22 ago. 2015

Silencio y amor


“Es bueno estar en silencio, pensando… para crecer en un amor de calidad”

El silencio interior también nos ayuda a nuestra relación con los demás porque puede ayudarnos a poner en orden muchos de nuestros pensamientos más tóxicos en relación con los demás. Si te acostumbras mentalmente a decir NO a: Pensamientos negativos, revanchistas, difamatorios, perfeccionistasTe acostumbraras a mentalmente a que fluyan en ti: Pensamientos positivos, de agradecimiento, de paz, de la parte buena de la realidad…
Porque todos tenemos la posibilidad de pensar en positivo o en negativo. Y en la mayoría de los casos los pensamientos negativos son fruto del ruido exterior, de los impulsos irreflexivos, de acciones tuyas o de los otros movidas por la  compresión o por la compulsión. Los pensamientos  positivos son generalmente fruto de  haberte regalado a ti mismo y con frecuencia tiempos de un buen silencio interior que te ayude a ver la vida y a responder a las personas pensando más en el bien de su alma que en las conductas de su cuerpo.
El hombre debe cuidar que su alma y su cuerpo convivan en perfecta  armonía. El alma del hombres el motor de su cuerpo. El alma es invisible pero si  se cultiva y se cuida se hace tanta visible como nuestro propio cuerpo.
Una persona que vive ignorando su espiritualidad, está dando la espalda a gran parte de su realidad: el mundo interior, vive fijándose en el brillo de las estrellas,  pero no es capaz de ver el orden y la causa de la luz que desprenden las estrellas. La persona que vive cuidando su espiritualidad, es capaz de cuidar su galaxia interior ya que es capaz de ver que en su intimidad personal es donde está la clave de todo un universo interior y exterior. Gracias a la libertad interior descubrirá no solo el resplandor de las estrellas sino también entenderá cual es el  por qué de la realidad de su vida y sabrá cual es el  para que  esta en esta vida.


Te invito a vivir silencios elegidos para madurar y afianzar el valor de tu intimidad personal. Invita a tus hijos y amigos a vivir silencios elegidos para que oigan la voz que le hablara de su auténtica libertad interior.