30 ene. 2018

DOS IMPORTANTES SÍMBOLOS

Nuestra Iglesia se manifiesta, se presenta y actúa también a través de signos y símbolos.  Los signos dan lo que significan; Así, los SACRAMENTOS, nos comunican las gracias adquiridas por la redención de Jesucristo, al cumplir la voluntad del Padre en el Espíritu Santo, (por ejemplo: El Bautismo significa VIDA y en verdad, al recibirlo, recibimos la misma VIDA BIENAVENTURADA en Dios).

Los Símbolos nos ayudan a llevarnos a lo que realmente simbolizan. Dos grandes e importantes símbolos de la FE CRISTIANA son LA LUZ y EL PAN. Jesucristo dijo “YO soy LA LUZ del MUNDO; el que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8, 12), por ello para sentir a Cristo en nosotros mismos y para pedirle que nos ayude a ser con Él, LUZ en la sociedad se usa mucho el CIRIO, las velas, velones, lámparas etc.

La gran fiesta litúrgica, días antes de interrumpir el Tiempo Ordinario y dar paso al Tiempo Litúrgico extraordinario de LA CUARESMA–PASCUA, es la fiesta de la PRESENTACIÓN de Jesús en el templo “COMO LUZ DE TODOS LOS HOMBRES”  (Candelaria); que nosotros celebraremos el día 2 de febrero, viernes, a las 18´15 con Exposición del Santísimo Sacramento (1º viernes de mes); rezo especial del Rosario con breve procesión de las candelas, después de bendecirlas y Solemne Eucaristía de la  Presentación de Cristo y purificación de la Virgen María.

El otro gran símbolo litúrgico es el PAN:

El pan es el alimento simbólico, base y presente de múltiples formas en todas las culturas de los pueblos, por ello Jesucristo lo eligió como signo para que a través del pan con el vino se presente y se nos de cómo “PAN de VIDA y BEBIDA de SALVACIÓN” (1º Corintios 11, 27) a todos los que creemos en Él y lo seguimos.



Como fiesta de acción de gracias por el pan de nuestras mesas familiares y sociales, aprovechamos la memoria del sábado 3 de febrero en honor de San Blas, para bendecir y dar gracias por tan importante alimento del hombre en la tierra, (en la misa de las 19´00 horas) quien el mismo Cristo nos enseñó a pedirlo al Padre en la oración del Padre Nuestro: Danos hoy el pan nuestro de cada día.

Nuestra Cuaresma- Pascua 2018


La cuaresma es el tiempo que precede y dispone a la celebración de la Pascua. 

Tiempo de escucha de la Palabra de Dios y de conversión, de preparación y de memoria del Bautismo, de reconciliación con Dios y con los hermanos, de recurso más frecuente a las “armas de la penitencia cristiana”: la oración, el ayuno y la limosna (Mateo 6, 1-6. 16-18). En el ámbito de la piedad popular no se percibe fácilmente el sentido mistérico de la Cuaresma y no se han asimilado algunos de las grandes valores y temas, como la relación entre el “sacramento de los cuarenta días” y los sacramentos de la iniciación cristiana, o el misterio del “éxodo”,  presente a lo largo de todo el itinerario cuaresmal. Según una constante de la piedad popular, que tiende a centrarse en los misterios de la humanidad de Cristo, en la Cuaresma los fieles concentran su atención en la Pasión y Muerte del Señor.



El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las Cenizas, que distingue la liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la apropia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual. El 14 de febrero la comenzaremos.

Dignidad del trabajo

Carta del Papa Francisco a la Conferencia Internacional “De la Populorum Progressio a la Laudato si":

El Beato Pablo VI en su encíclica Populorum Progressio decía que «el desarrollo [humano] no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico, debe ser integral», es decir, promover toda la integridad de la persona, y también a todas las personas y pueblos. Y dado que «la persona florece en el trabajo», la Doctrina Social de la Iglesia ha enfatizado, en repetidas ocasiones, que ésta no es una cuestión entre tantas, sino más bien la «clave esencial» de toda la cuestión social. En efecto, el trabajo condiciona no sólo el desarrollo económico, sino también el cultural y moral de las personas, de la familia, de la sociedad.

