22 mar. 2017

¿Te sentarías en la silla de atrás?


Aquella famosa diferencia entre jefe y líder es absoluta en esta foto.  El jefe siempre saca pecho poniéndose al frente para que todos lo vean y le obedezcan, pero el líder sabe cuándo irse a sentar atrás, no estorba, acompaña, facilita el camino para que los demás logren sus propósitos; el líder es capaz de invisibilizarse en el momento oportuno, para que sus compañeros crezcan y se enfoquen en lo verdaderamente importante.  El líder no teme perder su puesto, porque sabe que muy por encima de “su puesto” se trata de ayudarle a los demás a que encuentren su camino.
El admirable Francisco está de espaldas en la foto.  El sabe que muchos lo quieren ver de frente, pero en este instante tan íntimo él prefiere quedar de espaldas a los fotógrafos y darle la cara a ese Dios de todos, Amor para el jardinero y Amor para el Papa, ese Dios que no diferencia el abrazo ni da más por uno o por otro, ambos son pecadores y ambos lo necesitan.
¿Cuántos jefes tendrán la capacidad de irse a sentar a esa silla atrás? ¿Cuándo las madres y padres tendremos que “celebrar” esa ceremonia llamada vida con nuestros hijos, y en un momento oportuno irnos a sentar atrás para que ellos queden de frente a su misión?  ¿Cuántos le podremos dar la espalda a los aplausos, la bulla de los “clicks”, los elogios para darle la cara, en un momento íntimo a esa oración profunda que le hace nuestro corazón desnudo de orgullo a un Dios que desea con fervor escucharnos?

El Papa se me queda grabado en esta foto, y yo espero que hoy esta inyección me sirva para ubicarme el resto de mi vida.