27 dic. 2019

Bendición Urbi et Orbi del Papa Francisco 2019





En su mensaje, el Santo Padre pidió “que Cristo sea luz para tantos niños que sufren la guerra y los conflictos en Oriente Medio y en diversos países del mundo. Que sea consuelo para el amado pueblo sirio, que todavía no ve el final de las hostilidades que han desgarrado el país en este decenio. Que remueva las conciencias de los hombres de buena voluntad”.

Evangelio día 29: Domingo de la Sagrada Familia- Ciclo A

Evangelio por Odres Nuevos

Lectura del santo evangelio según san Mateo (2,13-15.19-23):

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.»
José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: «Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.»
Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.»
Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.
Palabra del Señor

Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Mt (2,13-15.19-23)



Mt 2,13-15.19-23. Hoy vuelve a hacerse realidad. Miles de familias huyen… miedo, hambre, catástrofes… Pero sus ángeles no les abandonan.
Ojalá seas tú también un ángel en su camino...y en tu tierra, a la que están llegado, les sepas acoger.

ABIERTAS AL PROYECTO DE DIOS

Los relatos evangélicos no ofrecen duda alguna. Según Jesús, Dios tiene un gran proyecto: construir en el mundo una gran familia humana. Atraído por este proyecto, Jesús se dedica enteramente a que todos sientan a Dios como Padre y todos aprendan a vivir como hermanos. Este es el camino que conduce a la salvación del género humano.
(para colorear)
Para algunos, la familia actual se está arruinando porque se ha perdido el ideal tradicional de «familia cristiana». Para otros, cualquier novedad es un progreso hacia una sociedad nueva. Pero ¿cómo es una familia abierta al proyecto humanizador de Dios? ¿Qué rasgos podríamos destacar?
Amor entre los esposos. Es lo primero. El hogar está vivo cuando los padres saben quererse, apoyarse mutuamente, compartir penas y alegrías, perdonarse, dialogar y confiar el uno en el otro. La familia se empieza a deshumanizar cuando crece el egoísmo, las discusiones y malentendidos.
Relación entre padres e hijos. No basta el amor entre los esposos. Cuando padres e hijos viven enfrentados y sin apenas comunicación alguna, la vida familiar se hace imposible, la alegría desaparece, todos sufren. La familia necesita un clima de confianza mutua para pensar en el bien de todos.
Atención a los más frágiles. Todos han de encontrar en su hogar acogida, apoyo y comprensión. Pero la familia se hace más humana, sobre todo, cuando en ella se cuida con amor y cariño a los más pequeños, cuando se quiere con respeto y paciencia a los mayores, cuando se atiende con solicitud a los enfermos o discapacitados, cuando no se abandona a quien lo está pasando mal.
Apertura a los necesitados. Una familia trabaja por un mundo más humano, cuando no se encierra en sus problemas e intereses, sino que vive abierta a las necesidades de otras familias: hogares rotos que viven situaciones conflictivas y dolorosas, y necesitan apoyo y comprensión; familias sin trabajo ni ingreso alguno, que necesitan ayuda material; familias de inmigrantes que piden acogida y amistad.
Crecimiento de la fe. En la familia se aprende a vivir las cosas más importantes. Por eso, es el mejor lugar para aprender a creer en ese Dios bueno, Padre de todos; para conocer el estilo de vida de Jesús; para descubrir su Buena Noticia; para rezar juntos en torno a la mesa; para tomar parte en la vida de la comunidad de seguidores de Jesús. Estas familias cristianas contribuyen a construir ese mundo más justo, digno y dichoso querido por Dios. Son una bendición para la sociedad.

La fuerza del cambio



En estos días en que todos los medios de comunicación han dado importante información sobre la cumbre de cambio climático, nos sentimos realmente satisfechos de que este gran desafío que vive la Humanidad ocupe, aunque sea por unos días el espacio y el tiempo que requiere. El reto ambiental es hoy por hoy, en su sentido amplio (que incluye inseparablemente la dimensión social que afecta a millones de personas) el verdadero problema de la Humanidad. Lo excepcional debiera ser la ausencia diaria de información.

La cumbre ya vivió cierto desánimo cuando se anunció que las grandes potencias (económicas y contaminantes) no enviaban a los grandes espadas. Al final salió un documento que más bien no ha dejado contento a nadie. Parece que eso ha rebajado la importancia de la cumbre.

