30 jun. 2016

Trabajar con alegría

Tengo la impresión de que cada vez hay más gente descontenta en su trabajo. Decía el médico francés Victor Pauchet que “el trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento”. Estoy totalmente de acuerdo.

Si el salario es justo, y las condiciones de trabajo son buenas, el trabajo se hace a gusto y es más rentable. No hay trabajo mejor que el que procede de un trabajador contento.


En cualquier campo de la vida humana el rendimiento está directamente relacionado con la satisfacción en el trabajo. La alegría es siempre fuente de cosas buenas mientras que el descontento repercute muy negativamente en el actuar humano.


29 jun. 2016

Testimonios de nuestras catequistas colaboradoras en la parroquia

Una catequesis que parte de lo que la Iglesia nos pide hoy a través de su representante en la tierra, el Papa Francisco  (en E.G. nº 164 y ss)  que sea:

  • UNA CATEQUESIS “KERIGMÁTICA, EVANGELIZADORA Y MISTAGÓGICA”


·         KERIGMÁTICA: que en todas las catequesis se haga presente al catequizando con su vida, su nivel cultural, sus experiencias de fe… y

 Que se presente el Kerigma (Jesucristo su salvador) de un modo personal, gozoso, asequible y participativo…


·         EVANGELIZADORA. MISIONERA: que la palabra de Dios. De un modo especial el evangelio (con las otras lecturas), de cada domingo sea medio y cauce para presentar el Kerigma…
·         MISTAGÓGICA: … y acercarles a los misterios de Cristo y que estos misterios sean amados, vividos y celebrados (más que aprendidos) por los catequizandos.
  • Elaboramos nuestro propio material en proceso, que titulamos  “TALLERES CATEQUETICOS”,  para  que utilizando los “Catecismo de la Iglesia Católica (Compendio), los tres de la Conferencia Episcopal Española y las lecturas de los domingos en sus tres ciclos A-B-C para la Infancia, desde 5 a 14 años, (con un material especial para la preparación intensiva de la primera  comunión), y con otros para la Confirmación de 14 a 16 años con el material “LLAMADOS Y ATRAIDOS”.  Se completa así la catequesis de la infancia y preadolescencia. Esto nos ayudó a profundizar más en la propia fe, esperanza y caridad, vivirla con una mayor consciencia y profundidad y saber dar razón de la propia fe, esperanza y caridad., acentuando cada una de estas tres fundamentales virtudes, en cada uno de los tres ciclos.
  • A todo esto nos ayuda el vivenciarla con los catequistas, para después hacerlo con los catequizandos y esto que vivenciamos en la catequesis, lo celebramos en las Eucaristías de cada domingo, siendo los propios niños protagonistas, participando activamente en la Eucaristía y las homilías de cada domingo.

Teresa Couso, coordinadora de la catequesis parroquial.


  •  “Mi experiencia con los nuevos materiales es totalmente positiva. El temario es actual y cercano a los chavales con lo cual ellos lo entienden y aportan sus propias experiencias. A diferencia de antes que solo era memorizar, había niños que memorizaban rápidamente pero a otros le costaba más y muchos no entendían las preguntas, luego que se olvidaban.


  • De esta manera activa se ve que va bien porque lo entienden y lo más importante son parte activa de la catequesis y pueden razonar  y cuestionar la cosas.”


Carmen 28 años de catequista (confirmación)


EXPERIENCIA COMO NUEVO MIEMBRO Y
 CATEQUISTA DE LA COMUNIDAD DE SAN CIPRIANO

El origen de los materiales es la necesidad de encontrar formas de trasladar los contenidos de los catecismos de la Iglesia Católica  a los niños de la catequesis.

Mi experiencia como nuevo miembro de esta comunidad se trataba de seguir unas guías basándonos en imágenes, música, narraciones… Se trataba de que los niños participaran e interactuaran.
En mi caso fue así, mi hija empezaba el último año de catequesis para recibir su primera comunión y así empecé como catequista.

