29 jul. 2016

Evangelio día 31: Domingo XVIII del T.O.

Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (12,13-21)
En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.»
Él le contestó: «Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?»
Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.»
Evangelio 1 de agosto 2010 color
Pan del cielo para todos ...


Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: “¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha.” Y se dijo: “Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida.” Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?” Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.»
Palabra del Señor


Comentario del Evangelio por J.A. Pagola.

DESENMASCARAR LA INSENSATEZ

El rico no se da cuenta de que vive encerrado en sí mismo, prisionero de una lógica que lo deshumaniza vaciándolo de toda dignidad. Solo vive para acumular, almacenar y aumentar su bienestar material: «Construiré graneros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come y date buena vida».

De pronto, de manera inesperada, Jesús le hace intervenir al mismo Dios. Su grito interrumpe los sueños e ilusiones del rico: «Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?». Esta es la sentencia de Dios: la vida de este rico es un fracaso y una insensatez.
La crisis económica que estamos sufriendo es una «crisis de ambición»: los países ricos, los grandes bancos, los poderosos de la tierra… hemos querido vivir por encima de nuestras posibilidades, soñando con acumular bienestar sin límite alguno y olvidando cada vez más a los que se hunden en la pobreza y el hambre. Pero, de pronto nuestra seguridad se ha venido abajo.
Esta crisis no es una más. Es un «signo de los tiempos» que hemos de leer a la luz del evangelio. No es difícil escuchar la voz de Dios en el fondo de nuestras conciencias: «Basta ya de tanta insensatez y tanta insolidaridad cruel». Nunca superaremos nuestras crisis económicas sin luchar por un cambio profundo de nuestro estilo de vida: hemos de vivir de manera más austera; hemos de compartir más nuestro bienestar.



JMJ en Polonia - Primer día del Papa en Cracovia

MENSAJE DEL PAPA A LOS JÓVENES DE LA DIÓCESIS DE BROWNSVILLE –TEXAS (USA)

El Papa Francisco en Polonia - Auschwitz y Birkenau

El papa Francisco con motivo de la JMJ a Polonia visita el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, donde encuentra a algunos supervivientes del Holocausto.


Es el tercer Papa que pisa el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, pero Francisco fue el primero que prefirió no decir nada. El pontífice, a diferencia de Juan Pablo II en 1979 y Benedicto XVI en 2006, visitó este viernes durante dos horas la principal fábrica nazi de matar, sin pronunciar ni una sola palabra. Su silencio fue el mayor grito por la paz. Para que nunca más vuelva a ocurrir el mismo horror.
Francisco sólo dejó un mensaje en el libro de memorias del campo: "Dios, ten piedad de tu pueblo. Señor, perdón por tanta crueldad", escribió de su puño y letra. Y se reunió con 11 supervivientes del Holocausto, entre ellos una anciana polaca de 101 años, Helena Dunicz-Niwiska, que se salvó de la muerte gracias a sus dotes musicales. Los nazis pedían a la mujer, entonces niña, que tocara el violín.
Francisco recorrió la entrada del campo de concentración nazi a pie, con paso calmado y rostro serio, bajo la sarcástica inscripción en alemán en hierro forjado que dice: "Arbeit macht frei" ("El trabajo os hará libres"). Aunque ninguno de los que entraron allí lograron después la libertad.
Su primera parada fue el fatídico bloque 11, donde se encuentran las celdas subterráneas en las que se encerraban a los prisioneros para que murieran de hambre y sed. También se detuvo a orar en el patio donde eran concentrados los que iban a ser ejecutados, y donde también fue llamado el sacerdote polaco Maximiliano Kolbe. Este franciscano se ofreció a morir para salvar la vida de un padre de familia judío. Se da la coincidencia de que este viernes se conmemora el 75 aniversario de su condena a muerte.
Precisamente por eso, Francisco también solicitó rezar en la que fue la inmunda celda del sacerdote: un recinto claustrofóbico, donde aún se conserva una estructura de madera en forma de cubo que el religioso tenía para hacer sus necesidades. El pontífice estuvo allí, en la penumbra, a solas, sentado en una silla de madera, ensimismado en sus oraciones durante minutos. Pero eso sí, seguido en todo momento por las cámaras de televisión, que retransmitieron todos sus movimientos a través de las pantallas gigantes del centro de prensa habilitado a unos 50 kilómetros, en la ciudad de Cracovia, como si de tratara de un Gran Hermano.


