26 abr. 2019

XTANTOS 2019



La labor de la Iglesia humaniza el mundo, con tu ayuda.
Marca la X de la Iglesia en tu declaración.
Juntos X un mundo mejor.

Evangelio día 28: Domingo II de Pascua

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-31):

Comulgar es tocar el costado de Cristo
Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos.
Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.
Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados! quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás: «¡Señor Mío y Dios Mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo tengáis vida en su nombre.
Palabra del Señor
Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Jn (20,19-31)


DE LA DUDA A LA FE

El hombre moderno ha aprendido a dudar. Es propio del espíritu de nuestros tiempos cuestionarlo todo para progresar en conocimiento científico. En este clima la fe queda con frecuencia desacreditada. El ser humano va caminando por la vida lleno de incertidumbres y dudas.
Por eso, sintonizamos sin dificultad con la reacción de Tomás, cuando los otros discípulos le comunican que, estando él ausente, han tenido una experiencia sorprendente: «Hemos visto al Señor». Tomás podría ser un hombre de nuestros días. Su respuesta es clara: «Si no lo veo… no lo creo».
Su actitud es comprensible. Tomás no dice que sus compañeros están mintiendo o que están engañados. Solo afirma que su testimonio no le basta para adherirse a su fe. Él necesita vivir su propia experiencia. Y Jesús no se lo reprochará en ningún momento.
Tomás ha podido expresar sus dudas dentro del grupo de discípulos. Al parecer, no se han escandalizado. No lo han echado fuera del grupo. Tampoco ellos han creído a las mujeres cuando les han anunciado que han visto a Jesús resucitado. El episodio de Tomás deja entrever el largo camino que tuvieron que recorrer en el pequeño grupo de discípulos hasta llegar a la fe en Cristo resucitado.
Las comunidades cristianas deberían ser en nuestros días un espacio de diálogo donde pudiéramos compartir honestamente las dudas, los interrogantes y búsquedas de los creyentes de hoy. No todos vivimos en nuestro interior la misma experiencia. Para crecer en la fe necesitamos el estímulo y el diálogo con otros que comparten nuestra misma inquietud.
Para coloear
Pero nada puede remplazar a la experiencia de un contacto personal con Cristo en lo hondo de la propia conciencia. Según el relato evangélico, a los ocho días se presenta de nuevo Jesús. Le muestra sus heridas.
No son «pruebas» de la resurrección, sino «signos» de su amor y entrega hasta la muerte. Por eso, le invita a profundizar en sus dudas con confianza: «No seas incrédulo, sino creyente». Tomas renuncia a verificar nada. Ya no siente necesidad de pruebas. Solo sabe que Jesús lo ama y le invita a confiar: «Señor mío y Dios mío».
Un día los cristianos descubriremos que muchas de nuestras dudas, vividas de manera sana, sin perder el contacto con Jesús y la comunidad, nos pueden rescatar de una fe superficial que se contenta con repetir fórmulas, y estimularnos a crecer en amor y en confianza en Jesús, ese Misterio de Dios que constituye el núcleo de nuestra fe.

PASCUA 2019



Un misionero vivía desde hace muchísimos años
la misión, y había llegado a establecer una bellísima 
relación con un hombre anciano,
era estupendo para ambos intercambiar
sus experiencias de fe, tan diversas pero tan semejantes.
Un día el misionero llegó a hablar de la Resurrección…
¿Cómo explicar a su amigo el misterio
de la Resurrección de Jesús?
Era fácil hablarle de la vida de Jesús,
del bien que había hecho…
¿Pero, cómo explicarle la Resurrección?
Probó y volvió a probar, buscó ejemplos, metáforas…
pero su gran amigo no conseguía comprender tal asombroso misterio.
Hasta que un día el anciano dijo a su amigo misionero
“Desde hace muchos días te esfuerzas
por explicarme lo que yo no puedo comprender,
creo que solo hay un modo de que yo pueda comprender:
muéstrame tu resurrección

…que el Señor nos conceda la gracia
De dejar resplandecer Su Vida en nosotros…
Este es nuestro deseo
Para una verdadera Pascua de Resurrección

20 abr. 2019

PASCUA DE RESURRECCIÖN



PASCUA DE RESURRECCIÓN

Noche  encendida. Noche iluminada
por el Sol que nace del sepulcro,
cuando deja la muerte y se hace pulcro
el bello resplandor de madrugada.

