31 dic 2020

EN EL 2020 FUERON ASESINADOS 20 MISIONEROS EN EL MUNDO

 

La agencia vaticana Fides informó que en el año 2020 han sido asesinados en el mundo 20 misioneros, con el continente americano ocupando el primer lugar con ocho muertes violentas.

El informe publicado este 30 de diciembre señala que en el año fueron asesinados ochos sacerdotes, un religioso, tres religiosas, dos seminaristas y seis laicos.

Este año el número mayor de muertes vuelve a registrarse en América, donde han sido asesinados cinco sacerdotes y tres laicos. Le sigue África con un sacerdote, tres religiosas, un seminarista y dos laicos muertos.

En Asia han sido asesinados un sacerdote, un seminarista y un laico. Por último, en Europa murieron un sacerdote y un religioso. Fides indicó que del 2000 al 2020 han sido asesinados en el mundo 535 agentes pastorales, de los cuales cinco eran obispos.

La agencia vaticana explicó que usa el término “misionero” para “todos los bautizados, conscientes de que ‘en virtud del Bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se convierte en discípulo misionero. Cada persona bautizada, sea cual sea su función en la Iglesia o conocimiento de la fe, es un sujeto activo de evangelización’”.

“Además, desde hace algún tiempo, la lista anual de Fides no solo se refiere a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino que trata de reflejar todos los casos en los que bautizados comprometidos con la vida de la Iglesia han muerto de manera violenta, no expresamente ‘por odio a la fe’”, señaló.

Por ello, indicó que no usa “el término ‘mártires’, - excepto en su significado etimológico de ‘testigos’ -, con el fin de no entrar en el juicio que la Iglesia pueda hacer sobre algunos de ellos proponiéndolos, después de una cuidadosa consideración, para la beatificación o canonización, como sucede con frecuencia”.

“En este 2020 también muchos agentes pastorales han sido asesinados durante intentos de robo, realizados con gran ferocidad, o han sido objeto de secuestro o se han visto envueltos en tiroteos o en actos de violencia en los contextos en los que trabajaban marcados por la pobreza económica y cultural, de degrado moral y ambiental, donde la violencia y el desprecio por la vida y por cada derecho humano son casi lo habitual”, indicó.

“Ninguno de ellos ha realizado hazañas o acciones llamativas, sino que simplemente han compartido la misma vida cotidiana que la mayoría de la población, dando su testimonio evangélico como signo de esperanza cristiana”, afirmó la agencia vaticana.

LA VIDA ES UN DON, LA EUTANASIA UN FRACASO

 


EL PAPA FRANCISCO CONVOCA UN "AÑO DE SAN JOSÉ"

 


Con la Carta apostólica Patris corde (Con corazón de padre), el Pontífice recuerda el 150 aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal y, con motivo de esta ocasión, a partir de hoy y hasta el 8 de diciembre de 2021 se celebrará un año dedicado especialmente a él.

Padre amado, tierno y obediente

San José, de hecho, expresó concretamente su paternidad al haber hecho de su vida una oblación de sí mismo en el amor puesto al servicio del Mesías. De ahí su papel como "la pieza que une el Antiguo y el Nuevo Testamento ", "siempre ha sido amado por el pueblo cristiano" (1). En él, "Jesús vio la ternura de Dios", la ternura que nos hace “aceptar nuestra debilidad", porque "es a través y a pesar de nuestra debilidad" que la mayoría de los designios divinos se realizan. "Sólo la ternura nos salvará de la obra" del Acusador, subraya el Pontífice, y es al encontrar la misericordia de Dios, especialmente en el Sacramento de la Reconciliación, que podemos hacer "una experiencia de verdad y de ternura", porque “Dios no nos condena, sino que nos acoge, nos abraza, nos sostiene, nos perdona” (2). José es también un padre en obediencia a Dios: con su "fiat" salva a María y a Jesús y enseña a su Hijo a "hacer la voluntad del Padre". Llamado por Dios a servir a la misión de Jesús, "coopera en el gran misterio de la redención y es verdaderamente un ministro de la salvación" (3).

