3 may. 2015

Iglesia, servidora de los pobres

La Conferencia Episcopal Española publica su instrucción pastoral sobre la crisis

Es un documento eclesial, no político, y no va contra nadie, porque no somos un contrincante político“, se ha adelantado Gil Tamayo a las posibles suspicacias ante el hecho de que los obispos quieran aportar su voz. “La fe tiene derecho a una presencia pública, y los cristianos tienen tanto derecho como el que más a manifestar su opinión”.

También Omella ha insistido en que Iglesia, servidora de los pobres es una “propuesta en positivo y esperanzadora, y cada uno es libre de escucharla o no”.

Iglesia, servidora de los pobres viene motivado por el “grave sufrimiento que aflige a muchos en nuestro pueblo” debido a la pobreza y la exclusión social, “sufrimiento que ha afectado a las personas, a las familias y a la misma Iglesia” y que no se debe solo a factores económicos, sino que tiene “su raíz, también, en factores morales y sociales”, advierten los obispos.

4 Puntos 

1. Algunos datos esperanzadores nos llevan a pensar que la crisis, poco a poco, se está superando; pero, hasta que no se haga efectiva en la vida de los más necesitados la mejoría que los indicadores macroeconómicos señalan, no podremos conformarnos.

2. Nos encontramos ante una sociedad envejecida como consecuencia de nuestra baja tasa de natalidad y del escandaloso número deabortosLa familia, ya afectada como tantas instituciones por una crisis cultural profunda, se ve inmersa actualmente en serias dificultades económicas que se agravan por la carencia de una política de decidido apoyo a las familias.
3. Nos resulta especialmente dolorosa la situación de paro que afecta a los jóvenes: sin trabajo, sin posibilidad de independizarse, sin recursos para crear una familia y obligados muchos de ellos a emigrar para buscarse un futuro fuera de su tierra.
4. Los inmigrantes son los pobres entre los pobres. Los inmigrantes sufren más que nadie la crisis que ellos no han provocado. En estos últimos tiempos, debido a la preocupación del momento económico que vivimos, se han recortado sus derechos. Los más pobres entre nosotros son los extranjeros sin papeles.