24 jun. 2017

La escritora Carmen Posadas entrevista a su hija Sofía sobre su conversión

Papa Francisco: Repugnar lo que contamina el agua, el deporte y la vida

Audiencia a los participantes en el Trofeo ‘Sette Colli’, celebrado en Roma

El Papa Francisco saludó cordialmente a los queridos amigos de la Federación Italiana de Natación y a los atletas participantes en el Trofeo ‘Sette Colli’, celebrado en Roma.
Días de alegría y de entusiasmo, tanto para los deportistas como para los aficionados, porque el deporte es también fiesta, señaló el Papa, añadiendo que es una fiesta con contenidos y valores:
«Porque transmite valores cada vez más necesarios en una sociedad como la nuestra, que se define ‘líquida’, sin puntos de referencia firmes. Vuestro deporte se desarrolla en el agua, pero no es ‘líquido’. Aún más es muy ‘sólido’, requiere empeño constante y fortaleza»

«Alabado seas, mi Señor, por la hermana agua, la cual es muy humilde, y preciosa y casta». Tras recordar las palabras de San Francisco de Asís, en el Cántico de las Criaturas, el Obispo de Roma reiteró la importancia del agua en la vida, en el cuidado de la Creación:
«Que vuestro desafiarse, competir, vivir en contacto con el agua pueda ser también una contribución para una cultura del agua diversa: el agua es vida, sin agua no hay vida. Y hablar de vida es hablar de Dios, origen y fuente de la vida, y también nuestra vida cristiana inicia en el signo del agua con el Bautismo.
El agua en la que nadan, se tiran desde el trampolín, juegan, compiten recuerda una pluralidad de atenciones: el valor del cuerpo, que debe ser cuidado y no idolatrado; la necesidad de interioridad y de búsqueda de sentido en lo que hacen; la fuerza y el coraje para resistir a la fatiga; la visión clara de cuál meta buscar en la vida y de cómo alcanzarla; el valor de autenticidad que es transparencia, limpidez, limpieza interior.
En contacto con el agua, aprendan a sentir repugnancia hacia todo lo que contamina, tanto en el deporte como en la vida»
 https://es.aleteia.org

Las plantas, nuestras grandes compañeras en la Tierra

HOPE HAHREN autora del libro “La memoria secreta de las hojas”

Geo-bióloga, científica e investigadora de Biología de la Universidad de Oslo.



Los árboles tienen casi tantas hojas como cabellos tenemos los seres humanos. Algo que es verdaderamente impresionante.
Ahora centremos la mirada en una sola hoja.
El ser humano no es capaz de crear hojas, pero sí que sabe destruirlas. En el último decenio se han talado más de 50.000 millones de árboles.  La tercera parte de la superficie terrestre estaba antes cubierta de bosques. Cada diez años cortamos el 1% de la totalidad de nuestros árboles sin volver a repoblarlos, lo  cual representa el equivalente a la superficie de Francia. De manera que década tras década, se ha ido borrando de la Tierra una Francia detrás de otra.  En un solo día, un billón de hojas son privadas de su fuente nutricia y por lo que parece a nadie le importa. Pero debería de importarnos por la sencilla razón de que, como seres humanos estamos obligados a interesarnos: porque ha muerto alguien que no tenía que haber muerto.

¿Qué ha muerto alguien?


Permítame que se lo explique y, puede que sea capaz de llevarle a mi terreno. Veo un montón de hojas, y mientras las miro me planteo preguntas sobre ellas. Empiezo por el color: ¿Cuál es su tono de verde?, ¿es distinto el del centro respecto al de los bordes?, ¿Cómo son los bordes?, ¿lisos?, ¿dentados?, ¿está suficientemente hidratada?, ¿está débil?, ¿arrugada?, ¿tiene buen color?, ¿de qué tamaño es la lámina?, ¿más grande que mi mano?, ¿es comestible o tóxica?, ¿Cuánto sol puede absorber?, ¿con qué frecuencia recibe el agua de la lluvia?, ¿está enferma?, ¿está sana?, ¿está viva?, ¿por qué?

Ahora le toca a usted: formule una pregunta sobre su hoja.

Bien, ¿sabe lo que ha hecho?, se ha convertido en un científico. Muchos le dirán que, para ser científico, es preciso saber matemáticas, física o química. Craso error. Sería como decir que para saber tricotar hay que saber llevar una casa, o que para estudiar la Biblia es necesario saber latín. Puede servir de ayuda, desde luego, pero ya habrá tiempo de aprender todo eso. Lo primero que tiene que hacer es formular una pregunta sobre su materia de estudio, y usted ya ha llegado a esa fase. No es tan complicado como algunos pretenden…

Evangelio día 25: Domingo XII del T.O.