Padre en la acogida de la voluntad de Dios y del prójimo

Al mismo tiempo, José es "un padre en la acogida", porque "acogió a María sin poner condiciones previas", un gesto importante aún hoy -afirma Francisco- "en este mundo donde la violencia psicológica, verbal y física sobre la mujer es patente". Pero el Esposo de María es también el que, confiando en el Señor, acoge en su vida incluso los acontecimientos que no comprende, dejando de lado sus razonamientos y reconciliándose con su propia historia. La vida espiritual de José no “muestra una vía que explica, sino una vía que acoge”, lo que no significa que sea "un hombre que se resigna pasivamente". Al contrario: su protagonismo es "valiente y fuerte" porque con "la fortaleza del Espíritu Santo", aquella "llena de esperanza", sabe “hacer sitio incluso a esa parte contradictoria, inesperada y decepcionante de la existencia”. En la práctica, a través de san José, es como si Dios nos repitiera: "¡No tengas miedo!", porque "la fe da sentido a cada acontecimiento feliz o triste" y nos hace conscientes de que "Dios puede hacer que las flores broten entre las rocas". Y no sólo eso: José "no buscó atajos", sino que enfrentó "‘con los ojos abiertos’ lo que le acontecía, asumiendo la responsabilidad en primera persona". Por ello, su acogida “nos invita a acoger a los demás, sin exclusiones, tal como son, con preferencia por los débiles” (4).

Padre valiente y creativo, ejemplo de amor a la Iglesia y a los pobres

Patris corde destaca "la valentía creativa" de san José, aquella que surge sobre todo en las dificultades y que da lugar a recursos inesperados en el hombre. "El carpintero de Nazaret -explica el Papa- sabía transformar un problema en una oportunidad, anteponiendo siempre la confianza en la Providencia". Se enfrentaba a "los problemas concretos" de su familia, al igual que todas las demás familias del mundo, especialmente las de los migrantes. En este sentido, san José es "realmente un santo patrono especial" de aquellos que, "forzados por las adversidades y el hambre", tienen que abandonar su patria a causa de "la guerra, el odio, la persecución y la miseria". Custodio de Jesús y María, José "no puede dejar de ser el Custodio de la Iglesia", de su maternidad y del Cuerpo de Cristo: cada necesitado, pobre, sufriente, moribundo, extranjero, prisionero, enfermo, es "el Niño" que José guarda y de él hay que aprender a "amar a la Iglesia y a los pobres" (5).

Padre que enseña el valor, la dignidad y la alegría del trabajo

Honesto carpintero que trabajó "para asegurar el sustento de su familia", José también nos enseña "el valor, la dignidad y la alegría" de "comer el pan que es fruto del propio trabajo". Este significado del padre adoptivo de Jesús le da al Papa la oportunidad de lanzar un llamamiento a favor del trabajo, que se ha convertido en "una urgente cuestión social", incluso en países con un cierto nivel de bienestar. "Es necesario comprender", escribe Francisco, "el significado del trabajo que da dignidad", que "se convierte en participación en la obra misma de la salvación" y "ocasión de realización" para uno mismo y su familia, el "núcleo original de la sociedad". Quien trabaja, colabora con Dios porque se convierte en "un poco creador del mundo que nos rodea". De ahí la exhortación del Papa a todos a "redescubrir el valor, la importancia y la necesidad del trabajo para dar lugar a una nueva ‘normalidad’ en la que nadie quede excluido". Mirando en particular el empeoramiento del desempleo debido a la pandemia de Covid-19, el Papa llama a todos a "revisar nuestras prioridades" para comprometerse a decir: “¡Ningún joven, ninguna persona, ninguna familia sin trabajo!” (6).

