19 nov. 2012

EL AÑO LITÚRGICO

El Año litúrgico es el desarrollo de los misterios de la vida, muerte y resurrección de Cristo y las celebraciones de los santos que nos propone la Iglesia a lo largo del año.
Es vivir y no sólo recordar la historia de la salvación. Esto se hace a través de fiestas y celebraciones.
Se celebran y actualizan las etapas más importantes del plan de salvación.
Es un camino de fe que nos adentra y nos invita a profundizar en el misterio de la salvación.
Un camino de fe para recorrer y vivir el amor divino que nos lleva a la salvación.

Los Tiempos litúrgicos


El Año litúrgico está formado por distintos tiempos litúrgicos. Estos son tiempos en los que la Iglesia nos invita a reflexionar y a vivir de acuerdo con alguno de los misterios de la vida de Cristo. Comienza por el Adviento, luego viene la Navidad, Epifanía, Primer tiempo ordinario, Cuaresma, Semana Santa, Pascua, Tiempo Pascual, Pentecostés, Segundo tiempo ordinario y termina con la fiesta de Cristo Rey.

En cada tiempo litúrgico, el sacerdote se reviste con casulla de diferentes colores:

Blanco  significa alegría y pureza. Se utiliza en el tiempo de Navidad y de Pascua

Verde   significa esperanza. Se utiliza en el tiempo ordinario.

Morados significa luto y penitencia. Se usa en Adviento y Cuaresma.
Rojo     significa el fuego del Espíritu Santo y el martirio. Se utiliza en las fiestas de los santos mártires, en Semana Santa y en Pentecostés.