27 may. 2016

Evangelio día 29: Domingo del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo


Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (9,11b-17)

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban.
Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»
Él les contestó: «Dadles vosotros de comer.»
Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.» Porque eran unos cinco mil hombres.
Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.»
Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.
Palabra del Señor


HACER MEMORIA DE JESÚS

Al narrar la última Cena de Jesús con sus discípulos, las primeras generaciones cristianas recordaban el deseo expresado de manera solemne por su Maestro: «Haced esto en memoria mía». Así lo recogen el evangelista Lucas y Pablo, el evangelizador de los gentiles. Desde su origen, la Cena del Señor ha sido celebrada por los cristianos para hacer memoria de Jesús, actualizar su presencia viva en medio de nosotros y alimentar nuestra fe en él, en su mensaje y en su vida entregada por nosotros hasta la muerte. Recordemos cuatro momentos significativos en la estructura actual de la misa. Los hemos de vivir desde dentro y en comunidad.

La memoria de la Cena
Hacemos memoria de la acción salvadora de Jesús escuchando con fe sus palabras: «Esto es mi cuerpo. Vedme en estos trozos de pan entregándome por vosotros hasta la muerte… Este es el cáliz de mi sangre. La he derramado para el perdón de vuestros pecados. Así me recordaréis siempre. Os he amado hasta el extremo». En este momento confesamos nuestra fe en Jesucristo haciendo una síntesis del misterio de nuestra salvación: «Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. Ven, Señor Jesús». Nos sentimos salvados por Cristo, nuestro Señor.
La oración de Jesús
Antes de comulgar, pronunciamos la oración que nos enseñó Jesús. Primero, nos identificamos con los tres grandes deseos que llevaba en su corazón: el respeto absoluto a Dios, la venida de su reino de justicia y el cumplimiento de su voluntad de Padre. Luego, con sus cuatro peticiones al Padre: pan para todos, perdón y misericordia, superación de la tentación y liberación de todo mal.
La comunión con Jesús
Nos acercamos como pobres, con la mano tendida; tomamos el Pan de la vida; comulgamos haciendo un acto de fe; acogemos en silencio a Jesús en nuestro corazón y en nuestra vida: «Señor, quiero comulgar contigo, seguir tus pasos, vivir animado con tu espíritu y colaborar en tu proyecto de hacer un mundo más humano».

Comentario de J.A. Pagola

Oración para antes de conectarse a Internet

Una simple sugerencia de oración que puedes imprimir y dejar al lado de la computadora o guardar en el móvil.





Dios eterno y omnipotente,
Que nos has creado a tu imagen y semejanza
Y que nos has hecho buscar todo lo que es bueno, verdadero y bello,
Sobre todo en la persona divina
De tu Hijo Unigénito nuestro Señor Jesucristo,
Permítenos que,
A través de la intercesión de San Isidoro, obispo y doctor,
durante nuestras sesiones en internet,
dirijamos nuestras manos y nuestros ojos
solo a lo que a Ti te agrada
y tratemos con caridad y paciencia
a todas las almas que encontremos.
Por Cristo, nuestro Señor.
Amen.

26 may. 2016

Educar en la delicadeza

Ni una piedra ni un animal pueden ser delicados. El ser humano, sí, pues la delicadeza es la forma que tiene de estar en el mundo.
Una piedra es una cosa que simplemente está en la naturaleza, no tiene que adaptarse a ella. Si hace frío se enfría; si hace calor, se calienta. No tiene un interior diferente a la exterioridad. Una piedra, podríamos decir, es pura exterioridad, es piedra por dentro y por fuera.
Un animal necesita adaptarse al medio para sobrevivir. Tiene un interior (sus constantes vitales) que debe conservar. Si hace frío, desarrolla una gruesa capa de grasa y pelo, que lo protege. Si hace calor, la grasa desaparece. Si el medio es agresivo, se defiende con pinchos, cuernos o caparazones. Si lo exige la supervivencia, desarrollará la vista, el olfato, la velocidad o la capacidad de camuflarse.