Para mi fue una forma muy bonita de incorporarme a la comunidad parroquial de san Cipriano, y pienso que el catequista es ante todo, un testigo. Nuestra labor consiste en ayudar a los niños a vivir el encuentro con Jesús y tratar de que despierten ese deseo de conocerlo y amarlo.

Los catequistas no somos las mamás o papás invitados u obligados a dar catequesis a nuestros hijos, si no cristianos que hemos descubierto en la iglesia nuestro carisma para hacer resonar con pasión y entrega el mensaje de Jesucristo para amarlo y como camino de verdad y vida.

Yo he descubierto otra forma de dar catequesis, menos escolarizada…utilizando otros medios que nos han servido como guía, sacando tiempo para hablar con los niños y los padres que participaban, revisando la propia catequesis para seguir mejorándola.
Claro está, que con todo lo vivido hacemos participes al resto de la familia, hermanos abuelos etc… que nos ayudan con sus opiniones y experiencias a hacer una catequesis mejor y comprometiéndose a participar con nosotros.

En mi caso y el de mi familia ha sido una experiencia muy satisfactoria y con ganas de seguir
siendo miembros activos de nuestra comunidad.

 Rosana, madre y catequista de 1ª Comunión


TIERRA FÉRTIL

Hace varios años que soy catequista de Confirmación, para mí ha sido una experiencia muy enriquecedora en muchos sentidos, la necesidad de estudiar y profundizar en el evangelio de Jesús para poder impartir las catequesis. El material que hemos elaborado el párroco y un grupo de catequistas, me ha ayudado mucho como cristiana, como persona y como catequista, y al mismo tiempo la oportunidad de poder compartir con los jóvenes el mensaje de la buena noticia que nos dio Jesús. Me encanta dar a conocer la belleza de toda su vida y la belleza de su mensaje de salvación.

También encuentro muy necesario, transmitir su ejemplo de vida, que aunque sucedió hace dos mil años aún resulta tan actual en esta sociedad que nos toca vivir hoy, tan laica, materialista y distanciada del mensaje de amor y de los valores que Él nos enseñó. Es nuestra condición humana.

Y estos jóvenes de ahora, también siento que lo reciben con gratitud…, pues si no es en la catequesis, tengo la sensación que nadie les habla de estas cosas, además en un momento tan importante de sus vidas donde tienen en juego todo su futuro. A mí me gusta el contacto con los jóvenes, por su espontaneidad y sinceridad con la que hablan de sus emociones y sentimientos, y yo tengo la necesidad de compartir mis experiencias de vida en el descubrimiento de la fe. Una fe que también va creciendo gracias al ejemplo que nos transmite D. Antonio, con su buen hacer diario y sus conocimientos, que no son pocos, así como el equipo de catequesis, con el que he aprendido muchísimo.

A veces tienes la sensación que el esfuerzo no se corresponde con los resultados, pero tengo la esperanza y fe, y a veces lo comentamos, que aunque sea un poquito, algo de la semilla de Jesús germinará en la caridad del corazón de estos jóvenes y fructifique.

Lucía, Catequista de confirmación y miembro del equipo de elaboración del material.


¿QUÉ ME APORTA A MÍ SER CATEQUISTA?

