12 jun. 2016

Que el espíritu de Santa Paula acompañe nuestro camino...

 TU ME ENSEÑASTE A VOLAR 


De Alfonso López Menéndez
Canónigo del Real Sitio de Covadonga

 Hay personas a las que el mundo se les queda irremediablemente pequeño. No son muchos, pero Paula está en la lista. ¿Dificultades, cansancios, persecuciones, malentendidos, incomprensiones?  "Voluntad de Dios, tú eres mi paraíso" enseñó con su vida a sus hijas, sabiendo que dejarse vencer no estaba en sus planes... ¿La prueba? Cuando por sorpresa llegó el telegrama a todas las casas doroteas anunciando su marcha al cielo: "Generale in Paradiso", ya nada podía parar aquella "focaccia" compartida entre temores y alegrías... Paula había contagiado la semilla a muchas más mujeres dispuestas a llenar el mundo de esa luz, de plenitud, vida y libertad ¡Ella se había hecho irresistible!