Hay que desengañarse. No podemos esperar que la solución al reto ambiental la hagan los banqueros, los políticos y los poderes tecnológicos. Decía con mucho acierto un asesor de la ONU que «la maximización del beneficio es la estrategia asesina de las multinacionales» (Jean Ziegler), es decir la que posibilita que cada pocos segundos siga muriendo un niño de hambre. Francisco, Papa, denuncia en la Laudato si' al poder económico y financiero como los grandes dominadores del mundo, al que sirven tanto el poder político como tecnológico. Eso hace que apenas el 1% de la población mundial ostente un porcentaje muy alto de la riqueza (30-40%) y cada año esa cantidad siga creciendo.


Nosotros, los 1800 millones de personas que vivimos bien, somos lo que en algunos ámbitos llaman la Clase Consumidora Global (CCG), es decir las personas que consumimos para que las élites dominantes puedan seguir manteniendo su grosero poder económico. Y consumimos a base de la explotación de los recursos y las personas del resto del mundo: sus minerales, su fuerza de trabajo, su salud, su familia, su vida. Y parece que eso no nos preocupa.

Consumir es un acto moral, afirma Francisco en la encíclica ya citada; es decir en la capacidad de decisión de los consumidores (de esta CCG), reside verdaderamente el poder del cambio. Una multinacional nunca va a adoptar medidas de producción más justas, más ambientales si eso le recorta su cuenta de resultados, a no ser que el consumidor deje de comprar sus productos. Es realmente impúdico ver a los grandes banqueros en la cumbre de la COP y a las grandes empresas petroleras y eléctricas que son los mayores contaminantes del planeta. Por ahí no va a venir el cambio, solo están tomando posiciones; por eso no es tan importante que no vengan los top de China, Rusia y EE.UU.   Lo verdaderamente importante es que la clase consumidora global tomemos conciencia de que nuestro modo de consumir destroza el mundo en sus recursos y condena a miles de millones de personas. Cuando nuestra conversión a otra cosmovisión más fraternal, respetuosa con el medio ambiente y con las personas tenga lugar empezaremos a mover nosotros el hilo de la historia y podremos empezar a desprendernos de los hilos de la marioneta que somos actualmente. Ahí reside la importancia de esta cumbre.      El niño de Belén anuncia con toda la fuerza que el cambio sólo viene desde abajo, desde el no poder, desde la humildad, desde la ternura; si hay alguien que ha cambiado radicalmente este mundo y su esperanza es un niño en un pesebre.

Las historias más bonitas de 2019

Pongamos la mirada en las personas que este año han luchado por un mundo mejor

Seamos la luz que el mundo necesita. Así nos anima Folksixty en este final de año a cambiar el mundo porque todos tenemos el poder de hacer cosas buenas.

Este vídeo, ha recogido las historias más bonitas del 2019 cuyos protagonistas no son precisamente ni los políticos ni los famosos. Son personas como tú y como yo que han destacado por pequeñas acciones extraordinarias para hacer que este mundo sea un lugar mejor para todos los habitamos en él. 



https://es.aleteia.org/

22 dic. 2019

FELIZ NADAL 2019! Parroquia de Vilanova de Arousa


"Os ha nacido un Salvador" (Lc 2,11)


A todos vosotros, voluntarios del Reino de Dios:

BIENAVENTURANZAS DEL VOLUNTARIADO

1º  FELICES  los que sois conscientes de vuestras cualidades y talentos,porque los pondréis a fructificar al servicio de los demás.


2º  FELICES  los que compartís a diario la alegría de una entrega generosa al servicio y acogida de los más necesitados, porque vuestra recompensa será la de ver nacer "la nueva humanidad" y la posesión del Reino de Dios. 


3º  FELICES  los que voluntariamente lleváis, cada día el calor del amor y la luz de la verdad a los que os rodean, porque haréis brotar en el mundo las "flores del bien y de la felicidad".




4º  FELICES  vosotros, que no ponéis el bien absoluto ni el dinero, el placer, el sexo, la técnica, el confort... porque descubriréis "la verdadera jerarquía de valores".




5º FELICES  los que tenéis cara de ilusión y de disponibilidad, porque seréis "puentes firmes" para convivir en todos los ambientes .




6º  FELICES  los que sabéis que las más pequeñas acciones influyen en la humanidad, porque instalareis en el mundo "el circo de la caridad".




7º  FELICES  vosotros que afirmáis que "en el mundo cuentan más los microbios que los elefantes", porque cada día estrenareis nuevas esperanzas e ilusiones.




8º  FELICES  los que os ponéis a disposición de los demás con todo lo que tenéis: inteligencia, voluntad, amor, libertad, fiesta, porque todos o llamarán "compañeros de camino".

