5 abr. 2014

Discreción

La palabra "discreción" arrastra un cortejo de virtudes y de distintos valores, como la prudencia, el tacto, la mesura, el respeto, la sensibilidad. La discreción, sobre todo, va del brazo de la reserva, que a su vez tiene por consorte el pudor el sentido más amplio de la palabra. De hecho existe una intimidad personal, que ahora se llama privacidad, pero que es algo más profundo porque abarca historia secreta, interior, exclusiva, vivida por cada uno nosotros. Esta se suele guardar en el hondón del alma para siempre; pero puede ser nada como señal de confidencia absoluta otra persona con la que uno está unido por un vínculo de amor o amistad.  Precisamente por eso, violar semejante confesión es un acto impúdico, una tradición, un sacrilegio respecto a esa realidad sagrada que es precisamente el amor auténtico. Vicente Huerta