26 may. 2017

Al fin y al cabo somos


En recuerdo cariñoso a la Madre Esperanza, (Religiosa Dorotea de nuestra parroquia)
que nos dejó ayer, y que pasó por nuestras vidas de puntillas, 
sin hacer mucho ruido y haciendo el bien..., que no es poco.


Al fin y al cabo somos
la materia deseada de la aurora,

la ventana que sube cada día
la escala de luz después del sueño,

el místico paisaje de la senda
que levanta el amor en cada paso,

el hilo de la tarde que ante el viento
tiembla débil y aguanta el oleaje.



Elpidio Ruiz Herrero
De su libro "Esta esperanza"