Frente al muro de la muerte, donde eran ejecutados los reclusos, Francisco encendió una lámpara de aceite que dejó como presente en recuerdo de las víctimas. Después se trasladó en un pequeño coche eléctrico hasta el campo vecino de Birkenau, situado a tres kilómetros y donde los nazis aplicaron la denominada "solución final": asesinaron a más de 1.100.000 personas, la inmensa mayoría judías, entre 1942 y 1945.



Tener o querer...


Superar la aversión

La aversión es un sentimiento de disgusto o desagrado hacia alguna persona. No nace de una ofensa concreta ni encuentra explicación en lo que habitualmente origina un rechazo, como los celos, la envidia, la rivalidad o la ambición. A veces puede responder a cierta incomprensión, o ser el resultado de un conflicto entre temperamentos o caracteres de tal magnitud que lo que hace o dice la otra persona nos molesta de manera casi instintiva. Incluso es posible que sintamos al mismo tiempo antipatía y admiración hacia alguien.

Aunque puede parecer una fuerza débil y sutil del corazón humano, a veces llega a extinguir la auténtica caridad. Cuando alguien amable por naturaleza es incapaz de dirigir una sola palabra agradable a otra persona —aun cuando esta no haya hecho nada malo— si coincide con ella, la fuerza de la aversión está actuando como un malvado hechizo. Esa fuerza que nos arranca la palabra de la boca y el calor del corazón proviene de algún defecto de nuestro propio yo.

Experimentar esta clase de sentimientos no es malo (no es pecado), pero sí lo es dejarse dominar por ellos y permitir que te arrastren sin oponer resistencia. Dios quiere que hagas un auténtico esfuerzo para que tu alma recobre al menos parte de su paz anterior. Y eso se puede lograr redirigiendo o identificando sentimientos de esta clase en cuanto los notas brotar dentro de ti, pero sobre todo llenando tu corazón de un espíritu de caridad.

Manifiestas aversión cuando dejas ver a los demás tus sentimientos con respecto a la persona que te desagrada y añades algún comentario ácido sobre sus defectos reales o imaginarios.
Manifiestas aversión con tu conducta descortés y contraria a la caridad si contestas con brusquedad a la persona que te cae mal, y la ridiculizas e incluso la insultas con lo que a ti te parecen comentarios ingeniosos. A veces te excusarás diciendo que obrar de otra manera sería hipócrita, pero ocultar nuestros sentimientos más bajos nunca es hipocresía.




Manifiestas aversión también si te niegas a involucrarte en cualquier actividad o diversión en la que participe la persona que te causa rechazo. Es una falta grave de caridad preferir que un trabajo esté mal hecho o dejar de disfrutar de un buen rato con tal de no tener trato con quien te resulta antipático.

L. Lowasik

26 jul. 2016

Mirar hacia adelante

“Camino en el presente aquí y ahora. Nunca he sido de hacer muchos planes. No pretendo saber el futuro. No quiero pensarme dentro de veinte años. No me importa. Quiero vivir cada día como lo que es, una sucesión de veinticuatro horas. Y así cada hora, cada minuto. En presente. Lo importante soy yo aquí y ahora. Te doy mi sí a lo que tengo y a lo que he perdido. A lo que sueño y a lo que deseo. A lo que me da rabia. A lo que me da pena. 

