habla poniendo en aquellos pobres hombres toda su confianza: «Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo a vosotros». No les dice a quién se han de acercar, qué han de anunciar ni cómo han de actuar. Ya lo han podido aprender de él por los caminos de Galilea. Serán en el mundo lo que ha sido él.
Jesús conoce la fragilidad de sus discípulos. Muchas veces les ha criticado su fe pequeña y vacilante. Necesitan la fuerza de su Espíritu para cumplir su misión. Por eso hace con ellos un gesto especial. No les impone las manos ni los bendice, como a los enfermos. Exhala su aliento sobre ellos y les dice: «Recibid el Espíritu Santo».
Solo Jesús salvará a su Iglesia. Solo él nos liberará de los miedos que nos paralizan, romperá los esquemas aburridos en los que pretendemos encerrarlo, abrirá tantas puertas que hemos ido cerrando a lo largo de los siglos, enderezará tantos caminos que nos han desviado de él.
Lo que se nos pide es reavivar mucho más en toda Iglesia la confianza en Jesús resucitado, movilizarnos para ponerlo sin miedo en el centro de nuestras parroquias y comunidades, y concentrar todas nuestras fuerzas en escuchar bien lo que su Espíritu nos está diciendo hoy a sus seguidores.

20 abr. 2017

«Es tarde, pero es todo el tiempo que tenemos..."

Siento si seguimos dándole vueltas a lo mismo, pero es que es tan profundamente serio lo que estamos viviendo que cuesta callar y volver la mirada, aunque la tentación sea querer estar ya hoy en Albanta, huir del país o del planeta.


Días atrás un amigo me regaló una canción de Aute que desconocía, Albanta. «Yo sé que allí, allí donde tú dices, no existen hombres que mandan, porque no existen fantasmas, y amar es la flor más perfecta que crece en tu jardín en Albanta». Y hoy pensaba que ahí, ahí donde yo como cristiana sueño, ese país quiero construir, pero no huir. Aquel mismo día una amiga me regaló una de las oraciones de Pedro Casaldáliga: «Es tarde, pero es todo el tiempo que tenemos a mano para hacer futuro. Es tarde, pero somos nosotros esta hora tardía».
Y es ahí donde quiero llegar, más allá de la presunción de inocencia o de la críticas a políticos, duques o nuestro vecino de al lado, sin olvidarnos de nosotros mismos, que puede que sea el mejor lugar para empezar. Es aquí y ahora donde tenemos que decidir y construir como cristianos. No es hora de desconfiar de todo, de agarrarnos al comportamiento de otros para justificar nuestra dejadez, es aquí y ahora, donde tenemos que construir y dar una señal distinta. Y sigue Pedro: «Es tarde, pero es madrugada si insistimos un poco». La tentación es huir, pero la llamada valiente es ayudar a construir Albanta o aquel país donde tú dices.
Ana Vázquez Ponzone (PastoralSJ.org)

19 abr. 2017


¿Qué significa? Domingo "in albis" (Octava de Pascua)

Domingo de Quasimodo, Domingo in albis, Pascuilla: tres nom­bres que se dan a este domingo, el primero de Quasimodo por las primeras palabras de la Antífona de Entrada; el segundo, in albis, por alusión a las blancas vestiduras de los neófitos, porque los neófitos acababan de dejar sus blancas túnicas. La Iglesia compara a sus hijos con los niños recién nacidos y esa leche que les da de beber (Int.) es la fe en Jesús que les hará triunfar sobre el mundo.; el tercero, por cerrar la octava de Pascua.



Octava de Pascua

Los ocho primeros días de la cincuentena forman la octava de Pascua, que se celebra como solemnidad del Señor. Esta semana -in albis, como se denomina en el rito romano- surgió en el siglo IV por el deseo de asegurar a los neófitos una catequesis acerca de los divinos misterios que habían experimentado. El domingo que cierra la semana, el octavo día, constituye el día más solemne del año litúrgico después del domingo de Resurrección. Como explica Benedicto XVI “Hoy domingo concluye la Octava de Pascua, como un único día “hecho por el Señor”, marcado con el distintivo de la Resurrección y por la alegría de los discípulos al ver a Jesús. Desde la antigüedad este domingo se llama in albis, del nombre latino alba, dado por la vestidura blanca que los neófitos llevaban en el Bautismo la noche de Pascua, y que se quitaban después de ocho días” (Homilía 21 Domingo de Pascua, 11.IV.2010)

Para una vida más feliz

16 abr. 2017

Las pequeñas alegrías

Todos aspiramos a la alegría grande, a la felicidad, y debemos conquistarla. Sin embargo, también en la vida cotidiana suceden muchas cosas buenas que producen intenso gozo. Es importante descubrirlas porque los pequeños gozos son la sal de la vida, alimento de la alegría más honda. No son moneda falsa ni sustitución de la alegría con mayúsculas.