Mensajes de Paula para diciembre



21 dic. 2019

Evangelio día 22: Domingo IV de Adviento - ciclo A

Evangelio por Odres Nuevos

Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,18-24):
"José, confía"
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.»

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.
Palabra del Señor
Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Mt (1,18-24)




¿NO NECESITAMOS A DIOS ENTRE NOSOTROS?

Hay una pregunta que todos los años me ronda desde que comienzo a observar por las calles los preparativos que anuncian la proximidad de la Navidad: ¿Qué puede haber todavía de verdad en el fondo de esas fiestas tan estropeadas por intereses consumistas y por nuestra propia mediocridad?

No soy el único. A muchas personas las oigo hablar de la superficialidad navideña, de la pérdida de su carácter familiar y hogareño, de la vergonzosa manipulación de los símbolos religiosos y de tantos excesos y despropósitos que deterioran hoy la Navidad.
Pero, a mi juicio, el problema es más hondo. ¿Cómo puede celebrar el misterio de un «Dios hecho hombre» una sociedad que vive prácticamente de espaldas a Dios, y que destruye de tantas maneras la dignidad del ser humano?
¿Cómo puede celebrar «el nacimiento de Dios» una sociedad en la que el célebre profesor francés G. Lipovetsky, al describir la actual indiferencia, ha podido decir estas palabras: «Dios ha muerto, las grandes finalidades se extinguen, pero a todo el mundo le da igual, esta es la feliz noticia»?
Al parecer, son bastantes las personas a las que les da exactamente igual creer o no creer, oír que «Dios ha muerto» o que «Dios ha nacido». Su vida sigue funcionando como siempre. No parecen necesitar ya de Dios.
Y, sin embargo, la historia contemporánea nos está obligando ya a hacernos algunas graves preguntas. Hace algún tiempo se hablaba de «la muerte de Dios»; hoy se habla de «la muerte del hombre». Hace algunos años se proclamaba «la desaparición de Dios»; hoy se anuncia «la desaparición del hombre». ¿No será que la muerte de Dios arrastra consigo de manera inevitable la muerte del hombre?
Expulsado Dios de nuestras vidas, encerrados en un mundo creado por nosotros mismos y que no refleja sino nuestras propias contradicciones y miserias, ¿quién nos puede decir quiénes somos y qué es lo que realmente queremos?
¿No necesitamos que Dios nazca de nuevo entre nosotros, que brote con luz nueva en nuestras conciencias, que se abra camino en medio de nuestros conflictos y contradicciones?
Para encontrarnos con ese Dios no hay que ir muy lejos. Basta acercarnos silenciosamente a nosotros mismos. Basta ahondar en nuestros interrogantes y anhelos más profundos.
Este es el mensaje de la Navidad: Dios está cerca de ti, donde tú estás, con tal de que te abras a su Misterio. El Dios inaccesible se ha hecho humano y su cercanía misteriosa nos envuelve. En cada uno de nosotros puede nacer Dios.

Entrevista a Bono cantante del grupo U2

19 dic. 2019

AMIGOS DO BELEN DE VILANOVA DE AROUSA


         Es nuestra intención con este ilusionante proyecto, recuperar la tradición navideña del Belén.

         Nos encontramos con muchas figuras de tamaños y modelos dispares cedidas por la parroquia.

         Queremos que nuestro pueblo tenga un belén público y popular, acorde con la creatividad y el empeño que siempre caracterizaron a nuestros paisanos.

          Queremos actualizar y mejorar el material disponible, incorporando nuevas figuras con un criterio de uniformidad en modelo y tamaño, incluyendo vistosidad, luz y movimiento.

          Se puede visitar en la rehabilitada "Iglesia vella da Pastoriza" en estos días de Navidad.





13 dic. 2019

EVANGELIO DÍA 15: DOMINGO III DE ADVIENTO - CICLO A

Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,2-11):

Yo envío mi mensajero delante de ti,
para que prepare el camino ante ti
En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?»
Jesús les respondió: «Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. ¡Y dichoso el que no se escandalice de mí!»
Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan: «¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito: “Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti.” Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.»
Palabra del Señor

Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Mt (11,2-11)