          Como base del florecimiento humano, el trabajo es clave para el desarrollo espiritual. Según la tradición cristiana, éste es más que una simple labor; es, sobre todo, una misión. Colaboramos con la obra creadora de Dios, cuando por medio de nuestro obrar cultivamos y custodiamos la creación (cf. Gn 2,15); participamos, en el Espíritu de Jesús, de su misión redentora, cuando mediante nuestra actividad alimentamos a nuestras familias y atendemos las necesidades de nuestro prójimo. Jesús, quien dedicó la mayor parte de su vida terrena a la actividad manual junto al banco del carpintero y consagró su ministerio público a liberar a personas de enfermedades, sufrimientos y de la muerte misma, nos invita a seguir sus pasos a través del trabajo. De este modo, «cada trabajador es la mano de Cristo que continúa creando y haciendo el bien».

        El trabajo, además de ser esencial para el florecimiento de la persona, es también la clave para el desarrollo social. «Trabajar con otros y para otros», como afirmaba San Juan Pablo II y el fruto de este hacer «es ocasión de intercambio, de relaciones, y de encuentro». Cada día, millones de personas cooperan al desarrollo a través de sus actividades manuales o intelectuales, en grandes urbes o en zonas rurales, con tareas sofisticadas o sencillas. Todas son expresión de un amor concreto para la promoción del bien común, de un amor civil.

27 ene. 2018

Amarás al prójimo como a ti mismo

Evangelio día 28: Domingo IV del T.O.


Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,21-28):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.
Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»
Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.»
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»
Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.
Palabra del Señor
Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Mc 1,21-28




CURADOR

Según Marcos, la primera actuación pública de Jesús fue la curación de un hombre poseído por un espíritu maligno en la sinagoga de Cafarnaún. Es una escena sobrecogedora, narrada para que, desde el comienzo, los lectores descubran la fuerza curadora y liberadora de Jesús.
Es sábado y el pueblo se encuentra reunido en la sinagoga para escuchar el comentario de la Ley explicado por los escribas. Por primera vez Jesús va a proclamar la Buena Noticia de Dios precisamente en el lugar donde se enseñan oficialmente al pueblo las tradiciones religiosas de Israel.
La gente queda sorprendida al escucharle. Tienen la impresión de que hasta ahora han estado escuchando noticias viejas, dichas sin autoridad. Jesús es diferente. No repite lo que ha oído a otros. Habla con autoridad. Anuncia con libertad y sin miedos un Dios bueno.
De pronto, un hombre se pone a gritar: «¿Has venido a destruirnos?». Al escuchar el mensaje de Jesús se ha sentido amenazado. Su mundo religioso se le derrumba. Se nos dice que está poseído por un «espíritu inmundo», hostil a Dios. ¿Qué fuerzas extrañas le impiden seguir escuchando a Jesús? ¿Qué experiencias dañinas y perversas le bloquean el camino hacia el Dios bueno que anuncia Jesús?
Jesús no se acobarda. Ve al pobre hombre oprimido por el mal y grita: «¡Cállate y sal de este hombre!». Ordena que se callen esas voces malignas que no le dejan encontrarse con Dios ni consigo mismo. Que recupere el silencio que sana lo más profundo del ser humano.
El narrador describe la curación de manera dramática. En un último esfuerzo por destruirlo, el espíritu «lo retorció violentamente y, dando un fuerte alarido, salió de él». Jesús ha logrado liberar al hombre de su violencia interior. Ha puesto fin a las tinieblas y al miedo a Dios. En adelante podrá escuchar la Buena Noticia de Jesús.
No pocas personas viven en su interior de imágenes falsas de Dios que les hacen vivir sin dignidad y sin verdad. Lo sienten no como una presencia amistosa que invita a vivir de manera creativa, sino como una sombra amenazadora que controla su existencia. Jesús siempre empieza a curarnos liberándonos de un Dios opresor.
Sus palabras despiertan la confianza y hacen desaparecer los miedos. Sus parábolas atraen hacia el amor de Dios, no hacia el sometimiento ciego a la Ley. Su presencia hace crecer la libertad, no las servidumbres; suscita el amor a la vida, no el resentimiento. Jesús cura porque nos enseña a vivir solo de la bondad, el perdón y el amor, que no excluye a nadie. Sana porque nos libera del poder de las cosas, del autoengaño y de la egolatría.

Unidad y diversidad

Auguste Comte (1798-1857) filósofo francés, considerado -entre otras cosas como el fundador de la sociología- decía: “el interés jamás ha formado uniones verdaderas”. Pienso que estas palabras tienen una gran actualidad si analizamos lo que ocurre en Europa.

