2 nov. 2015

EL AMOR Y TERNURA


III
Está claro que Dios se compadece
    Lo mismo que la luz ante lo oscuro.

        Aunque el hombre se esconda tras lo impuro,
             Mueve el sentir de Padre y se enaltece.


                  Océanos de amor. El alma crece
                      Rozando la razón de lo seguro.

                           Y entonces Dios, de natural maduro,

                              Trenza la luz y en el amor se mece.

                                Está claro que Dios es la figura
                                   Reclinada hacia el hombre que lo espera,
                                      Nunca soberbio, siempre con la mano

                                         Unida al corazón de la ternura
                                            Reclamada por Dios, a la manera
                                               Angelical de componente humano.


Elpidio Ruiz Herrero
3º día de la Novena de ánimas
Vilanova 31 –X -2015