27 mar. 2019

MISIÓN CARITATIVA: TEMA DE PREPARACIÓN de los AGENTES PASTORALES


     
 Recibimos de Jesucristo la MISIÓN o tarea ineludible de proclamar y vivir en caridad y amor (comunión eclesial) y ejercitar la caridad con el necesitado… (“Cáritas”).


      Con la MISIÓN de ENSEÑAR Y PROCLAMAR EL EVANGELIO (=Catequesis), o la de celebrar el amor de Dios, en sus SACRAMENTOS (=Liturgia), esta también la MISIÓN CARITATIVA, que Jesucristo nos encomendó a todos: ministros, religiosos/as y laicos, momentos antes de volver al Padre. (Mateo 28, 16-21)


  • 1º DIOS ES AMOR

La Biblia es una “biblioteca de 73 libros” que recogen las experiencias y las vivencias religiosas (en relación con su Dios) del Pueblo Antiguo…
La experiencia y la vivencia más destacable es la historia de Dios en su relación con el mundo y con el hombre y la mujer. Es una bonita y estupenda historia de AMOR. Por que Dios es amor y Él nos creo a su imagen y semejanza (Génesis 1, 27).
Jesucristo es la revelación perfecta del amor divino en el ser humano, y el con su vida (palabras y obras), con su pasión, muerte, resurrección y glorificación nos mostró el divino atributo del amor de Dios.

  • EL MANDATO

      Recibimos del Hijo de Dios, Jesucristo el mandato especial del amor. Leemos y comentamos a nivel personal y en grupo: (Juan 13, 21-35).
“AMAOS UNOS A OTROS COMO YO OS HE AMADO” (Juan 13, 35)

a) CARIDAD para una COMUNIÓN ECLESIAL= Ruego por ellos para que todos sean uno como tu Padre,  en mi y yo en ti. (Juan 13, 21).
Amar a Dios en el amor y en caridad  amar a los demás por el amor de Dios es el distintivo claro y primordial del creyente y su comunidad.

El Catecismo de la Iglesia Católica (CATIC) en su número 388 dice:

388. ¿Qué es la caridad?
La caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor a Dios. Jesús hace de ella el mandamiento nuevo, la plenitud de la Ley. Ella es «el vínculo de la perfección» (Col 3, 14) y el fundamento de las demás virtudes, a las que anima, inspira y ordena: sin ella «no soy nada» y «nada me aprovecha» (1 Co13, 2-3).

MEDITAR- Explicar y comentar el contenido de este número.

Leer detenidamente la letra de esta canción y cantarla:



Aunque yo dominara las                      
lenguas arcanas                                       Si me falta el amor  (Estribillo)
y el lenguaje del cielo                             no me sirve de nada,
supiera expresar,                                     si me falta el amor
solamente sería                                       nada soy (bis)
una hueca campana,                         
si me falta el amor

Aunque yo desvelase los
 grandes misterios y mi fe 
las montañas pudiera mover 
no tendría valor, 
ni me sirve de nada, 
si me falta el amor. (Estribillo)


b) CARIDAD EVANGÉLICA Y SOCIAL.
Señor, ¿Cuándo te vimos con hambre y te alimentamos… o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte…? “En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mateo 25, 40).

Todos los miembros de la Iglesia de Jesucristo, tenemos que vivir y celebrar el mandato de “amarnos unos a otros, como Él  nos amó” formando así su comunidad eclesial: pero este amor y caridad, Jesucristo quiere que se concrete en ayudar generosamente al más necesitado, al abatido, al hambriento etc. y acompañarlo en su vida hasta que se libre de tal situación: “ES LA CÁRITAS”.

  • PARA SERVIR, ayudar y acompañar al necesitado, la Iglesia de Jesucristo organiza con fieles voluntarios LA CÁRITAS a estos niveles:


-          De IGLESIA UNIVERSAL=CÁRITAS INTERNACIONAL
-          De NACIONES (C.E.E.) = CÁRITAS NACIONAL
-          De DIOCESIS E INTERPARROQUIAL =  CÁRITAS DIOCESANA
-          De PARROQUIAS = CÁRITAS PARROQUIAL

      LA CÁRITAS PARROQUIAL

      LAS CÁRITAS PARROQUIALES no solo son convenientes sino que son necesarias.
En todas las comunidades parroquiales hay necesitados, abandonados, desposeídos… o sufridos, que esperan ser ayudados  para salir de esas situaciones. Los cristianos hemos recibido de Cristo nuestro Maestro y Señor, el mandato de ayudar y acompañar a los que sufren o tienen necesidad. Por esto es necesario formar un pequeño equipo de CÁRITAS en cada parroquia, para atender a aquellas personas que lo necesiten.
Este podría ser el cuadro organizativo básico de una Cáritas parroquial:


-          Un/ a   PRESIDENTE: El que convoca, anima, dinamiza…
-          Un/a   TESORERO: Lleva las cuentas, realiza pagos….
-          Dos o tres VOCALES: gestionan alimentos, ropa, visitas enfermos,
                                                    mayores, necesitados…

Todos pueden y deben participar activamente como un equipo comprometiéndose cada uno en lo que pueda.