1 sept. 2012

Evangelio día 2: Domingo XXII del T.O.

Lava tus manos en mi amor

Del evangelio según San Marcos 7,1-8.14-15.21-23.
Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios,
por seguir la tradición de los hombres".
Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo:
"Escúchenme todos y entiéndanlo bien.
Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo;
 lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre.
Porque es del interior, del corazón de los hombres,
de donde provienen las malas intenciones,
las fornicaciones, los robos, los homicidios,
los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños,
las deshonestidades, la envidia,
la difamación, el orgullo, el desatino.
Todas estas cosas malas proceden del interior
y son las que manchan al hombre".