15 mar. 2011

Del boletín parroquial...

Confianza en Dios para una nueva EVANGELIZACIÓN


Imágenes después del terremoto de Japón
 Hay también comunidades cristianas cercanas a los excluidos, a quienes sufren, a los inmigrantes; otras cultivan y viven una sensibilidad admirable hacia los pueblos del Sur, hacia sus luchas y esperanzas y levantan su voz para defender a quienes no la tienen o teniéndola no es demasiado fuerte para hacerse oír en determinados lugares.  Son comunidades capaces de mantener viva la esperanza y generarla a su alrededor, comunidades que sintonizan con los valores que humanizan nuestra sociedad y hacen nuestro mundo más habitable.  Y quieren hacer más visible al Dios encarnado en Jesús,  como fuerza y manantial de sentido para caminar y comprometerse.  Hay hechos descorazonadores que provocan desaliento y desesperanza pero hay otros muchos que estimulan nuestra esperanza.  ¿Por qué estar atentos solo a los primeros y no dejarse empapar más bien por los segundos?  La esperanza siempre será frágil porque somos humanos y la precariedad de nuestra condición humana está siempre al acecho.
********
Esta mañana en televisión, en una conexión con Tokio, salió un músico japonés contando su vivencia en el desastre, y resultó muy conmovedor que al final de la entrevista  terminara diciendo que lo único que nos pedía a cada uno de nosotros era una oración...
Desde este blog:

"Yo soy un pobre desgraciado,
¡Dios, date prisa por mí!

Tú eres mi auxilio y mi salvador,
¡Señor, no tardes!       (Sal. 70,6)