26 jun. 2010

Evangelio: XIII Domingo del tiempo ordinario

Jesús nos invita a seguirlo por la senda de la renuncia
Uno que hecha mano al arado y mira atrás no es apto para el reino de Dios. (Lc 9,62)