Pero el ser humano es diferente: aunque está en el mundo, no es una cosa entre las cosas, ni un animal más.
Lógicamente, como seres corpóreos, los humanos tienen que adaptarse al medio (lo exige la biología). Pero lo que constituye al ser humano como tal, no es su cuerpo, sino una interioridad sobreabundante (o especial) que es intimidad. Por eso, el hombre propiamente no se adapta al medio sino que lo adapta a sus necesidades, dando lugar a la construcción de un orden social y cultural, ético y jurídico, artístico y simbólico, que constituyen “su mundo”. No se conforma con sobrevivir; tiene que vivir, vivir humanamente.
Pero el ser humano, a su vez, tiene que adaptarse a ese mundo que él mismo ha creado, tiene que vivir en él. Esa forma de estar en el mundo es lo que Julián Marías llamaba “instalación”. El hombre, por tanto, se instala en el mundo, en la sociedad, en la cultura. Esa instalación puede adoptar dos formas equivocadas: puede hacerlo a la manera del animal o a la manera de la piedra. Estas dos formas han dado lugar a dos ideales de felicidad: la ataraxia estoica y, lo que podríamos llamar la enajenación del hombre actual.
El sabio estoico intenta instalarse en el mundo como lo hace un animal a su medio, intenta salvaguardar su intimidad a toda costa para que el mundo no le afecte. El estoico acepta lo que no puede evitar con resignación e intenta no desear para que sus deseos no sean defraudados.
El hombre enajenado, por el contrario, es una cosa entre las cosas. Busca satisfacer todos sus deseos y eso le hace vivir siempre deseando más y buscando fuera esa satisfacción. Algo que le hace perder su intimidad, derramarla en lo material y cosificarse. Como una piedra, su intimidad se confunde con su exterioridad y se deja llevar por sus deseos.
Entre la ataraxia y la enajenación está la persona delicada. Ella guarda su intimidad, pero no la sella, como hace el estoico. Tiene deseos, pero sabe controlarlos. Tampoco la pierde en lo exterior, no se cosifica porque guarda para sí algo intransferible. No está en el mundo como un castillo fortificado, pero tampoco disuelto como el azúcar en el café. No lleva ni una existencia rácana, desconfiada, estoica, ni una existencia disoluta, extraviada, materialista. Desea sin dejarse dominar por sus deseos.
La delicadeza es la forma adecuada de instalación en el mundo. Sus actitudes propias son el pudor, que hace que yo salvaguarde mi intimidad; la generosidad, que hace que el exterior se enriquezca con mi mundo interior, y la atención, que hace que yo salga de mí para atender a los demás.
¿Demasiada filosofía? La necesaria para comenzar a educar en la delicadeza.

Peregrinación en el AÑO JUBILAR DELA MISERICORDIA







En el Año Jubilar de la ternura y de la misericordia divinas, proclamado para toda la Iglesia católica por el Papa Francisco, se organizó en nuestra parroquia una peregrinación a la catedral de Santiago para ganar las gracias jubilares. A continuación unos peregrinos nos narran sus experiencias y vivencias.

EL CAMINO COMO VIVENCIA
El sábado 7 de maio de 2016 a las 8:30 nos preparamos para hacer  El camino de Santiago,”El camino de la Misericordia”, en peregrinación desde Vilanova de Arousa, que emprendemos cuarenta caminantes cada uno con sus particularidades. 
Después de dos días de camino y convivencia me siento a reflexionar sobre lo vivido en esta experiencia e inconscientemente me surgen comparaciones con otra peregrinación pasada que viví hace ya casi 20 años con mi mujer en solitario, la cual fue una práctica de reflexión sobre mi realidad algo que ahora veo muy diferente, no solo por el tiempo pasado, si no que tras realizar el mismo camino con las mismas perspectivas, al compartirlo con otras personas y compartir con ellas mis opiniones y puntos de vista sobre los aspectos de la vida tanto material como espiritual, me veo enriquecido con las particularidades de cada uno y eso hace que yo vea la vida de otra manera – mi realidad no es del todo real si no se complementa-  por otro lado se me hace mucho más palpable la generosidad del ser humano cuando se cultivan los valores, no hay propiedad , todo es de todos, lo que prevalece es cubrir la necesidad y no porque esto lo marque una ley sino que nace instintivamente del corazón. 
                   

