11 feb. 2020

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES; JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO




MARTES 11 DE FEBRERO



Y llegó el 25 de Marzo de 1858, festividad de la anunciación. Se aparece de nuevo la Señora, y ante la reiterativa insistencia de Bernadette: ¿Quién soy vos?, la Señora sonríe y contesta: Yo soy la Inmaculada Concepción.

            El Beato Papa Pio IX había declarado dogma de fe la inmaculada Concepción de María el 8 de Diciembre de 1854. Pero aquella pequeña muchacha analfabeta ni se había enterado de la definición dogmatica, y por eso no sabía lo que significaban aquellas palabras de la Señora. Se fue corriendo hacia la casa rectoral y le repitió la Sr. Cura Párroco aquellas oscuras palabras, que gravó en su mente al repetirlas asiduamente para no olvidarlas.

            El sacerdote las relacionó con la declaración dogmatica de la Inmaculada Concepción de Santa María, que había tenido lugar hacía poco más de tres años. ¡Imposible que Bernadette hubiera inventado aquellas palabras! El párroco comienza a ponerse ahora al lado de la vidente, y será quién la defienda ante el obispo y ante las autoridades civiles para iniciar la construcción de una capilla. Aquella enigmática auto definición de la Señora es la palabra más importante de todas las apariciones de Lourdes y la que luego figuraría en la corona de la imagen de la gruta.

            La Iglesia tardaría en reconocer la sobrenaturalidad de las apariciones, y las autoridades civiles continuarían sus pesquisas, atentas, sobre todo, a cuestiones de orden publico. Pero Lourdes era y sería ya, para siempre, un lugar de peregrinaciones, de oración, de penitencia y de presencia sobre todo de enfermos al encuentro de Dios por medio de María.
            Por eso este día fue declarado por la Iglesia con la jornada mundial de los enfermos.