24 abr. 2015

Las personas "honorables"


H
ay un tipo de “personas honorables” que no debemos imitar. Son esas personas que todos hemos conocido,  satisfechas de sí mismas son en palabras de Charles Péguy “las que carecen de defectos". No están heridas. Su piel moral, siempre intacta, les dota de un cuero y de una coraza sin defecto. No presentan en ningún lugar esa abertura que hace una herida atroz…, una cicatriz siempre mal cerrada. 

No presentan en ningún lugar esa entrada a la gracia que es esencialmente el pecado. Como no carecen de nada, nada puede dárseles. La misma caridad de Dios no venda al que no tiene heridas. "Porque un hombre estaba caído en tierra le levantó el samaritano…" Las personas honorables no son permeables a la gracia”.

Por Vicente Huerta.