3 dic. 2013

A MARÍA INMACULDA

 La Virgen Inmaculada con su actitud  de gozosa espera, fácilmente detectable, con el permanente espíritu de oración y penitencia que su dulce imagen desprende y el manifiesto constante de su entrega total a la divina voluntad, está marcando el camino del tiempo de adviento para los creyentes y fieles de la buena voluntad.


Habrás notado que la miel perdura
en tus panales.
Que siempre tienen flores tus macetas.
Que tus palabras resisten los rigores
del viento huracanado
Habrás sentido cálidos perfumes
al comprobar el fruto de tus sueños.

¡ Y que manojo de sonrisas blancas
habrán puesto tus manos
en búcaros de amor al alto cielo!
Elpidio Ruíz Herrero