José Vázquez Oubiña
UNA EXPERIENCIA ESTUPENDA
7 de mayo de 2016. Un sábado que amenazaba lluvia, pero cargado de esperanza y mucha ilusión para un grupo de cuarenta peregrinos, fantásticos y excelentes compañeros.

Salimos a las 9 de la mañana desde la Iglesia de Villanueva, después de que el párroco (enfermo) nos hizo El ENVÍO por medio del ministrante de la parroquia Miguel.

La primera jornada empezó a las 9:30 camino de Villagarcía – Carril. Aquí descansamos y desayunamos. A la altura de Catoira nos sorprendió la lluvia que nos acompañaría el resto del camino hasta la Esclavitud a donde llegamos a eso de las 6 de la tarde. Paramos a comer en Cordeiro.
En la casa rectoral de la Esclavitud reparamos nuestras fuerzas con unas disposiciones provisionales que los organizadores nos ofrecieron  con mucha generosidad y que todos nosotros agradecimos.

La parroquia por medio de un ministrante nos sorprendió, antes de iniciar el descanso nocturno con unos sabrosísimos pasteles y vino dulce.

La gente fue fantástica todo el camino mucha con mucho sacrificio; para mi todos fueron fenomenales en especial Rosita Cores y los muchachos de Protección Civil de lujo.

Cuando estábamos a unos Kilómetros de Santiago al subir una cuesta ya vimos la Catedral y eso fue una alegría enorme. Y cuando por fin entramos en la Catedral fue una gran emoción reconocer a los Lectores que estaban proclamando la Palabra de Dios, casi nos sentimos en Vilanova. Eran los peregrinos de Vilanova que habían salido esa misma mañana, en autobús, para celebrar con nosotros el Jubileo de la Misericordia.

Quiero resaltar con el valor espiritual y las gracias jubilares que este camino de peregrino tuvo para mi,  y mis compañeros, también el valor fraternal y solidario que esta peregrinación Jubilar nos ofreció a todos.
Gracias y que se repita.    
                                                       Benigno J. Pérez Santos.


¡INOLVIDABLE!
¿Como describir mi experiencia del camino jubila?    La describiré con una sola palabra : INOLVIDABLE

Llevaba mucho tiempo queriendo hacerlo pero no se me había presentado la oportunidad y gracias a una amiga que me dio toda la información pude realizarlo, pues no me quería ir de este país sin haberlo hecho.

Llovía … Si que llovió pero además de la lluvia y el cansancio que pudiéramos sentir algunos también hubo risas, pasteles, vino y una gran enfermera ( Gracias Teresa por preocuparse porque todos estuviéramos bien).
Hoy puedo decir que ni la lluvia ni el cansancio pudo detenernos algunos le llaman a esto determinación yo le llamo FE.  Siento una gran satisfacción por haber llegado caminando, este era mi propósito sobre todo para agradecer por tantas bendiciones.
Invito a todos a hacer aunque sea un pequeño tramo del camino no se arrepentirán porque la espiritualidad que se siente es grandiosa.
Al principio describí mi experiencia como inolvidable porque lo será, no importa el país donde me encuentre de ahora en adelante cuando escuche hablar acerca del camino vendrán a mi memoria todas esas maravillosas personas que compartieron conmigo esta enriquecedora experiencia.
Gracias por haberme permitido formar parte de ella.

SONIA P.P

24 may. 2016

A SOLEMNIDADE do SANTÍSIMO SACRAMENTO en VILANOVA de AROUSA:

O SACRAMENTO MAIOR

§  Unha  PREPARACIÓN CULTURAL e SOCIAL ADMIRABLE en TODA a VILA.

§  Un TRIDUO SOLEMNE de PREPARACIÓN ESPRITUAL INTENSIVA na LITURXIA VESPERTINA.


§  SOLEMNÍSIMA CELEBRACIÓN da XORNADA do SANTÍSIMO SACRAMENTO.


