11 nov. 2017

Necesitamos de los demás

Leemos en Aceprensa:


La obesidad es un factor de riesgo importante para la salud de la persona. Lo interesante, sin embargo, es que la soledad puede ser aun más perjudicial que llevar en sí mismo unos kilos de más, y lo demuestran las estadísticas: las personas aisladas tienen un 50% más de probabilidades de morir antes de los 70 años, en comparación con aquellas que mantienen una buena conexión social. Para los obesos, el riesgo es “solo” un 30% mayor respecto a los no obesos.


Los números parten de un informe elaborado por un equipo de expertos de varias universidades estadounidenses y publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría (AAP). Los psicólogos Julianne Holt-Lunstad, Theodore Robles y David A. Sbarra examinaron los resultados de más de 210 investigaciones con una muestra total de casi 4 millones de personas –la gran mayoría de EE.UU., pero también de Europa, Asia y Australia–, y constataron la diferencia entre los índices de mortalidad de las personas que tienen conexiones sociales y las que no.

Los autores califican el aislamiento social sin medias tintas: es una “amenaza a la salud pública”: según explican, la cuarta parte de los estadounidenses viven solos, y entre los mayores de 60, el sentimiento de soledad intensa o frecuente afecta a una proporción aun mayor, hasta del 43%, según un estudio.

Entre las causas del fenómeno, citan que el tamaño de los hogares ha decrecido desde 1985, a la vez que han subido un 10% los formados por solo una persona. La tendencia descendente en el número de personas casadas y de hijos, junto con el envejecimiento de la población, reduce las posibilidades de apoyo familiar en la tercera edad.