3 feb. 2019

¡ME INTERESA!



    Nuestro Señor Arzobispo nos propone por medio de su equipo de Pastoral Diocesana, que se haga en nuestras comunidades parroquiales , para este curso, una tarea permanente de acción evangelizadora y de vivencia cristiana, mejorando en la fe, la esperanza y en la caridad todos y cada uno de los miembros de nuestras comunidades parroquiales.

     El tema propuesto a tal fin es el de presentar y reflexionar sobre “LA SANTIFICACIÓN” de los fieles creyentes de todas las comunidades parroquiales. LA SANTIFICACIÓN supone y exige tomar conciencia de que esta nos viene por los Sacramentos. Los Sacramentos (de SACRA = cosa sagrada y MENTUM = medios) son los medios sagrados a través de los cuales nos llegan las gracias divinas para facilitarnos a todos la Santificación persona y en consecuencia a la comunidad como tal.


       En este boletín y con este tema abrimos una serie de reflexiones ordenadas y continuadas a lo largo de todo el curso sobre los sacramentos de la Iglesia.
El Catecismo de la Iglesia Católica en su número 250

250. ¿Cómo se distinguen los sacramentos de la Iglesia?

    Los sacramentos de la Iglesia se distinguen en sacramentos de la iniciación cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía); sacramentos de la curación (Penitencia y Unción de los enfermos); y sacramentos al servicio de la comunión y de la misión (Orden y Matrimonio). Todos corresponden a momentos importantes de la vida cristiana, y están ordenados a la Eucaristía «como a su fin específico» (Santo Tomás de Aquino).


Breve comentario:

      “Todos los Sacramentos corresponden a momentos importantes de la vida cristiana:

     Así uno de los momentos importantes de la vida cristiana es asentar los fundamentos de esa vida cristiana en cada uno de nosotros. Nacemos e iniciamos ya la vida “abriéndonos a todo y a todos”. Para este inicio de la vida, nuestro Dios por medio de Jesucristo su Hijo y la gracia del Espíritu Santo, nos dio LOS SACRAMENTOS  de la iniciación cristiana: Por el Bautismo renacemos  a una nueva vida en Dios Padre, por la Confirmación se nos fortalece y por la Eucaristía –Comunión se nos alimenta en esa vida.

Valoremos, meditemos y agradezcamos los sacramentos que hemos recibido como fundamento de nuestra vida cristiana. 

(continuará)...