Dios me conoce, conoce de mí cada cabello...

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10,26-33:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que escuchéis al oído pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo; no hay comparación entre vosotros y los gorriones. Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.»
Palabra del Señor

Comentario de J.A. Pagola.

NUESTROS MIEDOS

Cuando nuestro corazón no está habitado por un amor fuerte o una fe firme, fácilmente queda nuestra vida a merced de nuestros miedos. A veces es el miedo a perder prestigio, seguridad, comodidad o bienestar lo que nos detiene al tomar las decisiones. No nos atrevemos a arriesgar nuestra posición social, nuestro dinero o nuestra pequeña felicidad.
Otras veces nos paraliza el miedo a no ser acogidos. Nos atemoriza la posibilidad de quedarnos solos, sin la amistad o el amor de las personas. Tener que enfrentarnos a la vida diaria sin la compañía cercana de nadie.
Con frecuencia vivimos preocupados solo de quedar bien. Nos da miedo hacer el ridículo, confesar nuestras verdaderas convicciones, dar testimonio de nuestra fe. Tememos las críticas, los comentarios y el rechazo de los demás. No queremos ser clasificados. Otras veces nos invade el temor al futuro. No vemos claro nuestro porvenir. No tenemos seguridad en nada. Quizá no confiamos en nadie. Nos da miedo enfrentarnos al mañana.
Siempre ha sido tentador para los creyentes buscar en la religión un refugio seguro que nos libere de nuestros miedos, incertidumbres y temores. Pero sería un error ver en la fe el agarradero fácil de los pusilánimes, los cobardes y asustadizos.
La fe confiada en Dios, cuando es bien entendida, no conduce al creyente a eludir su propia responsabilidad ante los problemas. No le lleva a huir de los conflictos para encerrarse cómodamente en el aislamiento. Al contrario, es la fe en Dios la que llena su corazón de fuerza para vivir con más generosidad y de manera más arriesgada. Es la confianza viva en el Padre la que le ayuda a superar cobardías y miedos para defender con más audacia y libertad el reino de Dios y su justicia.
La fe no crea hombres cobardes, sino personas resueltas y audaces. No encierra a los creyentes en sí mismos, sino que los abre más a la vida problemática y conflictiva de cada día. No los envuelve en la pereza y la comodidad, sino que los anima para el compromiso.
Cuando un creyente escucha de verdad en su corazón las palabras de Jesús: «No tengáis miedo», no se siente invitado a eludir sus compromisos, sino alentado por la fuerza de Dios para enfrentarse a ellos.

6 nutrientes que te ayudan a estar de buen humor

Qué comer para combatir la melancolía

Por Marta Klimek

Una dieta pobre no solo puede echar por tierra tu buen humor, sino que incrementa el riesgo de depresión. ¿Qué deberíamos evitar por el bien de nuestro bienestar psicológico? Los principales enemigos de nuestro buen humor son la harina blanca y el azúcar.
Tanto el azúcar refinado como la harina blanca refinada dan a los productos que comemos un índice glucémico muy alto, lo cual es responsable de picos de glucosa en sangre rápidos y de corta duración. Estos picos contribuyen a la creación de problemas inflamatorios del sistema nervioso. El resultado de estos altibajos del azúcar en sangre se manifiesta en forma de fatiga, irritabilidad, mareo, insomnio, respiración excesiva, poca capacidad de concentración y de memoria, sed y problemas digestivos.

Los estudios muestran que el consumo a largo plazo de una dieta rica en productos altamente procesados también favorece la depresión, uno de los trastornos mentales más comunes. Por supuesto, existen muchas otras razones para la depresión, como problemas personales o profesionales o la muerte o enfermedad de un ser querido. Sobre la mayoría de esos otros factores no tenemos influencia, pero sí tenemos control sobre nuestra dieta. Una buena alimentación puede influir de forma positiva en nuestro funcionamiento diario, nuestra agilidad mental y nuestra resistencia psicológica. Así que, ¿qué podemos comer para desarrollar nuestra resiliencia física y mental?


Antioxidantes

Oímos hablar de los antioxidantes en casi todos los anuncios de productos contra el envejecimiento de la piel, pero tienen una función real: protegen no solo nuestra piel, sino también nuestro sistema nervioso. La eficiencia de nuestras conexiones neuronales es la base de la salud mental. Para cuidar del aspecto físico de nuestra salud mental, come alimentos ricos en antioxidantes: fruta (arándanos, moras, fresas, manzanas), verduras (col roja, remolacha, judías) y especias como la canela, el orégano y el curri.