Hay momentos en que se nos cierra el horizonte, y es preciso descubrir y valorar las alegrías sencillas: en ocasiones, una preocupación desbordante o una pena grande cierran por un tiempo la alegría mayor, y mientras las cosas son así conviene aprovechar las dichas cotidianas, y no solo por animarse; también para no perderlas. Toda breve alegría o ilusión es buena, aumenta la esperanza e influye para bien en las relaciones con los demás. Es también parte del tesoro.






































Lo deja ver el Señor a través de aquella breve parábola: una mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, para buscarla enciende la luz y barre toda la casa, busca cuidadosamente hasta que la encuentra. Y una vez hallada convoca a las amigas y vecinas y les dice: alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido. No era mucho lo encontrado. La dracma es una moneda de relativo valor, pero esta mujer era pobre, y por eso se pone tan contenta del hallazgo que necesita contarlo. Jesús se detiene en describir los detalles porque habría observado algunas veces un incidente así, o quizá cuenta lo que le había ocurrido precisamente a su Madre.

No es esta la gran alegría de encontrar un tesoro en un campo, que conduce a un hombre a vender todo lo que tiene, pero es una alegría verdadera, que muestra la cara amable de la vida. Quien pierde la llave del coche, o la documentación o el teléfono móvil, es feliz al encontrarlos; llama, incluso, por teléfono a su mujer para decírselo: «fíjate, estaba en el bolsillo de otra chaqueta»; y ella: «menos mal, ¡cuánto me alegro!».

Así, un día de sol en invierno, una llamada de teléfono de una persona amiga a quien echábamos de menos, una palabra, una comida que agrada a toda la familia, una canción favorita que escuchamos inesperadamente en la radio, el momento de recoger a nuestro hijo del colegio y verle contento, una tarea ardua superada felizmente, el instante de llegar a la cima de un pico alto, una palabra que anima, una sonrisa sincera. A Dios le agradan nuestras alegrías menores, Él también sonríe. Ha creado el universo, un espacio inmenso con astros incontables. Ha creado también esta naturaleza que se nos presenta en flores diminutas, en insectos mínimos, en arbustos de innumerables especies.



F. Fernández Carvajal en “Pasó haciendo el bien”

Evangelio día 16: Domingo de Pasión y Resurrección

Tu Amor borra la muerte
Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 1-9:
El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo:
–«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.
Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.
Palabra del Señor




Del Comentario de J.A- Pagola
No lo hemos de olvidar. Si queremos encontrar a Cristo resucitado, lleno de vida y fuerza creadora, no hemos de buscarlo en una religión muerta, reducida al cumplimiento externo de preceptos y ritos rutinarios, en una fe apagada que se sostiene en tópicos y fórmulas gastadas, vacías de amor vivo a Jesús.
Entonces, ¿dónde lo podemos encontrar? Las mujeres reciben este encargo: «Id enseguida a decir a los discípulos: “Ha resucitado de entre los muertos y va delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis”». ¿Por qué hay que volver a Galilea para ver al Resucitado? ¿Qué sentido profundo se encierra en esta invitación? ¿Qué se nos está diciendo a los cristianos de hoy?
En Galilea se escuchó, por vez primera y en toda su pureza, la Buena Noticia de Dios y el proyecto humanizador del Padre. Si no volvemos a escucharlos hoy con corazón sencillo y abierto, nos alimentaremos de doctrinas venerables, pero no conoceremos la alegría del Evangelio de Jesús, capaz de «resucitar» nuestra fe.
Además, a orillas del lago de Galilea se fue gestando la primera comunidad de Jesús. Sus seguidores viven junto a él una experiencia única. Su presencia lo llena todo. Él es el centro. Con él aprenden a vivir acogiendo, perdonando, curando la vida y despertando la confianza en el amor insondable de Dios. Si no ponemos cuanto antes a Jesús en el centro de nuestras comunidades, nunca experimentaremos su presencia en medio de nosotros.
Si volvemos a Galilea, la «presencia invisible» de Jesús resucitado adquirirá rasgos humanos al leer los relatos evangélicos, y su «presencia silenciosa» recobrará voz concreta al escuchar sus palabras de aliento.

