24 ene. 2016

Retos actuales de la familia

El ser humano ha sido diseñado para vivir en familia. Es algo que percibimos desde la niñez cuando formamos parte de un hogar con papá y mamá. En ella comenzamos a tener nuestro espacio y nuestras responsabilidades. Luego, cuando somos adultos, muchos de nosotros empezamos a construir una familia con la persona adecuada. Ya lo decía el Papa Francisco en el inicio del más reciente Sínodo de las Familias: “Éste es el sueño de Dios para su criatura predilecta: verla realizada en la unión de amor entre hombre y mujer; feliz en el camino común, fecunda en la donación recíproca”.
A pesar del pedido del Papa, hoy vivimos en un tiempo durísimo para la institución familiar. Es común encontrarnos con hogares divididos: niños que crecen con muchas heridas, sin un amor sólido y consistente. Incluso también encontramos familias “bien constituidas” pero que viven un fuerte individualismo, con padres enfocados casi exclusivamente en sutrabajo, en sus gustos y desenfocados de la preocupación y el cuidado de los suyos. Tristemente estas actitudes van minando sueños, distorsionando anhelos y menguando la posibilidad de que nuestros futuros adultos tengan una idea verdadera de cómo construir lo que será su propia familia.
El video presentado en este post, Un llamado a la batalla, es un cortometraje realizado por la Arquidiócesis de Phoenix que trata sobre la “crisis de la masculinidad” y nos presenta una aproximación a la realidad actual de la familia desde la perspectiva del hombre, dando luces sobre cuál debe ser su rol y las acciones que está llamado a tomar para defender y proteger lo suyo.