6 mar. 2019

El agua es clave, y su futuro depende de una votación europea. Participa hasta el 12 de marzo.




El agua es un bien imprescindible para la vida. Todos la necesitamos, pero sin ríos, lagos y acuíferos en buen estado, no habrá agua. Lamentablemente vamos por mal camino, el 60% de los ríos y acuíferos europeos se encuentran en un mal estado.


A pesar de esta preocupante realidad, algunos Estados miembros de la Unión Europea buscan rebajar la protección del agua. ¿Cómos lo van a hacer? Modificando la ley Europea que vela por ella: La Directiva Marco de Agua (conocida como DMA) 

De acuerdo a los últimos datos, el 60% de los ríos, lagos y humedales no están en buen estado. Durante generaciones, hemos destruido y contaminado estas fuentes de agua, además de haber hecho uso del agua de manera irresponsable.
Si seguimos por este camino, todo lo que nos rodea, desde las pequeñas cosas diarias hasta el mantenimiento de industrias enteras se verá afectado. Además, afectará a incontables especies que necesitan de estos ecosistemas para sobrevivir.



Todos somos responsables, pero nuestros gobiernos están permitiendo que los ríos, lagos y humedales sean explotados de una manera que causa daños permanentes. Por ejemplo, las represas y otras infraestructuras (como las hidroenergéticas, las de defensa contra las inundaciones o de navegación) cortan el flujo de los ríos e impiden que las especies se reproduzcan. Mientras, la agricultura insostenible contamina y malgasta mucha agua. 
A través de la normativa europea del agua (la DMA), los gobiernos acordaron poner fin a esta destrucción, sin embargo, no han cumplido con sus promesas. Y para empeorar las cosas, ahora quieren debilitar esta legislación.

ACTÚA AHORA: Dile a la Comisión Europea que proteja la ley. 



No es posible dar marcha atrás en este deterioro sin una legislación fuerte.

En Europa, tenemos una rigurosa legislación que protege nuestros ríos, lagos, humedales, arroyos, aguas costeras y subterráneas, la Directiva Europea Marco del Agua. Esta normativa garantiza que las aguas que no estén en buen estado sean recuperadas y protegidas para el 2027, como muy tarde.