26 jul. 2016

Mirar hacia adelante

“Camino en el presente aquí y ahora. Nunca he sido de hacer muchos planes. No pretendo saber el futuro. No quiero pensarme dentro de veinte años. No me importa. Quiero vivir cada día como lo que es, una sucesión de veinticuatro horas. Y así cada hora, cada minuto. En presente. Lo importante soy yo aquí y ahora. Te doy mi sí a lo que tengo y a lo que he perdido. A lo que sueño y a lo que deseo. A lo que me da rabia. A lo que me da pena. 

Te doy gracias, Jesús, por hacerme así inmortal en todo lo que anhelo. Por descubrir que en mi alma hay un pozo sin fondo, infinito. Te doy gracias por haberme dado la capacidad de reírme de la vida. Y de pintar con mis manos paisajes maravillosos. Te doy gracias porque soy capaz de colorear el gris que a veces me turba. Escribir con palabras torpes la hondura de mi alma. Te doy gracias porque despiertas en mí grandes jardines. Y me haces navegar por mares hondos que ni yo mismo sé que existen. No quiero desperdiciar ni un solo segundo llorando amargamente lo que no ha sido posible”.
Vicente Huerta.