17 may. 2013

Los mitos de la financiación de la Iglesia...

Interesante artículo en "Forum Libertas"

Lo que el Estado aporta por plaza es inferior al coste real de la plaza si fuera de escuela pública, con lo que el resto se lo ahorra. Además, la aportación no es por ser un colegio católico, sino por cumplir con los requisitos para recibir el concierto del Estado como cualquier colegio de otras ideologías o tendencias.

Otro tanto sucede con los hospitales, donde el Estado se ahorra más de 5.600 millones; o los ambulatorios, dispensarios, asilos y otros centros de atención social o sanitaria, con un ahorro de más de 4.200 millones de euros.

Los centros de reeducación para marginados sociales, ex prostitutas, ex presidiarios o ex toxicómanos suponen ahorrar otros casi 190 millones; y los orfanatos, más de 98. Al mismo tiempo, Cáritas, Manos Unidas y el Domund ahorran al Estado casi otros 230 millones de euros.

A todo esto habría que sumar que casi la totalidad de las personas que trabajan o colaboran con Cáritas o Manos Unidas, entre otras organizaciones de Iglesia que trabajan para ayudar a los más desfavorecidos, son voluntarios que no cobran nada a cambio del trabajo que realizan para ayudar a los demás.

En ese sentido, cabe preguntarse en cuánto habría que cuantificar su trabajo, que también se ahorra el Estado. Asimismo, hay que valorar también que la Iglesia católica cubre el 80% del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio histórico-artístico español.