22 abr. 2017

El mapa del sufrimiento



Leemos en Almudí:

Sólo se informa de lo que nos “interesa” y lo demás, aunque suceda, no existe
El mapa no puede ser más claro, lo que se nos enseña no es lo que hay, sino lo que nos interesa, simplemente eso.

Segundo post de pruebas recuperado de TecOb para probar el sistema de La Cartoteca

Cuando se ven las noticias en la televisión o se lee el periódico, nuestra manía filtradora de información, como buenos occidentales, “deforma” el espacio de una manera muy clara pero imperceptible. Me explico. Sólo se informa de lo que nos “interesa” y lo demás, aunque suceda, no existe, nos importa tres pepinos. He estado revisando las referencias a noticias que se hacen, por ejemplo, en buzztracker y la conclusión es muy clara.

He montado un pequeño mapa señalando las áreas del planeta más “publicitadas” en los medios de comunicación en las últimas semanas, aunque bien podría haber sido así desde hace décadas. Como puede verse, prácticamente el hemisferio sur no existe. Estados Unidos y Europa marcan el ritmo y, cómo no, sólo aparecen como “graves” aquellos conflictos que nos tocan de lleno el bolsillo, léase Oriente Próximo y Medio o Corea.

Pero, ¿cómo será el mundo realmente? Difícil saberlo con tales “filtros”. Pero si se piensa un poco, se puede cocinar un mapa muy diferente. Para esta receta he improvisado un poco y seguramente se me haya quedado algo olvidado que sea importante. Se trata de montar un mapa del mundo que utilizaría un noticiario “real”, esto es, aquel preocupado por lo que preocupa a millones de personas en el mundo, que las hace sufrir y que en realidad, para nosotros, no “existen” porque no aparecen nunca en los medios.


Lo que me ha salido es algo como lo que muestro en el segundo mapa. África es un verdadero agujero negro, a la vuelta de la esquina, pero olvidado. Entre la pandemia del Sida, las hambrunas y los conflictos de Angola, Congo, Zaire, Eritrea, Liberia, Nigeria, Ruanda, Sierra Leona, Somalia o Sudan… sería como para llenar más de la mitad de los periódicos diariamente. ¿Y qué decir de otros conflictos olvidados? El mapa no puede ser más claro, lo que se nos enseña no es lo que hay, sino lo que nos interesa, simplemente eso.