Padre en la sombra, descentrado por amor a María y Jesús

Siguiendo el ejemplo de la obra "La sombra del Padre" del escritor polaco Jan Dobraczyński, el Pontífice describe la paternidad de José respecto de Jesús como "la sombra del Padre celestial en la tierra". "Nadie nace padre, sino que se hace", afirma Francisco, porque se hace "cargo de él”, responsabilizándose de su vida. Desgraciadamente, en la sociedad actual "los niños a menudo parecen no tener padre", padres capaces de "introducir al niño en la experiencia de la vida", sin retenerlo ni "poseerlo", pero haciéndolo "capaz de elegir, de ser libre, de salir". En este sentido, José tiene el apelativo de "castísimo", que es "lo contrario a poseer": él, de hecho, "fue capaz de amar de una manera extraordinariamente libre", "sabía cómo descentrarse" para poner en el centro de su vida no a sí mismo, sino a Jesús y María. Su felicidad está "en el don de sí mismo": nunca frustrado y siempre confiado, José permanece en silencio, sin quejarse, pero haciendo "gestos concretos de confianza". Su figura es, por lo tanto, ejemplar, señala el Papa, en un mundo que "necesita padres y rechaza a los amos", que refuta a aquellos que confunden "autoridad con autoritarismo, servicio con servilismo, confrontación con opresión, caridad con asistencialismo, fuerza con destrucción". El verdadero padre es aquel que "rehúsa la tentación de vivir la vida de los hijos" y respeta su libertad, porque la paternidad vivida en plenitud hace "inútil" al propio padre, "cuando ve que el hijo ha logrado ser autónomo y camina solo por los senderos de la vida". Ser padre "nunca es un ejercicio de posesión", subraya Francisco, sino "un ‘signo’ que nos evoca una paternidad superior", al "Padre celestial" (7).

La oración diaria del Papa a san José y ese "cierto reto"

Concluida con una oración a san José, Patris corde revela también, en la nota número 10, un hábito de la vida de Francisco: cada día, de hecho, "durante más de cuarenta años", el Pontífice recita una oración al Esposo de María "tomada de un libro de devociones francés del siglo XIX, de la Congregación de las Religiosas de Jesús y María". Es una oración que "expresa devoción y confianza" a san José, pero también "un cierto reto", explica el Papa, porque concluye con las palabras: “Que no se diga que te haya invocado en vano, muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder”.

Indulgencia plenaria para el "Año de San José"

Junto a la publicación de la Carta apostólica Patris corde, se ha publicado el Decreto de la Penitenciaría Apostólica que anuncia el "Año de San José" especial convocado por el Papa y la relativa concesión del "don de indulgencias especiales". Se dan indicaciones específicas para los días tradicionalmente dedicados a la memoria del Esposo de María, como el 19 de marzo y el 1 de mayo, y para los enfermos y ancianos "en el contexto actual de la emergencia sanitaria".

MENSAJE DEL SEÑOR ARZOBISPO CON MOTIVO DEL AÑO SANTO COMPOSTELANO

 


22 dic 2020

BENDICIÓN DEL BELÉN EN LA IGLESIA DE LA PASTORIZA

 




El domingo día 20 a las 13 h. tuvo lugar la ceremonia de bendición del Belén en la iglesia de la Pastoriza. Asisitieron  los organizadores del mismo, el Señor Alcalde y miembros de la corporación municipal y un reducido grupo de vecinos.
Llegue nuestro agradecimiento a las personas que con ilusión y generosidad lo han confeccionado. También al Concello y a todos aquellos que con sus aportaciones a yudan a que se pueda ir enriqueciendo con nuevas figuras.

LA LUZ DE LA PAZ DE BELÉN LLEGARÁ A NUESTRA PARROQUIA DE SAN CIPRIANO EL DÍA 24

 



El proyecto es una iniciativa de Scouts y Guías de Austria que, con la colaboración de Scouts de diferentes países de Europa y otros continentes, reparten la Luz de la Paz encendida cada año por un niño o niña austriaco en la cueva del Nacimiento de Jesús en Belén.

La distribución de la Luz de la Paz a todos los países participantes se realiza desde Viena.

Allí, unas semanas antes de Navidad, se reparte la Luz a todas las delegaciones asistentes para que la hagan llegar a sus respectivos países con un mensaje de Paz, Amor y Esperanza.

Posteriormente, los Scouts y las Guías la distribuyen por parroquias, hogares particulares, hospitales, residencias de ancianos, prisiones y otras asociaciones de sus respectivos pueblos y ciudades.

 La celebración con los niños de la Primera Comunión en nuestra parroquia y el reparto de la luz para llevar a sus hogares tendra´lugar el jueves 24 a las 12 del mediodía en el templo parroquial.