La Unión Europea nació como una Comunidad Económica, pero cuando convertirse en una unión de pueblos y estados han empezado a surgir los obstáculos que hacen dudar a no pocos de la viabilidad del proyecto. Da la impresión de que si la Unión Europea no es más que una simple unión de intereses, no será duradera.

No es la economía sola lo que da firmeza a una unidad, es necesario que se fundamente también en unos valores o principios éticos compartidos, que no se improvisan porque tienen unas raíces históricas de las que no se puede prescindir. El poder coactivo de las leyes de poco servirá si no se articulan las diversidades culturales ni se tiene en claro un proyecto compartido que vaya más allá de la economía.

Los aspectos económicos son importantes, pero es más importante que Europa sepa encontrar ideales comunes y sepa ser fiel a sus profundas raíces morales que fundamentaron una convivencia basada en el ideal de la dignidad humana.

Del Blog serpersona.info

23 ene. 2018

PARA UNA RENOVACIÓN PASTORAL – PARROQUIAL 3

Tema: LA FE VIVIDA Y TESTIMONIADA EN COMUNIDAD.

(1er tema del 2º Bloque de la E.D.A.P.)

1º UNA COMUNIDAD
      Jesucristo momentos antes de su Pasión, Muerte y Resurrección rogaba al Padre por todos, pero de un modo especial por los suyos diciendo:
“Padre, no solo ruego por ellos, sino también por los que crean en mi por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros (Divina Trinidad), para que el mundo crea que tú me has enviado…” (Juan 17, 20-24)

        Jesucristo ruega y pide que unidos unos con otros a Él y con Él a la Divina Trinidad, formemos y vivamos como una COMUN – UNIDAD que se ama, se perdona, comparte etc. como lo intentaban las primeras comunidades cristianas: “El grupo de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma: nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenían, pues lo poseían todo en común…” (Hechos, 4 32-35).


Nuestra parroquia de San Cipriano de Vilanova de Arousa está llamada también, como todas, a formar la comunidad cristiana.

2º UNA COMUNIDAD CRISTOLÓGICA
        Cristo tiene que ser el centro, “El camino, la verdad y la vida… (Juan 14, 6) para toda comunidad cristiana. Por lo tanto, nuestro gran esfuerzo pastoral con el esfuerzo de todos los miembros de la comunidad debe ser el trabajar para formar la comunidad querida por Jesucristo Nuestro Señor:

2.1- Una comunidad Eucarística.
     Cristo quiso quedarse para nosotros y con nosotros y así facilitarnos esa unión intima con todos los miembros de la comunidad, por medio del PAN de VIDA y BEBIDA  de SALVACIÓN en la comunión. Por Él nos sentirnos sus discípulos unidos, y a través de Él, unidos todos y cada uno de nosotros a la Divina Trinidad.
2.2- Una comunidad Mariana.
     La Virgen María, madre de Jesucristo el Dios hecho Hombre y madre de su Iglesia Universal, es también madre de nuestra Iglesia particular de la Diócesis de Santiago de Compostela y, de un modo especial, de nuestra Iglesia local de San Cipriano de Vilanova de Arousa. Ella como mujer excelsa y como madre dulce y misericordiosa fue, es y será siempre invocada y querida por esta nuestra comunidad profundamente Mariana: La vidriera central de la Inmaculada y la imagen de la Pastoriza nos lo demuestran.

2.3- Una comunidad Misionera.
     Toda comunidad cristiana deberá cumplir fielmente la triple misión encomendada por Jesucristo. Veamos como ejemplo lo que nos dice San Mateo en 28, 19-21: “Id pues, y haced discípulos a todos los, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (=LA MISIÓN CELEBRATIVA, a través de los Sacramentos) Enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. (=LA MISIÓN EDUCATIVA a través de la Evangelización y Catequesis). Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. (=MISIÓN CARITATIVA en orden a hacer la comunidad en la caridad y la caridad desde la comunidad cristiana: Cáritas).

3º NUESTRA COMUNIDAD
        Dentro de la Iglesia Universal y Diocesana nuestra comunidad, pues, está llamada también a ser una comunidad cristiana. El retablo o altar del presbiterio, bien pudiera ser esa llamada permanente del Señor en nuestra parroquia para formar y construir la comunidad querida por Cristo. Es como una catequesis hecha en madera noble que nos recuerda y nos urge a realizar constantemente lo dicho anteriormente:

En la base y en el centro del retablo a la altura de los fieles de la comunidad, está el Sagrario con Cristo hecho Pan de Vida para darnos vida y unirnos así a todos y cada miembro de la comunidad con la Santísima Trinidad. Sobre el Sagrario está la bellísima imagen del Sagrado Corazón de Jesús para ofrecernos como un permanente “WhatsApp”, que Cristo es el centro, núcleo o “Kerigma” (la salvación), a quien tenemos que anunciar, proclamar, seguirle y vivir, y haciendo vivir a los fieles en la Fe, en la Esperanza y en  la Caridad.