Te doy gracias, Jesús, por hacerme así inmortal en todo lo que anhelo. Por descubrir que en mi alma hay un pozo sin fondo, infinito. Te doy gracias por haberme dado la capacidad de reírme de la vida. Y de pintar con mis manos paisajes maravillosos. Te doy gracias porque soy capaz de colorear el gris que a veces me turba. Escribir con palabras torpes la hondura de mi alma. Te doy gracias porque despiertas en mí grandes jardines. Y me haces navegar por mares hondos que ni yo mismo sé que existen. No quiero desperdiciar ni un solo segundo llorando amargamente lo que no ha sido posible”.
Vicente Huerta.

25 jul. 2016

¿Quién era Santiago Apóstol?

Apóstol Santiago / @ Xosé Castro
Apóstol Santiago / @ Xosé Castro
En la Biblia se alude habitualmente a él bajo el nombre de Jacobo, término que pasó al latín como Iacobus y derivó en nombres como Iago, Tiago y Santiago (sanctus Iacobus). Santiago de Zebedeo o Santiago el Mayor fue uno de los primeros discípulos en derramar su sangre y morir por Jesús. Miembro de una familia de pescadores, hermano de Juan Evangelista -ambos apodados Boanerges (‘Hijos del Trueno’), por sus temperamentos impulsivos- y uno de los tres discípulos más cercanos a Jesucristo, el apóstol Santiago no solo estuvo presente en dos de los momentos más importantes de la vida del Mesías cristiano -la transfiguración en el monte Tabor y la oración en el huerto de los Olivos-, sino que también formó parte del grupo restringido que fue testigo de su último milagro, su aparición ya resucitado a orillas del lago de Tiberíades. Tras la muerte de Cristo, Santiago, apasionado e impetuoso, formó parte del grupo inicial de la Iglesia primitiva de Jerusalén y, en su labor evangelizadora, se le adjudicó, según las tradiciones medievales, el territorio peninsular español, concretamente la región del noroeste, conocida entonces como Gallaecia. Algunas teorías apuntan a que el actual patrón de España llegó a las tierras del norte por la deshabitada costa de Portugal. Otras, sin embargo, dibujan su camino por el valle del Ebro y la vía romana cantábrica e incluso las hay que aseguran que Santiago llegó a la Península por la actual Cartagena, desde donde enfiló su viaje hasta la esquina occidental del mapa.
Tras reclutar a los siete varones apostólicos, que fueron ordenados obispos en Roma por san Pedro y recibieron la misión de evangelizar en Hispania, el apóstol Santiago regresó a Jerusalén, según los textos apócrifos, para, junto a los grandes discípulos de Jesús, acompañar a la Virgen en su lecho de muerte. Allí fue torturado y decapitado en el año 42 por orden de Herodes Agripa I, rey de Judea. Los supuestos testamentos relatan que, antes de morir, María recibió la visita de Jesús resucitado, a quién le pidió pasar sus últimos días rodeada de los apóstoles, que se encontraban dispersos por todo el mundo. Su hijo le permite que sea ella misma, a través de apariciones milagrosas, la que avise a los discípulos y, de esta forma, la Virgen se hace presente sobre un pilar de Zaragoza frente al apóstol Santiago y los siete varones, episodio hoy venerado en la basílica de Nuestra Señora del Pilar.
Fueron estos siete discípulos, relata la leyenda, los que, tras escaparse aprovechando la oscuridad de la noche, trasladaron el cuerpo del apóstol Santiago en una barca hasta Galicia, adonde arribaron a través del puerto de Iria Flavia (actual Padrón). Los varones depositaron el cuerpo de su maestro en una roca -que fue cediendo y cediendo, hasta convertirse en el Sarcófago Santo- para visitar a la reina Lupa, que entonces dominaba desde su castillo las tierras donde ahora se asienta Compostela, y solicitarle a la poderosa monarca pagana tierras para sepultar a Santiago. La reina acusó a los recién llegados de pecar de soberbia y los envió a la corte del vecino rey Duyos, enemigo del cristianismo, que acabó encerrándolos. Según la tradición, un ángel -en otros relatos, un resplandor luminoso y estrellado- liberó a los siete hombres de su cautiverio y, en su huida, un nuevo milagro acabó con la vida de los soldados que corrían tras ellos al cruzar un puente. Pero no fue el único contratiempo con el que se toparon los varones. Los bueyes que les facilitó la reina para guiar el carro que transportaría el cuerpo de Santiago a Compostela resultaron ser toros salvajes que, sin embargo, también milagrosamente, fueron amansándose solos a lo largo del camino. Lupa, atónita ante tales episodios, se rindió a los varones y se convirtió al cristianismo, mandó derribar todos los lugares de culto celta y cedió su palacio particular para enterrar al Apóstol. Hoy se erige en su lugar la catedral de Santiago.
No fue hasta ocho siglos más tarde, en el año 813, cuando un ermitaño llamado Paio alertó al obispo de Iria Flavia, Teodomiro, de la extraña y potente luminosidad de una estrella que observó en el monte Libredón (de ahí el nombre de Compostela, campus stellae, ‘Campo de la Estrella’). Bajo la maleza, al pie de un roble, se encontró un altar con tres monumentos funerarios. Uno de ellos guardaba en su interior un cuerpo degollado con la cabeza bajo el brazo. A su lado, un letrero rezaba: «Aquí yace Santiago, hijo del Zebedeo y de Salomé». El religioso, por revelación divina, atribuyó los restos óseos a Santiago, Teodoro y Atanasio, dos de los discípulos del Apóstol compostelano, e informó del descubrimiento al rey galaico-astur Alfonso II el Casto, que, tras visitar el lugar, nombró al Apóstol patrón del reino y mandó construir una iglesia en su honor. Pronto se extendió por toda Europa la existencia del sepulcro santo gallego y el apóstol Santiago se convirtió en el gran símbolo de la Reconquista española. El rey de Asturias fue solo el primero de toda la marea de peregrinos que vinieron después.
La autenticidad de los restos del apóstol Santiago ha generado, sin embargo, no pocos y encendidos debates y protagonizado meticulosas investigaciones. El inverosímil traslado  -por la dificultad que supone – del cuerpo del discípulo de Jesús hasta suelo gallego es solo una de las muchas lagunas de una tradición que se mueve entre el rigor histórico y las leyendas mágicas. Estudios arqueológicos han demostrado que Compostela era una necrópolis precristiana, pero jamás se han practicado investigaciones científicas sobre los restos que custodian los muros de la Catedral, hasta el punto de que algunos investigadores incluso han atribuido tales reliquias óseas a Prisciliano de Ávila, el obispo hispano acusado de herejía.