A lo largo de estos tres años, he aprendido mucho pero más me falta por aprender. Es toda una experiencia.
Para mi resulta un gran apoyo el material "Talleres Catequéticos" que nos entregan para utilizar en la catequesis. Previo a cada domingo, leemos y preparamos la sesión. Son la guía, la orientación de nuestra intervención. 
Las reuniones de grupo de catequesis mensuales son muy importantes. Destaca el cuidado con el que se percibe son planificadas, siguiendo una metodología participativa y experiencial. En dichas sesiones, vivenciamos cada mensaje resultando mucho más sencillo llevar su significado a los catequizandos.
Somos catequistas, nuestra participación es "un granito de arena". Se trata de crear comunidad, de participar de una manera activa y acompañar a los niños a que vivan la Fe y celebren los Sacramentos, en especial la Eucaristía, con alegría y entusiasmo. Pienso que nuestra función es enseñar a los niños para que deseen parecerse a Jesús y que vean a Jesús en el otro.
La enseñanza siempre me ha gustado pero tener la posibilidad de hacerlo en nuestra parroquia es una oportunidad. Somos partícipes de la educación de los niños, intentamos contribuir a que conozcan y amen cada vez más al Señor para que sean verdaderamente felices en esta vida y lleguen a lograr la felicidad eterna. 

Teri,  Animadora  de la primera infancia y  ayudando en el manejo de los materiales a los catequistas.

*MI EXPERIENCIA COMO CATEQUISTA:

Pertenezco a la comunidad parroquial de San Cipriano de Vilanova de Arousa desde que nací y desde hace tres años soy catequista. Recuerdo que acepté el compromiso de ser catequista porque la parroquia necesitaba personas capaces de involucrarse en la educación religiosa de nuestros niños y niñas, personas que acompañaran a los catequizandos en las distintas etapas de su crecimiento personal.

Había muchos niños anotados en la parroquia para comenzar los talleres catequéticos y necesitaban ayuda, así que decidí comprometerme, además, mi hija empezaba con su preparación y  quería ser consecuente y ayudar en la medida de mis posibilidades. Pero lo que más me animó a participar en la catequesis fue que la parroquia tenía elaborado su propio material de catequesis,
unos libros denominados talleres catequéticos en donde se utilizaba el compendio, los catecismos, las lecturas de la biblia de los domingos, el trabajo y la experiencia de otros catequistas con metodologías diferentes…, cada taller especifico para la edad de los niños, para el ciclo que correspondía, para primera comunión, confirmación etc.

Un material que me dio las fuerzas, la seguridad de que podía transmitir a los niños y niñas de mi parroquia una educación religiosa diferente a la que yo había recibido. Cuando yo era una catequizanda, mi educación religiosa se basaba en la memorización, repetición de las oraciones, en estudiar un catecismo de preguntas y respuestas que debíamos aprender y que muchas veces se memorizaba sin entender lo que estábamos diciendo.

Cuando recibí mi primera carpeta con el material del taller catequético de la primera comunión, leí con mucha atención el libro y me di cuenta de que podía ser muy feliz si transmitía a los niños la catequesis que allí se nos representaba, basada en años de experiencia, se nos presentaba una catequesis Kerigmática, evangelizadora y mistagógica, de la que nos habló el Papa Francisco, pero que en estos talleres catequéticos se tienen en cuenta a los niños con sus experiencias personales, con su cultura, con su fe, porque se lee la palabra de Dios y se contextualiza en el calendario, lo que trabajamos cada domingo en los talleres catequéticos después se refleja en la celebración de la misa, nos acerca a los misterios de Jesucristo, nos hace entender que Jesús nos ama, nos perdona, nos acompaña a lo largo de nuestra vida para que seamos felices. Me ayudó a entender porque había sentido la llamada para ser catequista, para ser más feliz.

Y a medida que pasan los días me sentía mas capacitada, más formada, con más experiencia para intentar llegar a ser una buena catequista porque cuento con el apoyo de un gran equipo de personas de mi parroquia que me ayudan, aconsejan, me dan ánimos, para hacer esta labor tan gratificante como es acompañar a los niños de mi pueblo y alrededores en su educación en la fe, esperanza y caridad cristiana.

Patricia, catequista este curso de 1ª Comunión 

Pablo de Tarso, San Pablo

Nuestra oración de hoy va a dejarnos iluminar por Pablo, fariseo y ciudadano romano por su nacimiento en Tarso. Educado en la más severa tradición judía, por su fidelidad a la misma, es llamado a perseguir a quien pueda apartar a su pueblo de la ley de Moisés, incluidos los nazarenos. 