14 abr. 2017

El yo y la comunidad se complementan

Con motivo del Congreso organizado en el 50 aniversario de la Encíclica “POPULORUM PROGRESSIO” de Pablo VI, el Papa Francisco publicó este discurso el pasado 4de abril.






















¿Qué quiere decir, hoy y en el futuro cercano, desarrollo integral, es decir, promoción a todos los hombres y a todo el hombre? (…) “Se trata de integrar la dimensión individual y la comunitaria. Es innegable que somos hijos de una cultura, por lo menos en el mundo occidental, queha exaltado al individuo hasta hacer del mismo una isla, casi como si se pudiera ser feliz solo. Por otro lado, no faltan las visiones ideológicas y los poderes políticos que han aplastado a la persona, que la han masificado y la han privado de esa libertad sin la cual el hombre ya no se siente más hombre. También hay poderes económicos que tienen interés en perpetrar dicha masificación, puesto que quieren sacar partido de la globalización, en lugar de favorecer una mayor compartición entre los hombres, y esto, simplemente, para imponer un mercado global del cual ellos mismos son quienes han de dictar las reglas y obtener los beneficios.  El yo y la comunidad no compiten entre sí, dado que el yo sólo puede madurar en presencia de relaciones interpersonales auténticas, y la comunidad es generadora cuando también lo son todos y cada uno de los miembros que la componen. Esto vale tanto más para la familia, que es la primera célula de la sociedad en la cual se aprende a vivir juntos”.

 “Se trata en definitiva de integrar cuerpo y alma. Pablo VI ya escribió que el desarrollo no se reduce a un mero crecimiento económico (cfr n. 14); el desarrollo no consiste en tener cada vez más bienes a disposición, para un bienestar solamente material. Integrar cuerpo y alma significa también que ninguna obra de desarrollo podrá alcanzar realmente su objetivo si no respeta aquel lugar en el cual Dios está presente y le habla a nuestro corazón. Dios se ha dado a conocer plenamente en Jesucristo: en Él, Dios y el hombre no están divididos ni separados entre sí”.  

“Dios se ha hecho hombre para hacer de la vida humana, tanto en lo personal como en lo social, una vía de salvación concreta. Así, la manifestación de Dios en Cristo –incluyendo sus gestos de curaciones, de liberación, de reconciliación, que hoy estamos llamados a proponer nuevamente a tantos heridos que están al costado del camino- indica el camino y la modalidad del servicio que la Iglesia pretende ofrecer al mundo: a la luz de ella se puede comprender qué se entiende por desarrollo “integral”, que no yerra ni con Dios ni con el hombre, puesto que asume toda la consistencia de ambos. En este sentido, es justamente el concepto de persona, que nació y maduró en el cristianismo, que ayuda a ir en pos de un desarrollo plenamente humano. Porque persona implica siempre relación, no individualismo, afirma la inclusión y no la exclusión, la dignidad única e inviolable y no la explotación, la libertad y no la constricción”.



“La Iglesia no se cansa de ofrecer esta sabiduría y su obra al mundo, con la conciencia de que el desarrollo integral es el camino del bien que la familia humana está llamada a recorrer”. 

Del Bolg SERPERSONA

LEER Y PENSAR

Inger Enkvist y Carlos Granados
Es importante que los padres entiendan que no es lo mismo leer en Internet que leer un libro. Cuando estamos en una página de Internet vemos enlaces a otras páginas y nos preguntamos si no nos convendría buscar otra página. Es decir, en vez de concentrarnos en leer y en reflexionar sobre lo que estamos leyendo, estamos dividiendo la atención entre la lectura y las decisiones que estamos en curso de tomar. El que siempre haya más páginas y más información tiende a disminuir el valor de lo que tenemos delante de los ojos. Cuando estamos en una página web usamos más los lóbulos frontales, que constituyen la parte del cerebro que activamos cuando estamos tomando decisiones. Si estamos leyendo un libro, hemos decidido leerlo, así que no tenemos que tomar otra decisión, lo cual nos permite concentrarnos en la comprensión de lo escrito.
El niño necesita también aprender vocabulario para asumir el reto de la lectura. En la nueva pedagogía se critica al profesor que da clase en vez de dejar que los alumnos trabajen por sí mismos, individualmente o en grupo. Esta corriente enfatiza muchísimo la coeducación y la colaboración entre compañeros. Sin embargo, los alumnos aprenden mucho más vocabulario escuchando a los profesores, que tienen un acervo lingüístico mayor y más preciso. Si se quiere ayudar a los alumnos, especialmente a los alumnos con problemas, se debería aumentar el número de clases en las que el profesor explica los contenidos. Además, los adultos dan mejor retroalimentación que los compañeros.
Nos enfrentamos al reto de la educación, en el que la lectura juega un papel determinante. Los postulados de la nueva pedagogía, determinados por la ausencia de contenidos, reglas y prohibiciones, obstaculizan el esfuerzo que requiere la lectura. Sabemos que las personas que no leen son más fácilmente manipulables, se vuelven superficiales, tienden a repetir argumentos y conversaciones. Una humanidad cabal requiere un mundo rico en lecturas.
Del Blog SERPERSONA.