LA IDENTIDAD DE JESÚS

Hasta la prisión de Maqueronte, donde está encerrado por Antipas, le llegan al Bautista noticias de Jesús. Lo que oye le deja desconcertado. No responde a sus expectativas. Él espera un Mesías que se imponga con la fuerza terrible del juicio de Dios, salvando a quienes han acogido su bautismo y condenando a quienes lo han rechazado. ¿Quién es Jesús?
Para salir de dudas, encarga a dos discípulos que pregunten a Jesús sobre su verdadera identidad: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?». La pregunta era decisiva en los primeros momentos del cristianismo.
La respuesta de Jesús no es teórica, sino muy concreta y precisa: comunicadle a Juan «lo que estáis viendo y oyendo». Le preguntan por su identidad, y Jesús les responde con su actuación curadora al servicio de los enfermos, los pobres y desgraciados que encuentra por las aldeas de Galilea, sin recursos ni esperanza para una vida mejor: «Los ciegos ven y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios y los sordos oyen; los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia».
Para conocer a Jesús, lo mejor es ver a quiénes se acerca y a qué se dedica. Para captar bien su identidad no basta confesar teóricamente que es el Mesías, Hijo de Dios. Es necesario sintonizar con su modo de ser Mesías, que no es otro sino el de aliviar el sufrimiento, curar la vida y abrir un horizonte de esperanza a los pobres.
Jesús sabe que su respuesta puede decepcionar a quienes sueñan con un Mesías poderoso. Por eso añade: «Dichoso el que no se sienta defraudado por mí». Que nadie espere otro Mesías que realice otro tipo de «obras»; que nadie invente otro Cristo más a su gusto, pues el Hijo ha sido enviado para hacer la vida más digna y dichosa para todos, hasta alcanzar su plenitud en la fiesta final del Padre.
¿A qué Mesías seguimos hoy los cristianos? ¿Nos dedicamos a hacer «las obras» que hacía Jesús? Y si no las hacemos, ¿qué estamos haciendo en medio del mundo? ¿Qué está «viendo y oyendo» la gente en la Iglesia de Jesús? ¿Qué ve en nuestras vidas? ¿Qué escucha en nuestras palabras?

UNA ETERNA FELIZ NAVIDAD

"GLORIA A DIOS en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad"


"Fueron corriendo y encontraron a María y José y 
al niño Jesús, acostado en un pesebre..."
(Lc. 2,12)



Los equipos de la pastoral parroquial:

Catequesis,  Cáritas  y Liturgia con el párroco,  ruegan a Dios en la persona de su Hijo Jesucristo, conceda a todos los vilanoveses,

 
PAZ , PROSPERIDAD Y UNA ETERNA FELIZ NAVIDAD 




Que hermosos son sobre los montes
los pies del mensajero que proclama la paz,
que anuncia la buena noticia,
que pregona la justicia,
Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro,
porque ven cara a cara al Señor,
que vuelve a Sion.

Romped a cantar a coro
ruinas de Jerusalén.
Ha descubierto el Señor su santo brazo
a los ojos de todas las naciones,
y verán los confines de la tierra
la salvación de nuestro Dios.

Frente a los pensamientos desesperanzados

  
      
 Puede ser porque ahora la gente se mueve, viaja mucho más. O también porque somos más sensibles ante las realidades sufrientes. Y también influyen las redes sociales, que ayudan a que nuestro mapa del mundo, y lo que en él acontece, se amplíe más allá de los dos titulares que salen en las noticias de la tele. El caso es que al abrir facebook, por ejemplo, me hago consciente de los múltiples fuegos aquí y allí, de situaciones de carencia extrema, de poblaciones que huyen, de parálisis de lo cotidiano por violencia, de tragedias medioambientales, de corrupción...

Y sea porque tengo amigos que están o han estado en Venezuela, Bolivia, Haití, Sudán del Sur, Norte de Marruecos…o porque no les es indiferente lo que en estos lugares ocurre… me entero del dolor que hay en gran parte del mundo. Y ante todo esto me pregunto, si quizás a Dios este mundo se le ha ido de las manos... Si quizás se ha cansado y ha decidido dejar de trabajar en él...

Hay días, lo reconozco, en que los pensamientos desesperanzados suben de volumen, "que esto es irremediable, que no hay manera de salir de esta situación"... Pero «algo» dentro de mí, a veces muy sutil, los va apartando poco a poco... "LO ÚNICO QUE VENCE A LA MUERTE, ES LA VIDA".

¿Vida? ¿Es una locura? Así, literalmente... ¿a quién se le ocurriría engendrar vida, en traer una criatura a este mundo al borde de la hecatombe?
Quedan pocos lugares "seguros" para hacerlo... pero para colmo, hay Uno que además, decide hacerse carne, ser Vida, en lo que sería el margen de esta. Lo más "peligroso", lo no brillante, en las afueras, en la pobreza, entre los últimos, desplazado... Y justo porque desde este modo elige que no se le vaya de las manos.