Las palabras contenidas en sus cartas han ido más allá de las comunidades que él mismo fundó y que se preocupó en alentar: Éfeso, Roma, Corinto…. En ellas le reconocemos a veces tierno, a veces severo, siempre libre. Podemos identificarnos con su humanidad pues se nos muestra débil y limitado, a veces imperfecto, sufre, padece la enfermedad, la incomprensión de los suyos, persecuciones, es maltratado… pero su sabiduría y confianza en Jesucristo, su brillo, han traspasado los límites temporales. Cuando escuchamos sus palabras podemos sentir que se dirige también a nuestras comunidades, a nuestros grupos, a nosotros mismos…

 Pablo, fariseo y ciudadano romano por su nacimiento en Tarso. Educado en la más severa tradición judía, por su fidelidad a la misma, es llamado a perseguir a quien pueda apartar a su pueblo de la ley de Moisés, incluidos los nazarenos. Camino de Damasco Jesús sale a su encuentro, la luz de su rostro, sus palabras, su entrega sin límites fulmina lo que hasta ese momento había sido Pablo. Esa revelación le ciega, le derriba, se siente paralizado, solo sus fuerzas ya no bastan para continuar. Lo que había sido su vida hasta ese momento cae derrotada. En Damasco es visitado por Ananías y Saulo desde ahora será Pablo, inicia un nuevo camino. Al principio a tientas, para después ir cobrando brío en su interior. Siente que ya no es él, que es Cristo quien vive en él, y él vive para Cristo. Desde entonces siempre estará en camino, siempre afanado en propagar la buena noticia, en llevar la alegría que nace de la Resurrección de Jesús a todos los hombres, sean judíos, paganos o gentiles.


“…Vosotros sois mi carta escrita en vuestros corazones, carta abierta y leída por todo el mundo. Se os nota que sois carta de Cristo y que fui yo el amanuense; no está escrita con tinta sino con Espíritu de Dios vivo. No en tablas de piedra sino en tablas de carne, en el corazón. Esta es la clase de confianza que sentimos ante Dios gracias al Mesías. No es que de por sí uno tenga aptitudes para poder apuntarse algo como propio. La aptitud nos la ha dado Dios, fue Él que nos hizo aptos para el servicio de una nueva alianza no de un código sino de espíritu porque el código da muerte mientras el espíritu da vida.” (2 Cor. 3, 2-6).


Señor dame la gracia de desear sentir como Pablo:
 “No vivo yo, es Cristo quien vive en mí”


24 jun. 2016

Evangelio día 26: Domingo XIII del T.O.


Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (9, 51-62)

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?»
Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea. Mientras iban de camino, le dijo uno: «Te seguiré adonde vayas.»
Jesús le respondió: «Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
A otro le dijo: «Sígueme.»
Él respondió: «Déjame primero ir a enterrar a mi padre.»
Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.»
Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.»
Jesús le contestó: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.»
Palabra del Señor

Divina Presencia

Se me aclaró el sentido,
de pronto, del paisaje.
Y me sentí total como el latido 
de un corazón inmenso, y el mensaje 
del Amor a los hombres. 
Me di todos los nombres 
desde el del alba hasta el de la amapola. 
Me entregué sin prudencia y sin escudo. 
Y me sentí en la sola 
y alta hermosura del Amor, desnudo. 




Como advertí tu acento 
delgado, mi Señor, por la pradera, 
he sido en la ilusión de aquel momento 
todos los hombres, yo, en la primavera. 
Desde aquel día por los más cimeros  
picos de mi esperanza levantado,  
estoy de Tu hermosura sin linderos
con este amor total enamorado.