Sin embargo, la historia de los huesos del Apóstol no acaba aquí. Una vez descubiertas y honradas con un templo cristiano, las reliquias no pararon quietas mucho tiempo. Según la tradición oral, en el siglo XVI tuvieron que ser escondidas para evitar la profanación de los piratas que amenazaron la ciudad compostelanatras desembarcar en el puerto de A Coruña (mayo de 1589). Las excavaciones llevadas a cabo a finales del siglo XIX, al perderse la pista de los restos de Santiago, revelaron la existencia de un escondite -dentro del ábside, detrás del altar principal, pero fuera del edículo que habían construido los discípulos- de 99 centímetros de largo y 30 de ancho, donde se ocultaron, y se perdieron, durante años, los huesos del Apóstol. En 1884 el papa León XIII reconoció oficialmente este segundo hallazgo.

24 jul. 2016

Decálogo para formar un delincuente en verano

El juez de menores Emilio Calatayud vuelve a sorprendernos con su genial ironía. Esta vez nos explica cómo criar delincuentes veraniegos sin esfuerzo:
Capítulo primero 


Desde su más tierna infancia, dé a su hijo todo lo que le pida. Así crecerá convencido de que el mundo le pertenece. Y en verano, queridos padres, esforzaos doblemente, así, cuando lleguen septiembre y las clases, os hará una bonita peineta y se quedará en la cama. Por supuesto, que el móvil esté siempre a su disposición, no vaya a ser que le entre un trauma al chiquillo en plenas vacaciones y os denuncie por maltrato psicológico.