O noso pobo vilanovés e sobre todo, a nosa comunidade católica, entre os moitos acontecementos festivos, ten este da CELEBRACIÓN-VIVENCIA da solemnidade do Santísimo Sacramento como algo extraordinario e vital, non so como expresión relixiosa da súa fe, esperanza e caridade cristianas, senón tamén como algo que mantén vivo o seu espírito creativo de solidariedade humana e cultura cristianas. Por esta razón fundouse a Cofradía do SANTISIMO:


-                      O longo de máis dun mes son moitos os veciños que constitúen grupos de traballo para deseñar, realizar e desmenuzar as ramas e flores para logo en toda a noite, anterior a solemnidade, se realicen nas rúas e prazas as alfombras florais, altares e outros elementos decorativos que embelecen e casi sacralizan a nosa querida Vilanova.  Todo se fai por devoción e cariño o Santísimo Sacramento da presencia real de Xesucristo na Eucaristía.
-                      Os días 26, xoves, 27, venres e 28 sábado celebrase UN TRIDUO co rezo do rosario especialmente realizado como preparación próxima e intensiva a Solemnidade e a celebración da Eucaristía, tamén con esta mesma intencionalidade.

Unha parte importante da nosa comunidade participa nesta liturxia que se celebra, como de costume, pola tardiña. Con este triduo pretendemos poñerlle espírito sacramental e comunión eucarística a todo ese movemento social e cultural que o pobo de Vilanova lle dedica o Señor, varias semanas antes da celebración do día solemne da festa “DO SANTÍSIMO CORPO E SANGUE DE CRISTO”.
-         
Para coroar, dun xeito explendido e cheo de devoción  festiva, a SOLEMNIDADE que toda a Igrexa  celebra ó “SANTISIMO CORPO E SANGUE DE CRISTO-XESÚS este día 29 de maio.

Pola mañanciña, deste día, unhas bombas e un conxunto de gaiteiros proclamarán por toda a vila este singular evento.
Logo as 11´30 celebrarémola EUCARISTÍA especial no que 32 nenas e nenos se acercarán por primeira vez o PAN e o VIÑO da Eucaristía para entrar plenamente en Comunión con toda a Igrexa a través da nosa comunidade.

-                      O culmen de todo isto estará na Solemnísima CELEBRACIÓN da Eucaristía as 7 da tarde,  xunto coa procesión na que a comunidade católica portará a “súa DIVINA MAXESTADE po las rúas e prazas con paradas especiais nos 7 (sete) altares de paradas e bendicións especiais – e así, con todo isto feito con cariño e xenerosidade na nosa Vilanova de Arousa honrase e celebrase a festa DAQUEL como di o gran Lope de Vega.
“DE SU CUERPO Y DE SU SANGRE
JUEVES INSTITUYÓ
SOBRE EL ALTAR DE UNA MESA

EL SACRAMENTO MAYOR”

21 may. 2016

Oye El Padrenuestro en un dialecto africano

Compuesta por Christopher Tin, la canción hizo historia en 2011 al ser la primera obra compuesta para un videojuego y ganar un Grammy. Lo que pasa desapercibido para muchos es que Baba Yetu es, en realidad que la oración del Padrenuestro cantada en idioma Suajli.
Recientemente, Alex Boyé – hijo de nigerianos y nacido en Londres – grabó una versión de la canción para su canal de Youtube; el resultado es conmovedor.



Baba yetu uliye (Padre nuestro)
mbinguni yetu, yetu (en el cielo, nuestro, nuestro)
Amina! baba yetu, yetu, uliye (Amen! Padre nuestro)
Jina lako milele litukuzwe (Bendito es tu nombre para siempre)
Utupe leo chakula chetu (Danos hoy nuestra comida)
Tunachohitaji (La necesitamos)
Utusamehe makosa yetu, hey! (Perdona nuestros errores)
kama nasi tunavyowasamehe waliotukosea (Así como nosotros perdonamos a los que nos hicieron daño)
Usitututie katika majaribu lakini (No nos dejes caer en la tentación pero)
Utuokoe na yule milele na yule (Líbranos del mal para siempre)
Ufalme wako ufike (Que tu reino llegue)
utakalo lifanyike duniani kama mbinguni (Así en la tierra como en el cielo)
Amina! (Amen!)