José María Pemán

23 jun. 2016

Gestionar la edad que se tiene

Existen muchas cosas que se nos imponen sin poder hacer nada por cambiarlas: la familia que tenemos, la carga genética, el pasado, el sexo, el temperamento, las consecuencias de lo que hemos hecho… y la edad. Nadie puede decidir qué edad tiene ni puede quitarse años de encima. Puede mentir o disimular, pero eso no cambia nada. Se pueden llevar mejor o peor los años que uno tiene, pero no los puede dejar de tener.
Cada vez más personas se dejan la piel –casi de manera literal– en aparentar más jóvenes de lo que son en realidad. Llevan a cabo una lucha a muerte contra los años; de hecho, una de las obsesiones de nuestro tiempo es la lucha contra el envejecimiento, incluso muchos científicos están en ello. No queremos aceptar lo inevitable: que no podemos hacer nada para impedir que cada año tengamos un año más.
Al principio, nos resulta relativamente fácil ganar batallas: vamos eliminando las incipientes arrugas, disimulando las primeras canas, no nos cuesta mucho mantener la forma física y guardar las apariencias a base de cremas hidratantes, cabellos teñidos o una ligera capa de maquillaje.
Pero llega un momento en que la guerra se recrudece y hay que echar mano de la artillería pesada: intervenciones quirúrgicas, liposucciones, curas de adelgazamiento, tratamientos sofisticados… La contienda da un giro de ciento ochenta grados y comenzamos a estar en el bando de los perdedores. Es el momento de quemar toda la munición: sólo vivimos para parecer que hemos vivido menos y que nos queda más por vivir, estamos embebidos en una lucha que no nos deja ser felices y que únicamente acaba con la propia capitulación.
No cabe duda de que sentirse y verse bien es una fuente de sati
sfacción y atrae a la felicidad; no obstante, plantearse la vida como una carrera contra ella misma es un error que trae como consecuencia la infelicidad.
No se trata de luchar contra la edad, sino de gestionar la edad que se tiene. Para ello, hay que comenzar por aceptarse a sí mismo, por ir adaptándose a los años, a no querer vivir la etapa que no toca. Nos intentamos convencer de que sólo se puede ser feliz si se es relativamente joven, algo totalmente falso a no ser que se encaje el concepto de felicidad en una determinada forma de vida que sólo valora lo juvenil.
Querer vivir en la edad que no toca nos hace perder la felicidad que nos podría tocar, porque, como decía la escritora francesa Daniel d’Arc, “la edad que se querría tener perjudica a la que se tiene”.
De http://blogs.aceprensa.com/familiaactual/