CARTA DEL SEÑOR ARZOBISPO A LOS DIOCESANOS PARA PREPARAR LA NAVIDAD




Queridos sacerdotes, miembros de vida consagrada y laicos:

En la Solemnidad de la Inmaculada, vislumbrando ya la Navidad y la Apertura del Año Santo Compostelano, quiero haceros llegar una palabra de ánimo y de esperanza en medio de las nuevas iniciativas pastorales que han ido surgiendo durante este tiempo. Conozco las inquietudes que se están viviendo en la labor catequética, en la celebración de la Eucaristía, en la administración de los sacramentos, en la predicación de la Palabra de Dios, en la celebración de las exequias, en el acompañamiento de las familias que están perdiendo a sus seres queridos y en la preocupación por las desfavorecidos, deseando poder tener una mayor participación en la celebración dominical y revitalizar el encuentro personal pastoral.

Pero en estas circunstancias no debemos caer en la pasividad ni en la indiferencia, suprimiendo o posponiendo nuestros compromisos pastorales sino tratando de transformar la realidad en que nos encontramos. Otros modos son posibles según la actuación de Cristo plasmada en el Evangelio. ¡Fijémonos en Él! Viéndonos desvalidos y sin méritos propios hemos de acudir humildemente al Señor compasivo para que venga en nuestra ayuda y recuperar de esta manera la tensión necesaria para mantener la confianza y la creatividad necesarias. La liturgia del Adviento fortalece nuestra esperanza. Baste recordar al profeta Isaías, al precursor Juan Bautista y a la Virgen María, tres referencias claves para interpretar en estos momentos la situación que nos toca afrontar con un acento profético.

Isaías nos dice: “Súbete a un monte elevado, heraldo de Sión; alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén; álzala, no temas, di a las ciudades de Judá: “Aquí esta vuestro Dios. Mirad, el Señor Dios llega  con poder  y con su brazo manda. Mirad,  viene con el su salario y su recompensa los precede” (Is 40, 9-11), pues esperamos unos cielos nuevos y una tierra nueva en la que habite la justicia (cf. 2Pe 3, 12). Juan el Bautista nos llama a la conversión, al cambio radical de mentalidad, de corazón y de actitudes, y a un estilo de vida en austeridad como una verdadera exigencia social para responder a las necesidades de tantas personas necesitadas. La Virgen del Adviento, la Inmaculada nos recuerda el “Hágase en mí según tu Palabra” (Lc 1,37), porque lo que nosotros vemos como imposible para Dios no lo es. La pandemia nos ha colocado en la experiencia de la fragilidad personal y social mostrándonos que somos vulnerables. ¡Cuántas preguntas nos surgen en nuestro interior y en nuestro entorno! Tenemos que guardar muchas cosas en nuestro corazón y tratar de comprenderlas a la luz de la Palabra de Dios. Esta fue la actitud de María. Su condición de llena de gracia no le ahorra el desconcierto. Ella se turbó ante las palabras del ángel que le dijo “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1, 23) y preguntó: “¿Cómo será esto, pues no conozco varón”? (Lc 1,14). Pero siempre da paz sabernos en los planes de Dios. Las gotas de fe que están en todas partes nos ayudan a recorrer el camino e interpretar la voluntad de Dios. El Señor estuvo con María y está con nosotros, por eso hemos de alegrarnos. En el Adviento percibimos que necesitamos a Dios, dándonos cuenta de nuestra limitación y viviendo en esperanza sobrenatural. Dios vino y vendrá para armonizarlo todo: “Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto ni dolor, porque lo primero ha desaparecido. Y dijo al que está sentado en el trono: Mira, hago nuevas todas las cosas” (Ap 21, 4-5). En la esperanza sobrenatural hemos de vivir las otras esperanzas de cada día que dependen de ella, concienciándonos de que la verdadera vida no es ésta, surcada por tantas limitaciones, sino la eterna. También esto se nos recuerda, urgiéndonos a vivir en vigilancia y fidelidad.

Revitalicemos nuestra espiritualidad a través de una actitud ascética conforme a la vocación a la que hemos sido llamados. La oración, la meditación, la participación en los sacramentos y el desvivirse por los demás nos ayudarán a preparar el camino a la salvación que nos está viniendo.

Os saluda con fraternal afecto y bendice en el Señor.

