31 ago. 2013

Evangelio día 1:Domingo XXII del T.O.


Evangelio según San Lucas 14,1.7-14.
Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos.
Ellos lo observaban atentamente. 
Y al notar cómo los invitados buscaban los primeros puestos,
les dijo esta parábola: 
"Si te invitan a un banquete de bodas, no te coloques en el primer lugar, 
porque puede suceder que haya sido invitada otra persona
más importante que tú, 
y cuando llegue el que los invitó a los dos, tenga que decirte: 
'Déjale el sitio', y así, lleno de vergüenza,
tengas que ponerte en el último lugar. 
Al contrario, cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, 
de manera que cuando llegue el que te invitó,
te diga: 'Amigo, acércate más', 
y así quedarás bien delante de todos los invitados. 
Porque todo el que ensalza será humillado, 
y el que se humilla será ensalzado". 
Después dijo al que lo había invitado:
"Cuando des un almuerzo o una cena, 
no invites a tus amigos, ni a tus hermanos,
 ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos,
 no sea que ellos te inviten a su vez, y así tengas tu recompensa. 
Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres,
 a los lisiados, a los paralíticos, a los ciegos. 
¡Feliz de ti, porque ellos no tienen cómo retribuirte, 
y así tendrás tu recompensa en la resurrección de los justos!".