22 jun. 2016

TRUCOS PARA HACER DE LA EDUCACIÓN EN VERANO UN ESPACIO Y UN TIEMPO LLENO DE MAGIA

A los hijos no se les educa para ser buenos ingenieros, médicos, maestros o camareros. Es un error estratégico educativo en el que fácilmente todos podemos caer.
A los hijos les tenemos que querer y educar  para que sean personas comprometidas en valores tales como el respeto a los demás, el amor a la vida en todas las circunstancias,  el agradecimiento diario y el auto-conocimiento personal y espiritual.
Es bueno recordar que:
  • respetar se aprende respetando y recibiendo respeto.
  • amar se aprende amando y sintiéndose amado.
  • conocernos se aprende perdiendo el miedo a saber cómo eres.
  • crecer espiritualmente se aprende quitándote el prejuicio a meditar
  • agradecer se aprende aceptando los bienes que necesitas y no más.
Si haces de estos valores un básico en vuestra vida familiar estaremos formando "hijos con solvencia emocional" que no se frustrarán ni se bloquearán cuando les toca renunciar a lo que más les gusta o a lo que cree más agradable para aspirar a algo mucho mejor.
"La solvencia emocional adquirida por tu hijo,
le fortalece en su credibilidad personal"
Buscar la excelencia en lo bueno nos hace a todos a aspirar a lo mejor. Y en consecuencia aspirar a lo mejor nos hace mejores personas y mejores profesionales.
El verano es el momento más idóneo para dedicarse a llenar tu espacio y tu tiempo para aprender a vivir de manera diferente.
Llévate en tus maletas un tablero de ajedrez, una botella de plástico vacía y con tapón y unos cuadernos con Mandalas y duerme muchas siestas,  obtendrás un verano muy diferente al que puedes obtener con tu móvil o tu Tablet.
  • Un tablero de ajedrez para jugar con tus hijos, porque el ajedrez es como "la vida misma..." y además propicia la cercanía corporal, el dialogo asertivo y el desarrollo de estrategia mental,  en esos tiempos aparentemente muertos que hay siempre en verano...
  • En una botella de plástico vacía caben todos los mensajes en papel que cada uno quiera escribir sobre experiencias positivas y divertidas vividas en familia. Se doblan los mensajes y se meten dentro de la botella hasta el final del verano. Y cuando guardemos la ropa del verano y haya empezado el nuevo curso romper la botella y leer juntos todos los mensajes de las experiencias vividas,  observarás que el verano ha sido según como lo quieras disfrutar y recordar.
  • Comprar lápices o rotuladores de colores y Mandalas de adultos para vosotros y de niños según las edades de vuestros hijos. Hay tiempos muertos muy asequibles para colorear Mandalas y con ello ganarás en relajación y concentración.
"La relajación y la concentración es una actividad de niños y de mayores que junto con la meditación favorece el buen ambiente familiar"

http://www.sophya.es/

19 jun. 2016

Tiempo ordinario

El tiempo litúrgico que nos toca vivir durante estos meses, es el tiempo ordinario, un tiempo de saborear la vida en la normalidad y la cotidianeidad, en el que sepamos en nuestras vidas, encontrar destellos de tu evangelio en nuestro quehacer de cada día.


Muchas veces parece que donde mejor se puede encontrar a Dios es en las ocasiones especiales o en los grandes eventos, pero el trabajo cotidiano y la normalidad, nos ayudan a que existan estas otras ocasiones especiales tan importantes como la vida en lo cotidiano.
“Estén siempre alegres, oren sin cesar y den gracias a Dios en toda ocasión; esta es, por voluntad de Dios, su vocación de cristianos” (1 Tes. 5, 16- 18).

Señor, enséñanos a encontrarte en la normalidad, en lo cotidiano.

Conozcamos los artículos de LA DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS


Artículo 17

 1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.

2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

17 jun. 2016

Ser amable es imitar a Cristo

El Señor ha dicho: «Bienaventurados los mansos, porque heredarán la tierra». Por eso ser amable y cortés es imitar a Cristo.

Ser amable y cortes el algo que cuesta poco y rinde mucho. Es como el aceite sin el cual el poderoso engranaje de la sociedad se minaría pronto. Además de proporcionar muchas horas gratas en la vida social, nos llena de un amor que otras virtudes, dones o cualidades no son capaces de obtenernos.
En el transcurso de los siglos solo ha existido una persona capaz de encarnar todas las características de un perfecto caballero: Jesucristo. En el transcurso de su vida, no se le conoció gestos antipáticos. La dulzura de su sonrisa, el brillo de su mirada, la comprensión que emanaba de su rostro cuando daba consuelo, confortaba o animaba a quien necesitaba aliento: todo en él traslucía una amabilidad y un afecto auténticos por los hombres. Incluso cuando corregía a los hipócritas lo hacía movido por el amor hacia los oprimidos por ellos.
La gentileza, el respeto por los sentimientos de los demás y la consideración hacia sus circunstancias son las principales cualidades de un caballero o una dama cristianos. Propósito para el Año de la Misericordia: esforzarme por ser más amable y cortes, para imitar así mejor a Jesucristo en su trato con los demás.
Fuente: “El poder oculto de la amabilidad” de Lovasik L.G.

