18 nov. 2015

Sentir y gustar

Cuando me acerco a la oración busco encontrarme con Dios, escucharle con atención e intentar descubrirle en mi vida. Pero muchas veces lo hago con la misma impaciencia con la que consumo actividades en mi vida. Con el tiempo controlado, y buscando resultados inmediatos. Por eso, cada vez que vengo a la oración tengo que recordarme lo importante que es saborear este tiempo. Dejar que la Palabra me vaya calando poco a poco en el corazón. Simplemente disponer mi corazón para que Dios pueda entrar en Él a su ritmo. Que en lugar de consumir palabras o reflexiones consiga“sentir y gustar internamente” aquello que Dios está intentando transmitirme. 

También la Palabra de Dios puede pasar de largo por mi vida. Quedarse en frases bonitas que duran en mi cabeza apenas unos minutos o el tiempo de una homilía. O puede ir siendo algo que vaya calando en mí y empapando poco a poco mi corazón. Palabras que degusto, que hago mías y que vivo como dichas hoy para mí. En definitiva, una ayuda para leer la realidad y mi vida desde la mirada de Dios. Una forma de encontrar palabras que hablan de lo que siento, o palabras que me abren nuevos horizontes y deseos. Un camino para encontrar palabras de Dios en mi vida.

MI PALABRA Nico Montero | 

Lo nuevo ha comenzado 
Mi palabra será como la lluvia
 que al caer desde el cielo empapa la tierra, 
la hace fecunda, la llena de vida. 

Mi palabra será como la lluvia 
mi palabra será 
como la lluvia que al caer empapa la tierra, 
la llena de vida. 
Mi palabra será como la lluvia