28 jun. 2012

¡¡TU SI QUE PUEDES!!


La chiquilla estaba jugando con su hermano, que no tendría más de 3 años, empeñado en manejar su patinete de 2 ruedas, los de toda la vida, con mucha dificultad. La niña se situó a una distancia prudente del hermano y con insistencia y soniquete le arengó: ¡Venga, Javier, tú si que puedes!, ¡venga, Javier, tú si que puedes!, emulando a la audiencia de cualquier concurso televisivo, hasta que Javier se armó de valor y se impulsó con fuerza una y otra vez sobre el patín, hasta llegar a la línea de meta, fijada por la niña, y ser recibido por ésta como todo un campeón.

La escena no solo me provocó una sonrisa y elevó mi espíritu dominguero, sino que me hizo consciente de la importancia que tiene en nuestro desarrollo y éxito, a todos los niveles, contar con la presencia, ánimo y apoyo de personas que crean en nosotros: en nuestro potencial, en nuestra valía, en nuestra grandeza; percibiendo incluso lo que aún no se ve; dándonos ese empujón tan necesario cuando nos paralizan las dudas y el miedo; tendiéndonos la mano para ayudarnos a subir cuando estamos abajo; abrazándonos cuando nos sentimos solos, consolándonos ante la decepción y el fracaso y poniendo a nuestra entera disposición su presencia, conocimientos, experiencia y oreja, sin condición, solo por amor.

Y recordar la Regla de Oro: tratar al otro como queremos ser tratados.

¡Vamos, tú si que puedes!
Ana Novo

Autora del libro “Elige tu vida, ¡ahora!”