6 may. 2014

El Sínodo desde nuestra Parroquia




Somos conscientes del controvertido y quizás no por todos muy querido Sínodo Diocesano Compostelano. Por mi parte tengo claro dos cosas. La primera que un sínodo, este sínodo es una gracia de Dios y sea en un sentido o en otro, ¡hay que aprovecharla y dar gracias por ello!
La segunda es que conviene contestar a todo aquello que nos pidan las fichas de los “cuadernos preparados y que se nos envían a las parroquias para que los grupos sinodales reflexionen, aporten y propongan como actualizar y mejorar la pastoral en las parroquias de toda la diócesis compostelana.
Con todo a mí me gustaría que este sínodo comenzase a dar seria y profundamente una respuesta actual y concreta a CUATRO RETOS FUNDAMENTALES:

  
PRIMER RETO:
 EL SACERDOTE MINISTERIAL Y “LOS CONSAGRADOS”
-  ¿Qué sacerdotes necesitamos hoy?, ¿De cristiandad? ¿Misioneros y del Evangelio?...
-  Las vocaciones sacerdotales: Acción primordial y preferente de toda la Iglesia? Etc. ¡Que de verdad lo sea!
-  Las vocaciones de los Consagrados… etc. ¿cómo participan en la acción pastoral.


SEGUNDO RETO:

LOS LAICOS EN LA IGLESIA. “MUJERES Y HOMBRE NUEVOS”
-  Darles ya, de un modo claro, decidido y sin miedos paralizantes, el papel que a los laicos (sobre todo a las mujeres) les corresponde por su vocación de sacerdocio real, profetas y reyes dentro de la iglesia de Jesucristo, hoy.
-  Ofrecer y cuidar una formación apropiada, una debida actualización y un saber compartir con los sacerdotes las tareas de la Iglesia que les son propias, y, o deban hacer, por la escasez de sacerdotes.
-  ¡Miedo a qué!  ¿No son piedras vivas de la Iglesia del Señor?...


TERCER RETO:
UNA EDUCACIÓN CRISTIANA DESDE EL EVANGELIO DE LA FE, DE LA ESPERANZA Y DE  LA CARIDAD.
1º     Lograr que todas las parroquias o grupos de parroquias. tengan la nueva evangelización y nueva catequesis (“Evangelii Gaaudium” del nº 69 y ss.)
2º     Implicar en la educación de la fe, esperanza y caridad a toda la comunidad parroquial, a la familia…, y ver como relacionar a la escuela con esta ineludible tarea eclesial.

          ¡Mucha atención a las “Escuelas de formación de catequistas!
3º     Una catequesis para vivir y celebrar la fe, la esperanza y la caridad.
   Cuidar al máximo la liturgia y que la catequesis tenga su “culmen” en las celebraciones litúrgicas, sobre todo de los domingos y tiempos fuertes.


CUARTO RETO:
UNA NUEVA Y EFICAZ ATENCIÓN PASTORAL

  • Partiendo de los sacerdote disponibles, de los consagrados”, religiosas/osos y de los laicos comprometidos, constituir equipos de atención pastoral, que con una preparación adecuada (“ad hoc”) se pueda hacer frente, a una nueva distribución de atención pastoral diocesana más eficaz, permanente, evangelizadora y misionera.