4º  ACCIÓN PASTORAL.
        Las imágenes que en torno a Cristo dan viveza a este retablo bien podrían mostrarnos las principales y primordiales acciones de nuestro quehacer pastoral.
4.1- Una acción misionera y no de clientísmo. Las imágenes en vidriera de Santa  
      Teresita del niño Jesús y de San Francisco Javier, grandes misioneros de la  
         Iglesia nos lo indican.
4.2- Una acción de Evangelización y Catequesis para la infancia, la juventud y los adultos (sobre todo padres y madres de familia), nos las están pidiendo las imágenes del patrono San Cipriano, obispo y doctor de la Iglesia del siglo III.
       Santa Paula Frassinetti de nuestro tiempo, fundadora de las  RR Doroteas y    gran   catequista de niños/as,  jóvenes y adultos, necesitados y desposeídos…
       Esta acción evangelizadora debemos realizarla de acuerdo con lo que hoy nos pide la Iglesia (ver Evangelii Gaudium del Papa Francisco del nº 160-180).

4.3- Una acción caritativa con todos pero de un modo especial con los pobres, desconsolados, depresivos, enfermos… Las Imágenes de San Antonio profundo  amante de la Palabra Divina y el Santo “del pan de los pobres”, junto con San  Roque, al que ya la tradición cristiana le llama el misionero de la Caridad, también nos lo reclaman

4.4- Una especial acción de cuidado y atención pastoral a la familia cristiana y a las  vocaciones sacerdotales y de vida consagrada. La imagen de San José, esposo  de la Virgen y Padre en la tierra de Jesucristo es el referente inevitable de esta  importante acción pastoral.
         Todo el conjunto del retablo con la limpieza, ornamentación del Templo y la viva participación de la comunidad unida a los presbíteros con sus ministrantes y monaguillos formaremos ese conjunto de  comunidad cristiana para alabar y bendecir eternamente a nuestro Dios.

20 ene. 2018

Cuestión de fe...

¡Qué manera más didáctica de explicarlo!

En el vientre de mamá hablan dos bebés. Uno pregunta al otro:

¿Tú crees en la vida después del parto?

El otro respondió "Claro que sí. Tiene que haber algo más después del parto. Tal vez estamos aquí para prepararnos para lo que vendrá más tarde".

"Tonterías dice el primero "No hay vida después del parto ¿Qué clase de vida sería esa?

El segundo dice:"No lo sé, pero habrá más luz que la que hay aquí. Tal vez podremos caminar con nuestras propias piernas y comer con nuestras bocas. Tal vez tendremos otros sentidos, que no podemos entender ahora."

El primero contestó: "Eso es absurdo. Caminar es imposible. Y  ¿comer con la boca? ¡Ridículo! El cordón umbilical nos nutre y nos da todo lo demás que necesitamos. El cordón umbilical es demasiado corto. La vida después del parto es imposible."

El segundo insistió: "Bueno, yo pienso que hay algo y tal vez sea diferente de lo que hay aquí. Tal vez ya no necesitemos de ese tubo físico."

El primero contestó: "Tonterías, además de haber realmente vida después del parto, ¿porqué nadie jamás regresó de allá? El parto es el fin de la vida y en el post-parto no hay nada más allá de lo oscuro, silencio y olvido. Él no nos llevará a ningún lugar".

"Bueno, yo no lo sé" Dice el segundo. "Pero con seguridad vamos a encontrarnos con mamá y ella nos cuidará".

El primero respondió: "Mamá, tú realmente crees en Mamá?. Eso es ridículo. Si Mamá existe, entonces ¿Dónde está ella ahora?

El segundo dice: "Ella está alrededor nuestro. Estamos cercados por ella. De ella nosotros somos. Es en ella que vivimos. Sin ella este mundo no sería posible y no podríamos existir".

Dice el primero: "Bueno yo no puedo verla, entonces es lógico pensar que ella no existe"

El segundo le responde a eso: "A veces cuando tu estás en silencio, si te concentras y realmente escuchas, tu podrás percibir su presencia y escuchar su voz amorosa desde allá arriba".

