9 abr. 2020

Dame tu fuerza



Padre, haz que mis ojos
vean lo que Tú ves.
Haz que mis oídos oigan
el estruendo de tu voz
en las ondas de lo creado.

Haz que mi hablar sea
un baño de palabras de néctar que
se viertan sobre gente que está presa de amargura.

Haz que mis labios sólo canten
los cantos de tu amor y tu alegría.

Padre amado,
realiza por medio de mí la obra de la verdad.
Ten mis manos ocupadas en servir a todas las personas.
Haz que mi voz esparza de continuo
semillas de amor para Ti
en esta tierra en que la gente te busca.

Haz que mis pies avancen siempre
por el camino de la justicia.
Guíame de mi ignorancia a tu luz.

Padre, mueve mi corazón y hazme sentir
simpatía por todas las criaturas vivientes.
Que tu Palabra sea el Maestro de la mía.

Piensa con mis pensamientos,
porque mis pensamientos son tus pensamientos,
mi mano es tu mano,
mis pies son tus pies,
mi vida es tu fuerza
para luchar por la justicia, social y personal.

 P. Yoganada