Evangelio día 22: Domingo de la Santísima Trinidad

Odresnuevos Evangelio 22_DE_MAYO_2016_COLOR_texto
Dios Trinidad, Dios 3D

Lectura del Santo Evangelio según san Juan (16,12-15)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.
Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.
Palabra del Señor


Comentario de J.A. Pagola
Con su grupo de seguidores, Jesús quiere formar una familia nueva donde todos busquen «cumplir la voluntad del Padre». Esta es la herencia que quiere dejar en la tierra: un movimiento de hermanos y hermanas al servicio de los más pequeños y desvalidos. Esa familia será símbolo y germen del nuevo mundo querido por el Padre.
Para esto necesitan acoger al Espíritu que alienta al Padre y a su Hijo Jesús: «Vosotros recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros y así seréis mis testigos». Este Espíritu es el amor de Dios, el aliento que comparten el Padre y su Hijo Jesús, la fuerza, el impulso y la energía vital que hará de los seguidores de Jesús sus testigos y colaboradores al servicio del gran proyecto de la Trinidad santa.

20 may. 2016

Como infundir esperanza en mi entorno


Leemos en Interrogantes algunos detalles que pueden contribuir mucho a lograrlo. Por ejemplo:
1.        Transmitir un aliento positivo en todo aquello que hacemos. No dejar hundido a nadie. Decir primero lo que va bien, y de lo que va mal hablar sólo lo necesario. 
2.   Quizá tus hijos o las personas con las que convives, por lo que sea, te ven poco: que insufles oxígeno en el poco rato que te vean. 

3.   Cuida de no caer en un optimismo simplón, que sería un sustitutivo barato de la esperanza. Los optimistas vacíos se van dando golpes contra la realidad. En cambio, los realistas con esperanza saben afrontar con entereza la realidad, porque la esperanza no es un consuelo para niños ni un narcótico para ingenuos.

4.   La gente necesita que le digan de vez en cuando que lo ha hecho bien. Es una pena que algunos parezcan como incapaces de hacer un elogio, cuando es algo mucho más importante de lo que parece. 

5.   Sé previsor para esquivar los males evitables. La esperanza no es una resignación tonta sumada a un optimismo ingenuo: es para trabajar y transformar la realidad y así evitar en lo posible esos males. 

6. Afronta con serenidad las contrariedades, los destrozos, los errores los que conviven contigo. Piensa que incluso quienes han recibido una esmerada formación pueden cometer a veces errores serios. Un descuido ocasional, por tanto, aunque sea grave, no es motivo para la desesperación. 

Por Vicente Huerta.

Al amanecer...rompe el día



Nota: Pulsando en la configuración del video se pueden poner subtítulos en portugués