(Así es como un escritor húngaro explicó la existencia de Dios)

PARA UNA RENOVACIÓN PASTORAL (2)

CAMINO A RECORRER POR UN DISCÍPULO MISIONERO DEL  RESUCITADO

            Una de las primeras catequesis que Jesucristo realizó después de su resurrección, fue a lo largo de un camino con dos de sus discípulos que decepcionados y faltos de fe, dejaban a la comunidad de los apóstoles y demás discípulos para volver a su pueblo de Emaús.
            La breve película “LOS DISCIPULOS DE EMAUS”, nos servirá para trazar los dos caminos (itinerarios) que deberá seguir un CATEQUISTA DE CRISTO RESUCITADO.
Observando el relato bíblico de san Lucas, recogido espléndidamente, en esa película, podemos descubrir dos “ITINERARIOS”.

1º.- UN CAMINO QUE MIRA AL MISMO CATEQUISTA
     Hay un primer camino o itinerario que deberá recorrer todo agente pastoral o catequista para capacitarse como misionero del Reino de Dios, a imitación del “Catequista de Emaús”, que nos explicita con meridiana claridad:
1.1- La poca fe que tienen los dos discípulos y que es necesario recuperar y potenciar.
1.2- Que los discípulos conozcan, reflexionen y vivan la Palabra de Dios.
























1.3- Que saliendo de la comunidad vuelvan a ella renovados y dispuestos a dar testimonio de FE, de ESPERANZA y CARIDAD en Cristo Resucitado.

1.4- Sin olvidar que luego el mismo Cristo les enviará el Espíritu Santo para confirmarlos como misioneros testigos del resucitado.

2º.- CAMINO PARA LA ACCIÓN CATEQUÉTICA.
            El otro camino que nos enseña el Catequista de Emaús, es lo que tiene que hacer un Agente de Pastoral de la Iglesia de Cristo Resucitado. Según nos narra San Lucas en el pasaje de Emaús, para hacer una catequesis después de la resurrección de Cristo deberá seguir estos pasos:

2. 1-  EXPERIENCIA DE VIDA Y DE FE
El Catequista de Emaús salió al encuentro de los dos discípulos a catequizar,    
en sus experiencias de vida y de fe. El catequista de la comunidad de hoy, también deberá partir siempre de las experiencias de vida y de fe de los catequizandos.

2.2-  ENCUENTRO CON CRISTO EN LA PALABRA DE DIOS
Luego a partir de la lectura y meditación de la Palabra de Dios de cada domingo u otras, el catequista deberá provocar el encuentro con Jesucristo el Salvador. (KERIGMA)

 2.3- CELEBRACIÓN Y COMPROMISOS DE FE Y VIDA CRISTIANA

El Catequista de Emaús, después de explicarles y meditar la Sagrada Escritura, CELEBRA con ellos una cena para compartir el Pan. Ahí en la cena, descubrieron a Cristo resucitado, y todos sus misterios vuelven a la Comunidad renovados y dispuestos a dar testimonio. (MISTAGOGIA)

2.4- FORMULAS DOCTRINALES

 Las oraciones de la comunidad y las formulas doctrinales, serán siempre el complemento doctrinal y oracional del tema catequético, que deberán memorizar los catequizando.


Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,14-20):

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios.
Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»
Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.
Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.
Palabra del Señor
Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Mc 1,14-20




OTRO MUNDO ES POSIBLE

No sabemos con certeza cómo reaccionaron los discípulos del Bautista cuando Herodes Antipas lo encarceló en la fortaleza de Maqueronte. Conocemos la reacción de Jesús. No se quedó en el desierto. Tampoco se refugió entre sus familiares de Nazaret. Comenzó a recorrer las aldeas de Galilea predicando un mensaje original y sorprendente.
El evangelista Marcos lo resume diciendo que «marchó a Galilea proclamando la buena noticia de Dios». Jesús no repite la predicación del Bautista ni habla de su bautismo en el Jordán. Anuncia a Dios como algo nuevo y bueno. Este es su mensaje.

«Se ha cumplido el plazo»

El tiempo de espera que se vive en Israel ha acabado. Ha terminado también el tiempo del Bautista. Con Jesús comienza una era nueva. Dios no quiere dejarnos solos ante nuestros problemas, sufrimientos y desafíos. Quiere construir junto con nosotros un mundo más humano.