 Capítulo segundo 

No se preocupe por la educación ética o espiritual de su hijo. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente. Y en verano no se preocupe por la educación a secas del niño, que esté dando la lata en la piscina hasta las tres de la madrugada y si alguien le riñe, póngase de parte de su hijo.

Capítulo tercero 

Cuando su hijo diga palabrotas y groserías, celébrelo con unas sonoras carcajadas. Eso le animará a hacer cosas todavía más graciosas como tirarse a lo bomba sobre niños más pequeños que están intentando aprender a nadar o hacer equilibrios sobre la barandilla del balcón del apartamento, etc.

Capítulo cuarto 

Nunca riña a su hijo ni le diga que se ha comportado mal. Podría crearle un complejo de culpabilidad. ¡Y a ver quién encuentra un psicólogo en pleno verano para que anime a la criaturita!

Capítulo quinto 

Recoja todo lo que su hijo deje tirado por ahí. Ni se le ocurra obligarle a recoger los bañadores mojados ni las chanclas ni nada, que le puede dar la ciática. Que lo haga la madre que los parió o el ‘pae’… Que los niños están de vacaciones. Seamos comprensivos.

Joaquín Sorolla y Bastida, 1863-1923 

Capítulo 6 

Déjele ver y leer todo lo que salga por el móvil o la tele (porque no creo que se les ocurra coger un libro). Que su cabeza se llene de basura, pero que los cubiertos con los que come estén limpios como los chorros del oro. Por supuesto, no hace falta que el niño se lave las manos o se ponga una camisa para comer después de venir de la playa o la piscina, que igual le da una lipotimia. Y si van a un restaurante, que deje el asiento bien mojado para que el que venga luego lo sienta fresquito.  

Capítulo 7 

Discuta con su mujer o con su marido siempre que pueda y delante de los niños. En verano hay todo el tiempo del mundo para dedicarse a esa práctica tan instructiva para los hijos.

Capítulo 8 

Sed generosos con los niños. Que en verano tengan todo lo que pidan: la barca hinchable, el viaje en pedalo, el parque acuático, los frigodedos para desayunar, comer y cenar, la entrada para la discoteca de adultos… Si lo hacéis así el niño nunca sospechará que para conseguir esas cosas hay que trabajar.

Capítulo 9 

Satisfaga todos sus deseos, apetitos y placeres. El sacrificio y la austeridad podría suponer una frustración más grande que la muerte de ‘Chanquete’. Y eso tampoco es, que la generación de la EGB todavía no se ha recuperado de aquello.

Capítulo 10 

Póngase siempre de su parte en cualquier conflicto que tenga con otros veraneantes. Que destruye una estatua de arena de playa que a un tipo le ha costado dos días levantar y éste le grita, denuncie al artista por agredir psicológicamente a un menor. Hasta ahí podíamos llegar…

Sed felices.

23 jul. 2016

Evangelio día 24: Domingo XVII del T.O.




Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (11, 1-13)

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.»
Él les dijo: «Cuando oréis decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación.”»
Y les dijo: «Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle.” Y, desde dentro, el otro le responde: “No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos.” Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?»
Palabra del Señor
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Lc 11, 1-13