Noche encendida. Noche de los vientos
limpiadores que vemos en las cumbres,
cuando sale Jesús de entre las lumbres
con divinos, triunfales movimientos.

Todo es Victoria y Luz. Todos vencimos,
porque  las sombras se hacen transparentes,
cuando la piedra se abre de costado.

La Pascua del Señor y sus racimos.
El triunfo de la Vidas y sus nutrientes,
 cuando vemos a Dios resucitado.

¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!

Elpidio Ruiz Herrero – 
Vilanova de Arousa 

Evangelio día 21: Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor


Evangelio según San Juan 20, 1-9.

Desde la Cruz Resucitarán
El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.
Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: "Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto".Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo,y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.


Del comentario de Jose A. Pagola

¿DÓNDE BUSCAR AL QUE VIVE?
Si queremos encontrarnos con Cristo resucitado, lleno de vida y de fuerza creadora,
lo hemos de buscar, no en una religión muerta, reducida al cumplimiento y la
observancia externa de leyes y normas, sino allí donde se vive según el Espíritu
de Jesús, acogido con fe,con amor y con responsabilidad por sus seguidores.
Lo hemos de buscar, no entre cristianos divididos y enfrentados en luchas estériles,
vacías de amor a Jesús y de pasión por el Evangelio, sino allí donde vamos constru-
yendo comunidades que ponen a Cristo en su centro porque, saben que «donde están
reunidos dos o tres en su nombre, allí está Él».
Al que vive no lo encontraremos en una fe estancada y rutinaria, gastada por toda
clase de tópicos y fórmulas vacías de experiencia, sino buscando una calidad nueva
en nuestra relación con él y en nuestra identificación con su proyecto. Un Jesús
apagado e inerte, que no enamora ni seduce, que no toca los corazones ni contagia
su libertad, es un "Jesús muerto". No es el Cristo vivo, resucitado por el Padre.No es
el que vive y hace vivir.
José Antonio Pagola

Cruz fiel, árbol único en nobleza

Oh Cruz fiel, árbol único en nobleza!
Jamás el bosque dió mejor tributo
en hoja, en flor y en fruto.
¡Dulces clavos! ¡Dulce árbol donde la Vida empieza
con un peso tan dulce en su corteza!

Cantemos la nobleza de esta guerra,
el triunfo de la sangre y del madero;
y un Redentor, que en trance de Cordero,
sacrificado en cruz, salvó la tierra.

Dolido mi Señor por el fracaso 
de Adán, que mordió muerte en la manzana,
otro árbol señaló, de flor humana,
que reparase el daño paso a paso.

Y así dijo el Señor: "¡Vuelva la Vida,
y que el Amor redima la condena!"
La gracia está en el fondo de la pena,
y la salud naciendo de la herida.


http://ideasparaorar.blogspot.com/

17 abr. 2019

SEMANA SANTA Y TRIDUO PASCUAL


·       Jueves Santo en la Cena del Señor, 18 de Abril

 9:00 h  Apertura del Templo para recoger las ofrendas al Santísimo.

8:00 tarde, Eucaristía Solemne del                Jueves Santo en la Cena del Señor.  
       Rito del lavatorio de los pies.

 A continuación:  Hora Santa ante el                          monumento del Santísimo y                  procesión del “Discípulo    Amado”del  Señor, (San Juan  Evangelista).

 Nota:    Solemniza la Eucaristía la                      coral “Voces Amigas” de                        Villagarcía de Arosa.


·       Viernes Santo, de la Pasión del Señor, 19 Abril

 7:30 h apertura del Templo para visitar al Santísimo.

