28 ago. 2013

Salvar matrimonios

Cuarenta años después de que se instaurase el divorcio exprés en Estados Unidos, varios estados están tratando de llevar la calma a los juzgados con iniciativas legislativas que establecen períodos de reflexión y con programas educativos financiados con dinero público. A finales de los años 90, Mike McManus y su mujer Harriet fundaron la organización Marriage Savers para ayudar a las parejas de novios a prepararse para el matrimonio.
 Gracias a un sistema de asesoramiento, un grupo de matrimonios con experiencia se encargó de instruir y acompañar a 288 parejas. De ellas, 58 decidieron no casarse, lo que no disgusta del todo a McManus. La mejor noticia es que de las 233 parejas que sí se casaron, solo siete se habían divorciado diez años después.
Este es uno de los cinco programas de formación –muy baratos, por cierto– que integran la estrategia “Community Marriage Policy”, creada por los McManus. Más de 10.000 pastores, sacerdotes y rabinos de EE.UU. la han puesto en marcha para sus fieles en 223 ciudades o condados. Otros cuatro programas son:

 •“Diez grandes citas”.Durante diez sábados consecutivos, los matrimonios acuden a un local parroquial para ver un vídeo de unos 20 minutos sobre cuestiones familiares. Después, cada matrimonio se va a cenar por su cuenta para comentar el vídeo.
Parte del éxito de este programa es que la parroquia organiza un servicio de guardería para los hijos, lo que permite a sus padres disfrutar de diez citas a solas.
 •El programa “Mentor Couples” convierte en formadores a quienes han superado serios problemas matrimoniales (infidelidad, bancarrota…). Estas personas llevan esperanza y consejos experimentados a otros matrimonios que están atravesando la misma situación.
 •“Marriage 911” es un programa de apoyo personal pensado para los matrimonios en que uno de los cónyuges quiere el divorcio y el otro busca la reconciliación. Durante 12 semanas, el cónyuge que está luchando por salvar su matrimonio recibe acompañamiento de otro casado de su mismo sexo.