REAPRENDER LA CONFIANZA

Lucas y Mateo han recogido en sus respectivos evangelios unas palabras de Jesús que, sin duda, quedaron muy grabadas en sus seguidores más cercanos.  Es fácil que las haya pronunciado mientras se movía con sus discípulos por las aldeas de Galilea, pidiendo algo de comer, buscando acogida o llamando a la puerta de los vecinos.
Probablemente, no siempre reciben la respuesta deseada, pero Jesús no se desalienta. Su confianza en el Padre es absoluta. Sus seguidores han de aprender a confiar como él: «Os digo a vosotros: pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá». Jesús sabe lo que está diciendo pues su experiencia es esta: «quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre».
Si algo hemos de reaprender de Jesús en estos tiempos de crisis y desconcierto en su Iglesia es la confianza. No como una actitud ingenua de quienes se tranquilizan esperando tiempos mejores. Menos aún como una postura pasiva e irresponsable, sino como el comportamiento más evangélico y profético de seguir hoy a Jesús, el Cristo. De hecho, aunque sus tres invitaciones apuntan hacia la misma actitud básica de confianza en Dios, su lenguaje sugiere diversos matices.
«Pedir» es la actitud propia del pobre que necesita recibir de otro lo que no puede conseguir con su propio esfuerzo. Así imaginaba Jesús a sus seguidores: como hombres y mujeres pobres, conscientes de su fragilidad e indigencia, sin rastro alguno de orgullo o autosuficiencia. No es una desgracia vivir en una Iglesia pobre, débil y privada de poder. Lo deplorable es pretender seguir hoy a Jesús pidiendo al mundo una protección que solo nos puede venir del Padre.
«Buscar» no es solo pedir. Es, además, moverse, dar pasos para alcanzar algo que se nos oculta porque está encubierto o escondido. Así ve Jesús a sus seguidores: como «buscadores del reino de Dios y su justicia». Es normal vivir hoy en una Iglesia desconcertada ante un futuro incierto. Lo extraño es no movilizarnos para buscar juntos caminos nuevos para sembrar el Evangelio en la cultura moderna.
«Llamar» es gritar a alguien al que no sentimos cerca, pero creemos que nos puede escuchar y atender. Así gritaba Jesús al Padre en la soledad de la cruz. Es explicable que se oscurezca hoy la fe de no pocos cristianos que aprendieron a decirla, celebrarla y vivirla en una cultura premoderna. Lo lamentable es que no nos esforcemos más por aprender a seguir hoy a Jesús gritando a Dios desde las contradicciones, conflictos e interrogantes del mundo actual.


CAMPURB 2016- Viernes 22


SABOREAR EL DON DE LA VIDA


en la fe, esperanza y caridad cristiana a través de 

nuestra gran patrona santa Paula Frassinetti 













21 jul. 2016

Campurb 2016 - Jueves

“SABOREAR EL DON DE LA VIDA” 

en las riquezas vitales que nos aportan nuestras playas y mares.

CAMPURB 2016 - Miércoles 20

SABOREAR EL DON DE LA VIDA 

CUIDANDO DE ELLA.


Jornada para APRENDER LAS SEÑALES DE TRÁFICO Y APRENDER A RESPETARLAS para así saber cuidar de nuestra vida y de la de los demás.









20 jul. 2016

CAMPURB 2016 (Martes 19)

“SABOREAR EL DON DE LA VIDA


 EN LA DIVERSIÓN”



Divertirnos sana, gozosa y alegremente buscando por el pueblo las pistas que nos lleven a la meta.

19 jul. 2016

CAMPURB 2016 LUNES 18

SABOREAR EL DON DE LA VIDA 

EN LA  AMISTAD”.

Jornada para conocernos, saboreando la  dulzura de una sana y gozosa amistad.






15 jul. 2016

“Condenamos de la manera más absoluta toda manifestación de locura homicida, de odio, de terrorismo, de ataque contra la paz”