14 may. 2016

Pentecostés



INVOCACIÓN

Ven, Espíritu Creador, e infunde en nosotros la fuerza y el aliento de Jesús. Sin tu impulso y tu gracia, no acertaremos a creer en él; no nos atreveremos a seguir sus pasos; la Iglesia no se renovará; nuestra esperanza se apagará. ¡Ven y contágianos el aliento vital de Jesús!
Ven, Espíritu Santo, y recuérdanos las palabras buenas que decía Jesús. Sin tu luz y tu testimonio sobre él, iremos olvidando el rostro bueno de Dios; el Evangelio se convertirá en letra muerta; la Iglesia no podrá anunciar ninguna noticia buena. ¡Ven y enséñanos a escuchar solo a Jesús!
Ven, Espíritu de la Verdad, y haznos caminar en la verdad de Jesús. Sin tu luz y tu guía, nunca nos liberaremos de nuestros errores y mentiras; nada nuevo y verdadero nacerá entre nosotros; seremos como ciegos que pretenden guiar a otros ciegos. ¡Ven y conviértenos en discípulos y testigos de Jesús!
Ven, Espíritu del Padre, y enséñanos a gritar a Dios «Abba» como lo hacía Jesús. Sin tu calor y tu alegría, viviremos como huérfanos que han perdido a su Padre; invocaremos a Dios con los labios, pero no con el corazón; nuestras plegarias serán palabras vacías. ¡Ven y enséñanos a orar con las palabras y el corazón de Jesús!
Ven, Espíritu Bueno, y conviértenos al proyecto del «reino de Dios» inaugurado por Jesús. Sin tu fuerza renovadora, nadie convertirá nuestro corazón cansado; no tendremos audacia para construir un mundo más humano, según los deseos de Dios; en tu Iglesia los últimos nunca serán los primeros; y nosotros seguiremos adormecidos en nuestra religión burguesa. ¡Ven y haznos colaboradores del proyecto de Jesús!
Ven, Espíritu de Amor, y enséñanos a amarnos unos a otros con el amor con que Jesús amaba. Sin tu presencia viva entre nosotros, la comunión de la Iglesia se resquebrajará; la jerarquía y el pueblo se irán distanciando siempre más; crecerán las divisiones, se apagará el diálogo y aumentará la intolerancia. ¡Ven y aviva en nuestro corazón y nuestras manos el amor fraterno que nos hace parecernos a Jesús!
Ven, Espíritu Liberador, y recuérdanos que para ser libres nos liberó Cristo y no para dejarnos oprimir de nuevo por la esclavitud. Sin tu fuerza y tu verdad, nuestro seguimiento gozoso a Jesús se convertirá en moral de esclavos; no conoceremos el amor que da vida, sino nuestros egoísmos que la matan; se apagará en nosotros la libertad que hace crecer a los hijos e hijas de Dios y seremos, una y otra vez, víctimas de miedos, cobardías y fanatismos. ¡Ven, Espíritu Santo, y contágianos la libertad de Jesús!
Por J. A. Pagola

Evangelio día 15: Domingo de Pentecostés

Cuano acoges al Espíritu ...¡VES!

Lectura del Santo Evangelio según san Juan (20,19-23)

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Palabra del Señor

11 may. 2016

Alegres en la esperanza

Si echamos un vistazo a nuestro mundo y a las noticias que nos llegan podemos pensar que la alegría es algo de lo que disfrutan unos pocos, quizá los niños, y que tarde o temprano se acaba, ahogada por las desgracias que nos ocurren. Dificultades, conflictos, frustraciones, necesidades, pérdidas… nos acarrean tristezas, enfados, desesperanza... Sin embargo, hay una alegría más evangélica, más profunda, que radica en la esperanza.

 «El que tenga sed, que venga a mí y beba el que cree en mí; como dice la Escritura: “de sus entrañas manarán ríos de agua viva”» (Jn. 7, 37-38).

“Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría sea plena”. (Jn 15, 11).


Los orígenes del amor

La médula de la revelación llevada hasta su culmen por Cristo se encuentra en la frase "Dios es amor" (1 Jn 4, 16). Para un cristiano, existir significa ser querido, amado y llamado por Dios al amor. Por amor ha enviado el Padre a su Hijo unigénito, que en cierto sentido se ha hecho Esposo de la humanidad y de cada uno de nosotros, al donársenos plenamente.

Toda la historia sagrada es la narración de ese amor esponsal, de la alianza entre Dios y el hombre, entre Cristo y la Iglesia. De esta suerte, también el amor fiel, indisoluble y fecundo entre un hombre y una mujer es signo y realización de aquel divino amor esponsal.

San Pablo exhorta: "Varones, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la  Iglesia y se entregó a sí mismo por ella para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra, para mostrar ante sí mismo a la Iglesia resplandeciente, sin mancha, arruga o cosa parecida, sino para que sea santa e inmaculada" (Ef 5, 25-27; Cf. también 1 Co 3, 1-8 y Jn 15, 15). Por eso, los cristianos están invitados a vivir el amor entre hombre y mujer dentro de ese amor de Cristo por su Esposa y en el marco de esta alianza conyugal entre Jesús y la Iglesia. El amor sexual entre los cónyuges no puede quedar disociado del más grande acto de amor de la historia, el de Jesús que derrama su sangre en la cruz para salvación de la humanidad.