30 sept. 2018

Octubre: MES DEL ROSARIO


Dijo la Virgen María,
Y dándole dulces besos,
Dio rosas y tomó rosas
La zarza verde en el fuego.

Corazón de piedra dura,
Quedad llorando desecho,
Que la Virgen del Rosario
Las piedras parte por medio.

(López de Vega)

“El Rosario ocupa el primer puesto entre las devociones en honor de la Virgen y sirve para progresar en la fe, la esperanza y la caridad” Pío XI




LA BIENAVENTURADA VIRGEN DEL ROSARIO

Comenzamos el mes de octubre. Mes que la piedad cristiana ha llamado desde antiguo mes del Rosario.

Su fiesta fue instituida por el Papa san Pío V el 7 de Octubre, aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la Batalla naval de Lepanto (1571), atribuida a la Madre de Dios, invocada por la oración del rosario. Los cristianos sabían que si perdían esta batalla su religión podía peligrar y por esta razón confiaron en la ayuda de Dios, a través de la intercesión de la Santísima Virgen. El Papa San Pío V pidió a los cristianos rezar el rosario por la flota. En Roma estaba el Papa despachando asuntos cuando de pronto se levantó y anunció que sabía que la flota cristiana había sido victoriosa. Ordenó el toque de campanas y una procesión. Días más tarde llegaron los mensajeros con la noticia oficial del triunfo cristiano.

La celebración de este día es una invitación para todos a meditar los misterios de Cristo, en compañía de la Virgen María, que estuvo asociada de un modo especialísimo a la encarnación, la pasión y la gloria de la resurrección del Hijo de Dios.

Desde el principio de la Iglesia, los cristianos rezan los salmos. Más tarde, en muchos de los monasterios se rezan los 150 salmos cada día. Los laicos devotos no podían rezar tanto pero querían según sus posibilidades imitar a los monjes. Ya en el siglo IX había en Irlanda la costumbre de hacer nudos en un cordel para contar, en vez de los salmos, las Ave Marías. Los misioneros de Irlanda más tarde propagaron la costumbre en Europa y hubo varios desarrollos con el tiempo.

En nuestra parroquia, la fiesta del Rosario, es una de las más antiguas. Se sabe que era la Virgen con el ajuar más rico y de hecho en la iglesia vieja compartía el retablo mayor con la Virgen de la Pastoriza. También se vestían cada una con su vestido y manto iguales, con un galón en hilo de plata, la Pastoriza sobre un manto de color rojo y la Virgen del Rosario sobre un manto verde turquesa. Con el paso de los años esta fiesta fue decayendo. Pero una prueba de la devoción que tuvo y tiene la Virgen del Rosario en nuestra parroquia es que a día de hoy no existe ni un solo día al año exceptuando el Viernes y el Sábado Santo en que no se rece el Santo Rosario.

Más tarde se empezó a llevar en procesión a la Virgen del Rosario a las Sinas y concretamente al Barrio de San Pedro. Allí se quedaba toda la noche en casa de Virginia. Incluso algún año se celebraba la Santa Misa allí, se le hacían alfombras florales y llegó a haber verbena por la noche.

Desde el año pasado estamos intentando volver a darle esplendor a esta fiesta en honor de nuestra madre del cielo. Es una fiesta muy importante puesto que la Virgen es Madre y las madres se dedican a unir a los hijos. Ella es la que nos une con el barrio de san Pedro, que es parte de nuestra parroquia.

Agradecemos la generosa colaboración de todos los vecinos que hacen posible sufragar los gastos que dicha celebración genera.

Estamos seguros de que la Virgen esta inmensamente feliz de volver un año más a su barrio y de que todos sus hijos la acompañen.

La Virgen os espera.