!Sorpresa¡

Evangelio día 19: Domingo XII del T.O. -C

Jesús es la respuesta a tantas preguntas
Lectura del santo Evangelio según San Lucas ( 9,18-24):

 Y sucedió que mientras Jesús estaba orando a solas, se hallaban con Él los discípulos y Él les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». Ellos respondieron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que un profeta de los antiguos había resucitado». Les dijo: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Pedro le contestó: «El Cristo de Dios». Pero les mandó enérgicamente que no dijeran esto a nadie. 

Dijo: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar al tercer día». Decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará».


16 jun. 2016

Los indecisos

Por Vicente Huerta. Del Blog SER PERSONA
Los indecisos son personas que nunca sabe bien qué hacer, que están siempre dudando sobre sus actuaciones futuras, y que cuando por fin se deciden pasan a dudar de sus actuaciones pasadas. Son complicados, problemáticos, atormentados, están siempre perdiendo oportunidades. Jamás se sienten seguros y conformes con lo que han elegido.
Hay que empezar por decir que sentirse indeciso no es en sí mismo nada malo. Y que la rapidez en las decisiones no siempre es buena, pues cabe el error contrario, el de ser precipitados. Y también puede añadirse que muchas veces la duda es el gran motor del cambio personal, lo que nos hace repensar las cosas, corregir errores, mejorar nuestros planteamientos o nuestras actitudes.
Lo que no conviene es que la indecisión se convierta en el eje de nuestra conducta. Tenemos que ver si el hecho de prolongar el tiempo de análisis nos aportan un mejor conocimiento o si, por el contrario, lo único que hace es prolongar patológicamente nuestro miedo a equivocarnos. Cada uno tenemos que conocernos, y considerar si tendemos a ser demasiado decididos o más bien tendemos a ser demasiado indecisos, para así, en función de eso, autoestimularnos en la dirección que necesitemos.
A veces, para combatir la indecisión, es útil buscar feedback de otras personas: verbalizar las razones, a favor o en contra, en presencia de alguien que nos ayude a objetivarlas, a centrarlas, a ver si verdaderamente están alineadas con lo que buscamos. Todos tenemos experiencia de cómo una maraña de ideas en la cabeza puede desenredarse en cuanto esas ideas salen de su encierro y se contrastan con las de otros.

15 jun. 2016

Programa para el próximo CAMPURB 2.016

Este año el Campamento Urbano "CAMPURB" que se organiza en nuestra parroquia de San Cipriano de Vilanova de Arousa en colaboración con la asociación juvenil ANSUIÑA y otros jóvenes colaboradores,  tiene como lema "SABOREAR el DON de LA VIDA".


Lunes 18:

SABOREAR EL DON DE LA VIDA EN LA  AMISTAD”.
Jornada para conocernos, saboreando la  dulzura de una sana y gozosa amistad.



Martes  19:

“SABOREAR EL DON DE LA VIDA EN LA DIVERSIÓN”
Divertirnos sana, gozosa y alegremente buscando por el pueblo las pistas que nos lleven a la meta.


Miércoles  20:

“SABOREAR EL DON DE LA VIDA EN UN CIRCUITO VIAL” programado por la auto-escuela Sálvora.
Nos ofrece generosamente sus servicios en el polígono de Tremoedo para pasar un día inolvidable.


Jueves 21:

“SABOREAR EL DON DE LA VIDA” en las riquezas vitales que nos aportan nuestras playas y mares.










Viernes 22:

SABOREAR EL DON DE LA VIDA
en la fe, esperanza y caridad
cristiana a través de nuestra
gran patrona santa Paula
Frassinetti 




Sábado 23:
SABOREAR EL DON DE LA VIDA  en  AQUAPARK.

  


Domingo 24:
 SABOREAR EL DON DE LA VIDA  en el día del Señor dando gracias por todo lo que disfrutamos, porque Él nos destinó a ser BIENAVENTURADOS.