6 dic. 2017

ADVIENTO Y NAVIDAD



Abramos nuestro corazón a la celebración de la Natividad del Señor por el camino del Adviento.
“También José, por ser de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret en Galilea, a la ciudad de David que se llama Belén, en Judea, para empadronarse con su esposa María, que estaba en cinta y sucedió que le llegó a ella el tiempo del parto y dio a luz a su Hijo primogénito (Jesucristo), lo envolvió en pañales y la recostó en un pesebre”. (Lucas 2, 4-7)

“CREO EN JESUCRISTO SU ÚNICO HIJO,
 NUESTRO SEÑOR QUE FUE CONCEBIDO
 POR OBRA Y GRACIA DEL ESPÍRITU SANTO
 Y NACIÓ DE LA VIRGEN MARÍA”.

Creer es aceptar la voz que llama
desde lo más profundo del misterio.
Creer es superar el cautiverio
con la fuerza vital, cuando se ama.

Creer en Jesucristo es una llama
encendida a la orilla del sendero,
una antorcha, un farol, un pebetero
para llegar a Dios, que nos reclama.

Creemos en Jesús. Él nos lo pide.
Creemos que Jesús es el divino
regalo del Amor en carne humana.

Así es Jesús. El Hijo que se mide
al negro nubarrón de este camino.

El que se da en Amor. El que nos gana.

Soneto de 
ELPIDIO RUIZ HERRERO