 10:30 h  Vía–Crucis  Solemne (dirigida por los confirmandos 
                                                                de la Parroquia) 


                                                                                                                                
  7:00 tarde: Celebración del Viernes Santo en la Pasión del                                     Señor y adoración de la Santa Cruz.



  8´00 tarde: Rito del Desenclavo y procesión del Santo Entierro.

·       Sábado Santo de la sepultura del Señor 
                             20 de Abril .       
8:00 h. Tradicional  procesión  “Dos Caladiños” para solidarizarnos con el mundo de los maltratados, abandonados y de los que sufren o son condenados injustamente.
              Visita de Monumentos.

10:30 h. Solemne Vigilia Pascual y fiesta de la Comunidad con el ágape de confraternidad en el atrio del Templo.             Actuará la coral  “VOCES AMIGAS”.

·      Domingo 21 de Abril

Comenzamos las celebraciones de la Pascua del Señor, con las que reviviremos la resurrección de Cristo que nos hace hombres y mujeres nuevos.

12:00 h.     Eucaristía  solemne de                       la  Pascua con Bautizos                     comunitarios. Comenzaremos la octava  solemne de  Pascua, del Domingo día 22 al Domingo día 28.
  •  Sábado 27 de Abril.

20.00 h.  Misa solemne a la Divina Misericordia del Señor Resucitado.

*   Domingo 28 de Abril.
     Domingo “in albis” y de la Divina Misericordia.

   12:00 h. Eucaristía solemne y                          bautizos pascuales.

“¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?
 No está aquí”...  ¡¡HA RESUCITADO!!


Colaboran: Parroquia –Excmo. Ayuntamiento.

Arte, cultura y el alma de un pueblo

Por  Álvaro Lobo, SJ.




El 15 de abril,  contemplamos atónitos cómo ardía Notre Dame de París. Como si el corazón de la Ciudad de la Luz se parase de pronto. Símbolo de la tradición, el arte y la cultura europea. Un icono que gracias al cine y a la literatura ha impregnado la historia de millones de vidas con imágenes y bonitos recuerdos. Testigo de guerras, papas, reyes y revoluciones. Una obra de arte capaz de emocionar por su belleza –pero de esas que parece que tienen vida propia– y cuyas piedras han sido admiradas por pueblos y generaciones durante siglos.
Detrás de la perfecta simetría, las gárgolas o la luminosidad del gótico más puro hay algo más que no se puede ver a simple vista: el alma de un pueblo. Es el nexo entre personas. Es la construcción de algo grande. Por y para todos. Da igual la época, la condición social o incluso la ideología: todos la hicieron suya. Es el fruto de tanta gente que un día apostó por un proyecto grandioso que hablase de Dios en una época donde era complicado llegar a viejo y que el tiempo trató de enriquecer hasta hoy.
Las catedrales destacan no solo por su altura, también por su localización en el corazón de cada ciudad. Nos recuerdan que el origen de nuestras culturas pasa en parte por el deseo de construir el Reino de Dios. Quizás desde estos cimientos se puede comenzar a reconstruir. El ingenio, la creatividad y el esfuerzo al servicio de los demás. Una casa de todos. Recuperar el espíritu de un proyecto que apunta hacia algo más. Los edificios y las obras de arte son expresión de lo que las personas llevamos dentro. Ojalá esto sirva para hacer que el pueblo de París, de Francia y, por qué no, todos los cristianos respondamos a la llamada de trabajar juntos para construir nuevas catedrales en el siglo XXI, sean o no de piedra. Esperemos que el alma de París vuelva a latir de nuevo.

12 abr. 2019

¿Qué es la Unción de los enfermos?


UNCIÓN DE LOS ENFERMOS, sábado día 13 de abril 

 19:30  Rosario y a continuación Eucaristía  con la Unción Comunitaria de Enfermos.






 La Unción de enfermos es el sacramento por el que Jesús, que sanó a tantos dolientes, se acerca hoy a los más necesitados de su fuerza y de su ayuda. Los enfermos son los que llevan la cruz más grande de la Iglesia, y, si la llevan con amor, son su fuerza más impresionante.