27 feb. 2016

Aprende a decir No

Aprende a decir No, a la corrupción, a la deshonestidad… 

¿Tienes valor, o te vale?   -


Digamos no sin sentir culpa, nos lo merecemos. En nuestra sociedad existe la trampa de la culpa para quienes nos atrevemos a decir que No. Por qué sentimos culpa cuando nos negamos a participar, a ceder, callar, en suma ¿por qué sentir culpa cuando se dice que No? Veamos, la culpa es un sentimiento de malestar o al menos desazón cuando transgredimos algo que de alguna manera consideramos como una norma, como algo que debe hacerse de una forma y sólo de esa. Entonces, si nos negamos a algo porque preferimos algo mejor para nosotros, ¿por qué sentir culpa? Si me niego a quedarme más tiempo en la fiesta porque debo trabajar al otro día, aunque sea una fiesta familiar no debiera sentirme mal, ¿cierto? Si de pronto, me siento incómoda en algún lugar y deseo irme, no hay por qué sentir culpa… ¿cuánto sufrimiento se habría evitado sólo diciendo que No? Aprende a decir que No "La corrupción es la polilla, la gangrena de un pueblo", dijo contundente el papa Francisco."Ningún político puede cumplir su trabajo si está chantajeado por corrupción... Si un pueblo quiere mantenerse unido, tiene que desterrarla". Pero advirtió que nadie debe pensar que dirige esas palabras a una persona concreta, sino que cada uno debe asumir que es el destinatario.

"... SOLO LE PIDO A DIOS, QUE EL DOLOR NO ME SEA INDIFERENTE, QUE LA RESACA  MUERTE NO ME ENCUENTRE, VACÍO Y SOLO SIN HABER HECHO LO SUFICIENTE..."                                                                                    LEON GIECCO