12 nov. 2015

Encuentro en Santiago de Compostela y conmemoración de los 50 años de Cáritas

El presidente de la Conferencia Episcopal Española y cardenal arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez,


 fue el encargado de clausurar el ciclo de conferencias organizado por Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela con el que se conmemoraron los 50 años de la institución. Durante su intervención recordó que “los voluntarios con su trabajo testifican el Evangelio”


El encuentro celebrado en el Colegio La Salle, donde se instaló la exposición “50 Años de Servicio”, en el que participaron más de cuatrocientos agentes de Cáritas y una representación de las otras diocesanas de Galicia, comenzó con la oración inicial a cargo de Jesús García Vázquez, delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela. En sus palabras insistió en que “Jesús llamó dichosos a los empobrecidos, a los oprimidos  y excluidos, porque Dios y Él  mismo los ama de forma especial, con absoluta preferencia. No porque sean mejores, ni más éticos que otras personas, sino precisamente porque sufren la injusticia estructural sobre sí mismos”. 


En relación al trabajo de los voluntarios matizó en que se debe buscar la justicia “ofreciéndoles cuidado, ternura, esperanza para sus vidas”. Y para ello señaló que “es vital  mantener una fuerte espiritualidad, una mística profunda de ojos y oídos abiertos a la realidad, con una conciencia planetaria para no desfallecer y continuar siempre adelante, construyendo ese otro mundo posible : la hermandad humana de la que tanto nos habla Jesús”.

Para el cardenal, “Cáritas es el rosto de ayuda de la Iglesia, es el contexto cristiano del amor”

Cuando habló de los voluntarios que trabajan en la institución señaló que su trabajo lo hacen con cercanía, concienciación y entregando su amor hacía los  más desfavorecidos. “Los voluntarios que trabajan en Cáritas están testificando el Evangelio”, matizó. Insistió que estas personas, los voluntarios, hacen su trabajo libremente y con sacrificio en muchos casos, “os mueve la grandeza del amor y el servicio  hacia los pobres”. Concluyó señalando que en este trabajo de ayuda a los necesitados también desempeñan un papel importante los técnicos.