Y quizás, a mí, también me gesta hoy de esta Vida…Para que desde donde estoy, entre quienes vivo, en las tareas que realizo, en las opciones que voy tomando... vaya haciendo carne la Vida que vence a la muerte...
Tengo la certeza de que a Él no se le va de las manos, pero que necesita las mías, (y esto, que lo digamos cada persona). Que me implique (y me complique) por este mundo POSIBLE... espera-nzada...

8 dic. 2019

La fe es la certeza del alma





   "He tardado mucho en comprender qué es la fe. Y sin embargo, la he tenido siempre. También he dudado, pero las dudas eran de la mente, eran de mi pequeña inteligencia humana  empeñada en medirse con la de Dios. Mi corazón nunca dudó, y eso es la fe".


           "...No se trata de creer en algo, de creer en dogmas o en ritos, en historias, leyendas, tradiciones, mandamientos, en creer en lo que nos dicen que hay que creer. La fe es otra cosa. Es la certeza del alma. Como una alegría en el corazón, un palpitar de amor que impregna el mundo de luz."


      "...Yo creo que esa fe Dios la pone muy hondo en el corazón de cada hijo suyo. Y que siempre está ahí, aunque la tapemos con argumentos absurdos, aunque la acallemos con nuestra indiferencia, con el ruido de nuestros pensamientos mundanos, con el lodo de la duda. La fe siempre está ahí, siempre pura, sagrada, luminosa, esperando, esperando que agucemos el oído y escuchemos como late en nosotros, con el ritmo de las olas y de las estrellas, vertiginosa de silencio, tan grande y verdadera, tan infinitamente desbordante de amor, repitiendo siempre los ecos de la eternidad."

Del libro de Helena Cosano "TERESA LA MUJER" Confesiones de Teresa de Ávila a las puertas de la muerte.  www.esferalibros.com

7 dic. 2019

Evangelio día 8: Domingo II de Adviento - ciclo A

Evangelio por Odres Nuevos


"Hágase en mí según tu palabra"
Lectura del santo evangelio según san Lucas (1.26-38):
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»

Y la dejó el ángel.
Palabra del Señor




Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Lc (1.26-38)

LA ALEGRÍA POSIBLE


La primera palabra de parte de Dios a sus hijos, cuando el Salvador se acerca al mundo, es una invitación a la alegría. Es lo que escucha María: «Alégrate».
Jürgen Moltmann, el gran teólogo de la esperanza, lo ha expresado así: «La palabra última y primera de la gran liberación que viene de Dios no es odio, sino alegría; no es condena, sino absolución. Cristo nace de la alegría de Dios, y muere y resucita para traer su alegría a este mundo contradictorio y absurdo».
Sin embargo, la alegría no es fácil. A nadie se le puede forzar a que esté alegre; no se le puede imponer la alegría desde fuera. El verdadero gozo ha de nacer en lo más hondo de nosotros mismos. De lo contrario será risa exterior, carcajada vacía, euforia pasajera, pero la alegría quedará fuera, a la puerta de nuestro corazón.
La alegría es un regalo hermoso, pero también vulnerable. Un don que hemos de cuidar con humildad y generosidad en el fondo del alma. El novelista alemán Hermann Hesse dice que los rostros atormentados, nerviosos y tristes de tantos hombres y mujeres se deben a que «la felicidad solo puede sentirla el alma, no la razón, ni el vientre, ni la cabeza, ni la bolsa».
Pero hay algo más. ¿Cómo se puede ser feliz cuando hay tantos sufrimientos sobre la tierra? ¿Cómo se puede reír cuando aún no están secas todas las lágrimas y brotan diariamente otras nuevas? ¿Cómo gozar cuando dos terceras partes de la humanidad se encuentran hundidas en el hambre, la miseria o la guerra?
La alegría de María es el gozo de una mujer creyente que se alegra en Dios salvador, el que levanta a los humillados y dispersa a los soberbios, el que colma de bienes a los hambrientos y despide a los ricos vacíos. La alegría verdadera solo es posible en el corazón del que anhela y busca justicia, libertad y fraternidad para todos. María se alegra en Dios, porque viene a consumar la esperanza de los abandonados.
Solo se puede ser alegre en comunión con los que sufren y en solidaridad con los que lloran. Solo tiene derecho a la alegría quien lucha por hacerla posible entre los humillados. Solo puede ser feliz quien se esfuerza por hacer felices a los demás. Solo puede celebrar la Navidad quien busca sinceramente el nacimiento de un hombre nuevo entre nosotros.