PapaFranciscoNizaok_AlanHoldren_ACIPrensa_15072016

PARÍS, 15 Jul. 16 / 01:32 am (ACI).- El Director de la Sala de Prensa del Vaticano, P. Federico Lombardi, señaló que el Papa Francisco expresa su solidaridad con el sufrimiento de las víctimas y toda Francia, además de condenar toda “locura homicida”, tras el atentado de Niza que hasta el momento ha cobrado la vida de unas 80 personas y que ha dejado a otras 100 heridas. En una declaración dada a conocer por Radio Vaticana este 15 de julio, el P. Lombardi afirmó que “hemos seguido esta noche, con grandísima preocupación, las terribles noticias que venían de Niza”. “Manifestamos entonces, de parte del Papa Francisco y nuestra, toda la participación y solidaridad en los sufrimientos de las víctimas y de todo el pueblo francés, en aquel que debía ser un gran día de fiesta”, prosiguió. “Condenamos de la manera más absoluta toda manifestación de locura homicida, de odio, de terrorismo, de ataque contra la paz”, concluyó el vocero del Vaticano.
Alrededor de las 11:20 p.m. (hora local) un camión arrolló el paseo marítimo a la altura de la plaza de Masséna, donde a esa hora se reunía una gran cantidad de gente para ver los fuegos artificiales por el día nacional de Francia que se celebra el 14 de julio. Según una primera reconstrucción, el homicida que conducía el camión disparaba sobre la gente mientras iba en zig zag para pasar por encima de las personas que estaban en el lugar. Algunos testigos, señala Radio Vaticana, afirman que lo escucharon gritar “Allah Akhbar” (Alá es grande), antes de ser asesinado. El conductor fue finalmente abatido por la policía. Las autoridades informan que dentro de la cabina del camión se encontró el documento de identidad de un hombre de 31 años de nacionalidad francesa y origen tunecino; y se investiga si correspondía al responsable del atentado.
  • Ninguna organización ha reivindicado aún el atentado terrorista. La agencia AFP da cuenta de al menos 84 muertos como resultado de estos lamentables hechos.
  • Entre los muertos, informa CNN, hay varios niños, mientras que FoxNews indica que también hay dos ciudadanos estadounidenses.
  • Los testigos hablan de hasta 100 vehículos de emergencia que llegaron al lugar para atender a las víctimas que quedaron tendidas en una distancia de unos dos kilómetros por donde pasó el camión.
  • En un mensaje dirigido al pueblo francés, el Presidente François Hollande afirmó que lo ocurrido en Niza ha sido claramente un atentado terrorista y que el estado de emergencia, que estaba por concluir, se extenderá durante tres meses más.
  • Distintos jefes de Estado como Barack Obama de Estados Unidos,Enrique Peña Nieto de MéxicoJuan Manuel Santos de Colombia yMariano Rajoy de España, entre otros, han expresado su solidaridad con Francia y su firme condena ante estos lamentables hechos.

14 jul. 2016

Evangelio día 17: Domingo XVI del T.O.

Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (10, 38-42)

"La mejor parte... que en ti resuene el evangelio!

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.»
Pero el Señor le contestó: «Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.»
Palabra del Señor

Conozcamos los artículos de los Derechos Humanos

Artículo 19

 Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras
, por cualquier medio de expresión.

Educar con el ejemplo


9 jul. 2016

Conozcamos los artículos de LA DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

Artículo 18

    

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Educar en la realidad

Por Catherine L'Ecuyer
Publicado en Mente Sana, mayo 2015



 Los niños aprenden en contacto con la realidad, no con un bombardeo de estímulos externos perfectamente diseñado. Tocar la tierra húmeda o mordisquear y oler una fruta deja una huella en ellos que ninguna tecnología puede igualar. Acompañémoslos con nuestro ejemplo y atención.

Los niños nacen con asombro, con un deseo innato por conocer. ¿Y qué es lo que causa asombro? La belleza de la realidad. El cerebro humano está hecho para aprender en clave de realidad y los hechos nos indican que los niños aprenden a través de experiencias sensoriales concretas que no solamente les permiten comprender el mundo, sino también comprenderse a sí mismos. Todo lo que los niños tocan, huelen, oyen, ven y sienten deja una huella en su mente, en su alma, a través de la construcción de su memoria biográfica que pasa a formar parte de su sentido de identidad.