+Julián Barrio Barrio,

19 dic 2020

CÁRITAS de VILANOVA

 

      Hoy viernes, Cáritas de nuestra parroquia, ha distribuido la bolsa de Navidad a más de veinticinco familias de Vilanova. Este año hemos recibido alimentos de Cáritas Interparroquial de Arousa tras las campañas de recogida. Muchísimas personas han donado en los establecimientos de alimentación de Vilanova como Froiz, Lolita, Belén en la plaza de abastos o en la parroquia. También colabora la asociación de comerciantes de Vilanova.

       

        

        Todas las familias, han tenido que renovar su solicitud para otros seis meses más, es muy importante que traigan toda la documentación requerida antes de la segunda semana de Enero, para que dé tiempo de revisarla y presentarla en los plazos establecidos y no perder así la posibilidad de seguir recogiendo la bolsa.




        

        ¡Gracias a todos, por los donativos y también a las empresas de alimentación por su colaboración. Todos juntos saldremos adelante!

¡FELIZ NAVIDAD!

17 dic 2020

GRACIAS a TERESA COUSO, nuestra dorotea.



 Es de justicia que demos las gracias a una mujer que durante 26 años ha entregado su vida religiosa a nuestro pueblo de Vilanova de Arousa trabajando codo con codo con nuestro anterior párroco Don Antonio Sineiro!! 

Gracias Teresa por tu trabajo, vocación e ilusión en tantos Campurbs, catequesis, Caritas y tantas actividades!! Junto a Tucho tú también nos has ayudado a crecer en la Fe y como personas!! Gracias por tu vida entregada y te deseamos lo mejor en tu nuevo destino en Londres!!

Ventura Martinez Reboeiras.


Teresa, nos habéis dejado un legado muy grande. El listón está muy alto. Yo no tengo más que mi pobreza y mi buena voluntad. Fui muy feliz como sacerdote al lado de Tucho y de ti como consagrada siempre disponible en todo.
Nos dejáis los dos, pero sabemos queTuchiñp desde el cielo u tú con tu oración nos acompañaréis en este trecho del camino.
Al ver la imagen de Paula siempre te veremos y te recordaremos.
Me gustaría que pudiésemos tener una " despedida", más bien un hasta luego. No será posible? ...
Te llamaré y si fuese posible me gustaría ir a verte antes de tu partida.
GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS!!! No encuentro palabras para decirte.😅🌹🌹🌹



Manuel Folgar




No quedan palabras que decir de Teresa que tenga mucha suerte que nosotros no la Olvidamos 🥰

Tino.


👏🏽👏🏽👏🏽 te queremos .muchas gracias por todo 💜. Eres parte de nuestras vidas y no te olvidaremos. Que en tu nuevo destino sea bueno . Nosotros te mandamos los mejores deseos 🥰😘😘😘😍
Carmen .


Teresa, con la falta que nos haces..... Pero bien está que después de 26 años otros se beneficien de tu labor, entregada e incondicional. Aquí tendrás siempre tu casa y esperamos que nos vengas a visitar cuando puedas. Te queremos Teresa!!!!!.
Sonia.


Todo mi reconocimiento, para Teresa,  trabajadora incansable por la parroquia, una gran persona que gracias a su temperamento, logra todo lo que se propone. Yo la admiro, y nos sirve de modelo, siempre enfocando su labor hacia los demás. Gracias Teresa por haber estado en nuestras vidas. Te deseo lo mejor en tu nuevo reto. Si hay alguien que puede...esa eres tu. Un abrazo.😘😘
Lucia.



Fotos inolvidables.   Teri.


Muchas gracias Teresa ya todo está dicho y no lo está; aquellas horas que pasamos juntas en cantidad de actividades, eso no se olvida, tú interacción con los niños .y tengo fe en que volverás a estar con nosotros ,son demasiados cambios ya para la parroquia😢. GRACIAS POR TODO😘😘😘
Aurea.


Muchas gracias por tus 26 años de entrega a la parroquia y sobre todo tu ayuda incondicional principalmente a nuestro querido Tucho durante más de 40 años. Muchas gracias y que tengas mucha suerte en tu nuevo destino un abrazo muy grande 😀😃
Joel Jorge.


Teresa, no tengo palabras para demostrar mi gratitud, has ayudado mucho y has hecho demasiado, te queremos con locura ❤
Eloy.