22 may. 2017

María, Madre en la Ascensión


Estamos ya en el mes que la piedad católica – cristiana mira de un modo especial a la Virgen María para intensificar su cariño, devoción y admiración a la Madre por excelencia.

En el mes de mayo, también de este año dos mil diecisiete, la veteranísima Asociación parroquial Hijas de María quieren ofrecer su tradición y servicios religiosos para seguir manteniendo viva la devoción Mariana de esta comunidad.



La Virgen Madre cuando buscaban al Hijo en el Templo de Jerusalén y lo encontraron sentado en medio de los maestros escuchándolos y haciéndoles preguntas… le dijo: “Hijo, ¿Por qué nos has tratado así? Tu padre y yo te buscábamos angustiados”. El les contestó: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre? Pero ellos no comprendieron lo que les dijo. (Lucas 2, 46 -50)






Todos los días, a partir del 1 de mayo, lunes, y hasta el 31 de mayo, miércoles en que celebraremos “La Visitación de la Bienaventurada Virgen María”  meditaremos de un modo especial y con mayor solemnidad los misterios de nuestra fe cristiana acompañados con María en sus 10 avemarías y una brevísima reflexión de las flores virtuales de la “llena de gracia”.

 A partir del Jueves 25 realizaremos un Triduo Solemne con homilía a cargo de un sacerdote que nos presida las Eucaristías del Triduo y la Misa-Eucaristía solemne del domingo 28 a la Virgen Inmaculada en la Ascensión del Señor.



En el mismo Evangelio de San Lucas 24, 49-51 se proclama: “Mirad yo voy a enviar sobre vosotros la promesa de mi Padre; vosotros por vuestra parte, quedaos en la ciudad hasta que os revistáis de la fuerza que viene de lo alto”, y los sacó hasta cerca de Betania y, levantando sus manos, los bendijo. Y mientras los bendecía, se separó de ellos, y fue llevado hacia el cielo”.



Aunque Lucas no hace ninguna singular referencia a la Virgen María es de suponer que ella estaría también en el grupo que Cristo “sacó hasta cerca de Betania” para realizar su Ascensión o vuelta al Padre. Bonita coincidencia, pues, de la fiesta a la Virgen del mes de mayo en la Ascensión.