12 jun. 2019

Dios es gratis, sólo te pide una cosa a cambio...



Ensanchar el corazón



La vida cristiana es “una vida de gratuidad”. En el evangelio del día, el Señor va al centro de la salvación: “Lo que han recibido gratis, denlo gratis”. La salvación “no se compra”, “se nos da gratuitamente”, recuerda el Papa, subrayando que Dios, de hecho, “nos salva gratis”, “no nos hace pagar”. Y como Dios hizo con nosotros, así “nosotros debemos hacer con los demás”. Y esta gratuidad de Dios “es una de las cosas más bellas”.
Sepan que el Señor está lleno de dones para darnos. Solo nos pide una cosa: que nuestro corazón se abra. Cuando decimos “Padre nuestro” y rezamos, abrimos el corazón, para que venga esta gratuidad. No hay relación con Dios fuera de la gratuidad. A veces cuando necesitamos algo espiritual o una gracia, decimos: “Ahora haré un ayuno, una penitencia, una novena …”. Bien, pero estén atentos: esto no es para “pagar “la gracia, para “comprar” la gracia; esto es para ensanchar el corazón para que la gracia venga. La gracia es gratuita.
Todos los bienes de Dios son gratuitos, prosigue el Papa Francisco, advirtiendo que el problema es que “el corazón se haga pequeño, se cierre” y no sea capaz de recibir “tanto amor gratuito”. No hay que mercadear con Dios, recuerda el Papa, “con Dios no se negocia”.

Dar gratuitamente

Después hay una invitación a dar gratuitamente. Y esto, subraya el Papa, es especialmente “para nosotros pastores de la Iglesia”, “para no vender la gracia”. “Hace mucho daño”, dice, cuando hay pastores ”que hacen negocio con la gracia de Dios: “hago esto, pero cuesta esto, esto tanto…”. La gracia del Señor es gratuita y “tu – dice – debes darla gratuitamente”.

En nuestra vida espiritual tenemos siempre el peligro de deslizarnos hacia el pago, siempre, incluso hablando con el Señor, como si quisiéramos darle una comisión al Señor. ¡No! ¡La cosa no funciona así! No va por ese camino. “Señor, si tu haces esto, yo te daré esto”, no. Yo hago esta promesa, pero esto me ensancha el corazón para recibir lo que está allí, gratis para nosotros. Esta relación de gratuidad con Dios es lo que nos ayudará después a tenerla con los demás, tanto en el testimonio como en el servicio cristiano, como en la vida pastoral para quienes son pastores del pueblo de Dios. Haciendo camino. La vida cristiana es caminar. Predicar, servir, no “servirse de”. Servir y dar gratis lo que gratis han recibido. Que nuestra vida de santidad sea este ensanchar el corazón, porque la gratuidad de Dios, las gracias de Dios que están allí, gratis, y que Él quiere darnos, puedan llegar a nuestro corazón.