6 mar. 2011

Del boletín parroquial...

Confianza en Dios para una nueva EVANGELIZACIÓN
Algunas de nuestras comunidades se sienten desalentadas y no saben que rumbo tomar, acumulan frustraciones y desánimo. El Señor nos invita a sacudirnos el miedo, la inercia, el desaliento, nos invita a recorrer caminos nuevos ya que los tiempos son exigentes, complejos, provocadores.  “Fortuna iuvat audaces” dicen los clásicos.  La fortuna tiene un rostro y un corazón, un espíritu, un aliento y es Dios para nosotros. Tenemos motivos más que suficientes para luchar por una sociedad mejor y para sacudirnos cualquier tentación de desencanto o desesperanza, a pesar de sentirnos tantas veces desengañados o impotentes.  Firmeza y fortaleza interior nos está pidiendo el Señor, y las circunstancias que nos ha tocado vivir, lo cual exige capacidad de resistencia, perseverancia, el largo plazo, no el corto y miope de nuestra cultura o de los políticos.