«Está llegando el reino de Dios»

Con una audacia desconocida, Jesús sorprende a todos anunciando algo que ningún profeta se había atrevido a declarar: «Ya está aquí Dios, con la fuerza creadora de su justicia, tratando de reinar entre nosotros». Jesús experimenta a Dios como una Presencia buena y amistosa que está buscando abrirse camino entre nosotros para humanizar nuestra vida.
Por eso toda la vida de Jesús es una llamada a la esperanza. Hay alternativa. No es verdad que la historia tenga que discurrir por los caminos de injusticia que le trazan los poderosos de la tierra. Es posible un mundo más justo y fraterno. Podemos modificar la trayectoria de la historia.

«Convertíos»

Ya no es posible vivir como si nada estuviera sucediendo. Dios pide a sus hijos colaboración. Por eso grita Jesús: «Cambiad de manera de pensar y de actuar». Somos las personas las que primero hemos de cambiar. Dios no impone nada por la fuerza, pero está siempre atrayendo nuestras conciencias hacia una vida más humana.

«Creed en esta buena noticia»

Tomadla en serio. Despertad de la indiferencia. Movilizad vuestras energías. Creed que es posible humanizar el mundo. Creed en la fuerza liberadora del Evangelio. Creed que es posible la transformación. Introducid en el mundo la confianza.
¿Qué hemos hecho de este mensaje apasionante de Jesús? ¿Cómo lo hemos podido olvidar? ¿Con qué lo hemos sustituido? ¿En qué nos estamos entreteniendo si lo primero es «buscar el reino de Dios y su justicia»? ¿Cómo podemos vivir tranquilos observando que el proyecto creador de Dios de una tierra llena de paz y de justicia está siendo aniquilado por los hombres?
Evangelio del Domingo del Blog "Odres Nuevos" de Fernando Mosteiro

18 ene. 2018


Publicado el 18 ene. 2018

El Papa Francisco habla con la juventud de Chile invitándoles a la reflexión y a realizarse una pregunta poderosa que les dará la respuesta a muchas de las preguntas que se hacen: ¿Qué haría Cristo en mi lugar? Anima a los jóvenes a mirar siempre hacia adelante "con los pies en la tierra, con los pies en la tierra de la patria, si ustedes no aman a su patria, no creo que lleguen a amar a Jesús", ha explicado el Papa.

"La verdadera madurez es llevar adelante los sueños,las ilusiones juntos discutiendo entre ustedes, pero mirando hacia adelante".

Ponte en los zapatos del otro...


Con el fin de ver algo como lo ve otra persona y con el fin de explorar la cualidad de la empatía, en este video algunos estudiantes de escuela intermedia hacen un ejercicio que les ayuda a definir valores básicos. Los estudiantes escogen un zapato y se imaginan la vida de ese zapato. Cuando escriben acerca del zapato —en sentido figurado, los niños “caminan” con esos zapatos— reflexionan sobre cómo la experiencia les ayudó a ser más comprensivos y más compasivos con los demás. 
Este recurso forma parte de la colección Maestros que transforman del Centro Dalái lama para la Ética y los Valores Transformadores en la Universidad de MIT

La capacidad para sentir empatía es elemento fundamental  del crecimiento emocional y social de los jóvenes. Aunque los adolescentes tienen fama de ser egocéntricos, también van adquiriendo crecientes conocimientos acerca del mundo en el que conviven. Al aprender sobre la empatía empiezan a conectarse con las personas que conforman su familia, su salón de clases, su comunidad y más allá también. La empatía les permite a los jóvenes responder con bondad y consideración, y les permite gozar de la historia de la humanidad desde una perspectiva más amplia. La empatía es además un recurso contra la intimidación, el acoso, los prejuicios y la injusticia, y también se puede usar para derribar estereotipos de género. La empatía les ayuda a los jóvenes a hacer amigos y mantenerlos, así como también a entender a aquellos que tienen puntos de vista, antecedentes y culturas distintos.

Use este videos, junto con otros videos que forman parte de la colección de Maestros que transforman: Perspectiva general, Cómo cultivar el perdón, Cómo cultivar la gratitud, Cómo cultivar la autoaceptación. La colección se diseñó para dotar a maestros de los recursos y los métodos que necesitan para fomentar las destrezas de adaptación y de liderazgo ético en personas jóvenes. A medida que usa y adapta los métodos que se ilustran en el video acorde con las necesidades de sus estudiantes, quizás quiera unirse con otros maestros, para que entre todos cubran toda una gama de temas y materias.