Los últimos estudios en neurociencia confirman que la memoria semántica (de conocimientos conceptuales: lo que nos dicen y nos explican) y la memoria biográfica (de los acontecimientos vividos a través de las experiencias sensoriales) no están diferenciadas en la infancia. Esta separación se irá produciendo a lo largo de la adolescencia, lo que nos indica que los niños no aprenden las cosas a través de explicaciones abstractas, sino que necesitan experiencias reales, vivencias y relaciones interpersonales en directo. Son esas experiencias las que les dejan huella. Por lo tanto, es fundamental que nos preguntemos qué tipo de experiencias estamos dando a nuestros hijos. Durante muchos años, hemos hablado de la importancia de la estimulación temprana en el sistema educativo: bits de inteligencia, circuitos de psicomotricidad para “estimular” el movimiento... Todo ello para garantizar que nuestros hijos sean “superinteligentes”, quizá incluso unos genios. Ahora, recurrimos al uso de iPads para “estimular” su inteligencia a través de aplicaciones que llevan las riendas ante la mirada pasiva de nuestros hijos. O aprenden idiomas a través del DVD y se familiarizan con los animales con fichas que pintan en clase sin salirse de la raya.
 
Es preciso un cambio de paradigma. ¿En qué ha de consistir? En primer lugar, hemos de re-descubrir la realidad cotidiana como un lugar de aprendizaje “natural”. La granja, el mercado, las calles, el río... Nuestros hijos han de ver su sombra, sentir la lluvia, oler el bosque, probar la sal y la pimienta; aprender los colores a partir de la realidad (el rojo de una manzana, el gris del asfalto, el azul del cielo), no de las fichas del colegio. Han de poder llenar una hoja en blanco, no limitarse a pintar “dentro de las líneas”.

También hemos de convencernos de que los niños aprenden a través de “lo humano”, no de la realidad virtual. Por ejemplo, para aprender un idioma, los niños necesitan escucharlo de los labios de una persona que les quiera (su principal cuidador). De hecho, los estudios confirman que los niños pequeños no aprenden idiomas con CD ni DVD y que esos medios pueden contribuir, incluso, a la reducción de su vocabulario. Es más, algunos estudios confirman que existe un déficit de aprendizaje cuando un niño pequeño aprende a través de la pantalla en vez de “en directo”.


En tercer lugar, no hay que olvidar que los niños aprenden a partir del ejemplo, no de los discursos. Los padres transmiten las virtudes que encarnan con sus propias vidas, no las que detallan con largas explicaciones. Si les decimos que dejen de gritar, pero se lo decimos gritando, nuestras palabras pierden sentido. Susurrando conseguiríamos mejores resultados.

Finalmente, las criaturas calibran la realidad a través de nuestra mirada. Por eso decimos que los niños “lo ven todo”. Su sensibilidad les hace percibir nuestros estados de ánimo, que hacen suyos sin filtros. Por ejemplo, ¿qué hace un niño cuando escucha una palabrota en la frutería? Enseguida nos mira, pendiente de nuestra reacción. Si nos reímos, el niño se reirá. Si nos indignamos, se indignará. Y si le decimos que eso no se hace pero que esa persona se despistó, hará suya esa conclusión. Una gran parte de nuestro trabajo como educadores se realiza con la mirada, porque nuestros niños van construyendo su personalidad y su actitud ante la vida a través de esas miradas. Como reza el dicho, “quien no entiende una mirada, tampoco entenderá una larga explicación”. En ese sentido, la sensibilidad que los niños tienen para interpretarlas es clave.


En definitiva, hemos de cuidar de forma muy especial la experiencia sensorial (oír, ver, tocar, oler...) que tienen nuestros hijos durante la infancia. En lugar de apoyarnos en el mundo virtual, hemos de esforzarnos para que consoliden su vínculo de apego con nosotros y con sus maestros. En vez de optar por ofrecerles una gran cantidad de estímulos, hemos de apostar por la belleza de las experiencias que les estamos regalando, porque el aprendizaje verdadero ocurre cuando un niño es capaz de sentir las realidades sencillas que le rodean y deslumbrarse ante ellas.

Las ideas de este artículo están desarrolladas más a fondo en el libro Educar en la realidad (2ª ed., Plataforma).