25 ago. 2013

Y… ” ¡Allá va la despedida!”


Queridos  catequistas y amigos todos:
Y… ” ¡Allá va la despedida!” que diría el canto popular.
Como sabéis soy religioso salesiano; pues bien,  hace unos días he sido destinado a Vigo; seré el nuevo párroco de María Auxiliadora de Vigo. Después de estar trabajando en la diócesis desde el año 1980 he de partir para esta diócesis hermana.  Mentiría si no dijese que siento dejar el trabajo que tenía en Santiago; en él he puesto mucho cariño, empeño y oración… Y en él he recibido más cariño, colaboración, ánimo, correspondencia y comprensión por parte, sobre todo, de nuestro querido Arzobispo, D.  Julián, y sus vicarios, de los sacerdotes, de los catequistas, de tantos buenos amigos como he encontrado siempre en la diócesis. Ojala todo haya sido para mayor gloria de Dios y felicidad de nuestros hermanos y hermanas.

Acaban de notificarme que Don Julián ha encargado al sacerdote D. Miguel López Varela de la dirección del Secretariado de Catequesis; sé que tendrá vuestro apoyo y colaboración. Así que desde ahora le damos la bienvenida y si en algo podemos ayudarle estaremos a su disposición. No dudéis en llamarlo y en contar con él para reuniones, retiros, escuelas de catequistas...

Sería bueno continuar la “conexión-red de catequistas”;  en este momento sois 2.151 catequistas en esa red y por lo que me habéis ido diciendo ha sido un buen servicio que fue construido entre todos y que nos ayudó a crecer en la “cultura de la comunión”, que es la cultura de Dios. El equipo que hemos ido formando (Ana Vales, D. César, Luis Germán, Manuel López, Inma…) continuará y espero esté dispuesto a seguir con el “por si puede ser útil” y demás apartados. Es más, el resto de las diócesis gallegas van a intentar realizar algo semejante para ellas; ojalá pronto en todas las diócesis gallegas esté esta “red-conexión de catequistas”…  y seamos una “red-conexión de catequistas de Galicia” con apartados comunes y otros personalizados en referencia a las propias peculiaridades y necesidades diocesanas. Rezad para que dentro de poco entre todos veamos hecho realidad este objetivo. Yo estoy dispuesto colaborar en ello, empezando por la diócesis de Vigo. Y unido a esto seguid manteniendo el blog que tanto bien ha hecho (Inma lo seguirá poniendo al día con gran profesionalidad). Las Escuelas de Catequistas han de ir adelante; no se puede esperar una catequesis de calidad sin catequistas bien preparados; en este sentido es de agradecer el excelente  trabajo que están realizando Tucho y Teresa, Luis Miguel y Manuela, Don Andrés López… y todos y cada uno de los que estáis animándolas o participando en ellas.

Ha sido una delicia y suerte trabajar con Don Luis Otero, el vicario. No sólo ha sido un muy buen y cualificado compañero de trabajo, sino, sobre todo, un gran amigo y testigo de lo que es ser persona y sacerdote fiel a Cristo, a su obispo y a la diócesis. Algo semejante podría decir de María y Alicia, las secretarias de la Vicaría. Gracias.

Y gracias los que de una manera u otra habéis participado en la aventura de llevar adelante durante estos últimos años el ámbito de la catequesis en todos los lugares de la diócesis. Seguid estando unidos en nombre de Jesús; de esa forma Él estará en medio y Él será el Catequista. Su Palabra, siga siendo Palabra de Vida comida en la vida, oración y eucaristía. Seguid creciendo en “el ser”, en “el saber”, y en “el saber hacer”. María siga siendo Madre, Maestra y Auxiliadora en nuestro caminar. Y sed felices; sed felices, que ello es la primera voluntad de Dios sobre cada uno de nosotros (¡ya ahora, eh!; no lo dejéis todo para la eternidad). ¡Vivid y repartid felicidad!

Pido también perdón y disculpas si alguna vez no atendí adecuadamente a catequistas, párrocos o entidades que solicitaran mi atención. 
         
A vuestra disposición en Vigo (eugonz5@gmail.com).  San Juan Bosco en la despedida nos decía “os espero a todos en el Paraíso”. En esa confianza, espera y camino estamos todos como “peregrinos”; el Apóstol una vez más, nos invita a ser como él: amigos, testigos y peregrinos del Señor. Ánimo con el Sínodo que será importante. Un abrazo de hermano y amigo:
Eugenio González (SDB)
¡Gracias a ti Eugenio!, de todo corazón