20 may. 2017

Evangelio día 21: Domingo VI de Pascua


Evangelio según San Juan (Jn 14, 15-21):



 En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos; y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros. No os dejaré huérfanos: volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros sí me veréis, porque yo vivo y también vosotros viviréis. Aquel día comprenderéis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él».
Para colorear





Del Comentario de Jaume Gasulla.
No os dejaré huérfanos
           Nunca la huida. Nunca el abandono. Nunca el postizo o la mentira. En los tiempos del Resucitado lo que nos ofrece es el Espíritu de la verdad que nos ayudará a vivir la verdad del Maestro, tejida en íntima comunión con el Padre. Una comunión que se derrocha hasta el punto de inundarnos por completo y hasta el punto de absorbernos por completo: “Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros”.
            Es tiempo de amar, de manifestar que hemos renacido a la vida de la Verdad, de la Luz, de la Fuerza que puede romper todas aquellas ataduras que amenaza el desamor. Es tiempo de vivir en Él. Es tiempo de encuentro, con Dios y con los hermanos. Es tiempo de esa verdad y esa fuerza que fluyen imparables cuando miramos al pobre a los ojos y nos atrevemos a llorar sus lágrimas. Es tiempo de promesas cumplidas: “Yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros.”