30 nov. 2019

LA LLENA DE GRACIA

La Bienaventurada Virgen María a la que Dios eligió de entre todas las mujeres, como madre del Dios hecho hombre Jesucristo, fue preservada de toda culpa original, por singular privilegio divino. La “Llena de gracia” nos inunda con esa inmensa e infinita gracia de la SALVACIÓN:



































         Siendo del Cielo la Reina,

de la creación maravilla,
María es la más discreta,
la más humilde y sencilla.

Si contemplas en silencio
como transcurre su vida,
iras descubriendo atento
de su entrega la medida

Siempre callada y dispuesta,
siempre amable y servicial,
mientras vivía en su aldea,
era como las demás;

Más si te asomas por dentro,
al admirar su interior,
descubrirás los secretos
que guarda su corazón:

Concebida sin pecado,
de siempre por Dios amada,
por la gracia que le ha dado,
es María INMACULADA.

                                                                                                                         J. García.