1 jun. 2020

Cristo, te amo



Cristo, te amo
no porque bajaste de una estrella
sino porque me descubriste
que el hombre tiene sangre,
lágrimas, congojas...
¡llaves, herramientas!
para abrir las puertas cerradas de la luz.
Sí... Tú nos enseñaste que el hombre es Dios...
un pobre Dios crucificado como Tú.

Y aquel que está a tu izquierda en el Gólgota,
el mal ladrón...
¡también es un Dios!

Fray Luis de León