12 abr. 2017

HORA SANTA MEDITACIÓN “ESPECIAL-FAMILIA•” en la noche del JUEVES SANTO al VIERNES SANTO.

          Puntos de Meditación:
                   a) Nada como el amor, cuando se cuida
                   b) Nada como el amor, cuando la vida se entrega
                   c) Nada como el amor, si Dios es centro
         


A LA FAMILIA

         Nada como el amor, cuando se cuida
         En casa nueva y con la fe de estrella,
         Siempre abierta a la luz, que suma y sella
         El sosiego del alma compartida

         Nada como el amor, cuando la vida
         Se entrega, se deshace y deja huella
         Siempre en línea del sol y de centella,
         Para encender la lumbre concebida.

         Nada como el amor, si Dios es centro
         Del beso dulce o la caricia clara
         Que luego es fruto de sonrisa pura

         Porque Dios es amor. Sale al encuentro
         Y allana los caminos curvos, para
         Tener temprano el sol de la ternura.

         Elpidio Ruíz Herrero.
        
                

11 abr. 2017

PROGRAMA para el TRIDUO PASCUAL 2017

DÍA 13 DE ABRIL- 

Jueves SANTO en la Cena del señor: 















Comenzaremos la Hora Santa ante el Monumento. Luego saldremos en procesión para solidarizarnos en la Soledad de María, con todos aquellos que están y viven solos, para que el Cristo muerto y resucitado los fortalezca y salve de sus soledades.
Terminaremos la hora Santa procesional ante el Monumento.


 Hora 9:00
Apertura del templo para recoger ofrendas al Santísimo.
 Hora 19:00
Eucaristía Solemne del Jueves Santo en la Cena del Señor. Rito del lavatorio de los pies.
-Reserva del Santísimo.
 Hora 21:30
-Hora Santa Procesional.

DÍA 14 DE ABRIL- 

 VIERNES SANTO:

 de la Pasión del señor 

 Hora 7:30
Apertura del templo para visitar al Santísimo.
 Hora 10:30
Vía Crucis Solemne (Dirigido por los jóvenes Confirmandos de la Parroquia)
 Hora 18:00
Celebración del Viernes Santo en la Pasión y Muerte del Señor.
Proclamación de la Pasión del Señor, según San Juan, adoración de la cruz y comunión.
 Hora 20:00
- Rito del Desenclavo y Procesión del Santo Entierro


DÍA 15 DE ABRIL - 

  SÁBADO SANTO 

DE LA SEPULTURA DEL SEÑOR: 


“Haced esto en conmemoración mía"

 Hora 8:00
Procesión "Dos Caladiños", para solidarizarnos con el mundo de los abandonados, de los que sufren y condenados inocentemente.


PASCUA DEL SEÑOR

CELEBRACIÓN DE LA NOCHE SANTA 

“En esta noche santa escuchamos el gran mensaje: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. 
¡HA RESUCITADO!"

 Hora 22:30
Solemne VIGILIA PASCUAL y fiesta de la comunidad con un ágape de confraternidad pascual.

DÍA 16 DE ABRIL -

DOMINGO DE  

PASCUA DE RESURRECCIÓN: 


Comenzamos las celebraciones de la Pascua del Señor.

"¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. 

¡HA RESUCITADO!"
 Hora 10:00
Eucaristía Solemne de Pascua.
 Hora 12:00
Eucaristía Solemne de Pascua.
- Bautizos Comunitarios

Del 16 al 23 de Abril OCTAVA SOLEMNE DE PASCUA

DOMINGO DÍA23:    

  DOMINGO "IN ALBIS" 

O DE LA DIVINA MISERICORDIA