30 ene. 2016

Madurez emocional

Leemos en Aleteia Las características de las personas emocionalmente maduras.

1.           Saben decir adiós
La mayoría de nosotros siente mucho miedo, principalmente cuando se trata de soltar las amarras y dejar que la vida fluya. Pensar que el pasado fue mejor es muy doloroso; nos impide soltar y dejar ir. Las personas emocionalmente maduras saben que la vida es mucho mejor cuando es vivida en libertad. Entonces, dejan ir lo que no les pertenece, porque entienden que quedar sujeto al pasado impide cerrar ciclos y curar heridas emocionales.
2.           Logran mirar el pasado emocional sin dolor
Limpiar el dolor del pasado es absolutamente necesario para avanzar en el camino emocional. Las hierbas dañinas crecen rápidamente; si no limpiamos nuestro camino, no veremos lo que viene. Las personas emocionalmente maduras saben de la importancia de vivir el presente, superando y aceptando lo que pasó. Lo que sucedió ya pasó, no lo podemos cambiar. Aprende de los errores y sigue adelante.
Si perdemos el contacto con nuestro interior, no nos alejamos de él, sino que permitimos que lo negativo de nuestro pasado interfiera en nuestra vida presente. Eso es muy doloroso. “Es por ese motivo que, cuando hayamos aprendido lo suficiente sobre nuestro dolor, perderemos el miedo de mirar hacia adentro para curar nuestro pasado emocional para dar un paso más en la vida”.
3.           Tienen conciencia de lo que piensan y saben
La madurez emocional nos ayuda a entender mejor nuestros propios sentimientos y los de los demás. Las personas emocionalmente maduras se esfuerzan en escribir y pensar sobre sus opiniones o sobre cómo se sienten. “Madurar es tener cuidado con lo que se dice, respetar lo que se oye y meditar lo que se piensa”.
4.           No se quejan de nada
Dejar de quejarse es la mejor manera de promover los cambios. Las quejas pueden encerrarnos en laberintos sin salida. Las personas emocionalmente maduras han aprendido que somos lo que pensamos. Si actúas más y te quejas menos, significa que estás creciendo emocionalmente.
5.              Logran ser empáticos, sin dejarse influenciar por las emociones ajenas
Las personas emocionalmente maduras tienen respeto por sí mismas y los demás. Tienen la habilidad de relacionarse de la mejor forma posible con los demás; saben oír, hablar e intercambiar información. Han aprendido a mirar de forma generosa al otro; todos tenemos valores diferentes, pero queremos ser aceptados y felices.