Ácido fólico

La mayoría de las verduras verdes contienen ácido fólico, que fomenta la producción de serotonina, la hormona de la felicidad. Calma los nervios, mejora el ánimo y también favorece la memoria. Se puede encontrar en plantas crucíferas, como el brócoli y las coles de Bruselas, además de en espinacas, espárragos y aguacates. Cuando estos alimentos no estén de temporada, puedes recurrir a los garbanzos y las lentejas, disponibles todo el año.

Ácidos grasos Omega-3

Los ácidos grasos Omega-3 son las grasas beneficiosas presentes en los pescados grasos y que son responsables de la construcción y protección de las neuronas. Afectan de forma positiva a la salud de nuestros vasos sanguíneos y sus propiedades antiinflamatorias protegen contra las infecciones. Pueden encontrarse en peces marinos, pero también en nueces, semillas, aceite de colza y linaza.

Selenio

El selenio es un nutriente raro aunque valioso que afecta significativamente al funcionamiento de nuestro cerebro y, como consecuencia, nuestro estado emocional. Su carencia puede causar nerviosismo e inestabilidad emocional. Este elemento se usa en el tratamiento de la depresión y puede encontrarse sobre todo en las nueces de Brasil, además de en algas y carne de vísceras.

¿Y algo dulce?

Si necesitas el chocolate para sobrevivir, opta por el chocolate negro con un mínimo de 70% de cacao. Asegúrate de que no contiene azúcar añadido y disfruta del exquisito sabor de esos cuadraditos ricos en magnesio. El chocolate contiene hierro, zinc y selenio, y todos contribuyen a la producción de endorfinas y serotonina, lo cual aporta sentimientos de placer y felicidad.

La salud de lo sencillo


Ya que la mayor amenaza a nuestras emociones y nervios son los productos altamente procesados faltos de nutrientes naturales, la base de nuestra protección alimentaria debería ser la sencillez. Así que olvídate de la comida rápida y los platos instantáneos sazonados artificialmente y apuesta mejor por lo natural. En primavera y verano, cuando los mercados están colmados de verduras y frutas frescas de temporada, solo con mirar esos coloridos regalos de la naturaleza ya te pone de buen humor. Llena tu plato con ellas, invita a familia y amigos a comer y haz que tus comidas diarias sean otra línea de defensa contra la melancolía y los altibajos emocionales.

21 jun. 2017

EL CORAZÓN DIVINO Y MISERICORDIOSO

“VENID A MÍ TODOS LOS QUE ESTÁIS CANSADOS 
Y AGOBIADOS, PORQUE YO OS ALIVIARÉ:    Dice el Señor.

Una de las más importantes y más queridas devociones de la piedad cristiana, es la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.


Desde hace varios siglos se fue extendiendo por todas las comunidades cristianas de la Iglesia, ese especial encuentro de sus fieles con “aquello que es centro y cobijo de los más nobles sentimientos y de las más tristes miserias humanas del corazón de toda mujer y de todo hombre, en ese corazón divino y misericordioso de Jesús el Señor,
El se ofreció (leemos en el evangelio) como consuelo y alivio para todos los corazones humanos “cansados y agobiados”.

Los fieles cristianos, y también nuestros antepasados, confiaron en Él y eligieron el mes de junio de todos los años para vivir y celebrar en profundidad esta devoción y celebrar también el viernes siguiente a la solemnidad del Santísimo Sacramento, un día especial al divino y misericordioso corazón de Jesucristo.

PROGRAMA:

TRIDUO:       Día 20 martes. 21 miércoles, 22 jueves a las 20:15 
                         Exposición  Mayor.  Predica: Don Manuel Folgar.

Día 23  viernes: SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN

Hora 17:00 (5 tarde) Exposición Mayor y adoración del Santísimo Sacramento.
Hora 19:15 (7:15 tarde) Bendición y reserva


Hora 20:00 (8 tarde) Eucaristía solemne y procesión.

20 jun. 2017

El dinero

Alejandro Dumas dice:

 “No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo”.

Nos parece excelente esta explicación del dinero: “un buen siervo y un mal amo”. Efectivamente, el dinero “sirve” para mucho y, cuando no se tiene, se le echa mucho en falta. Pero el dinero, juntado en grandes cantidades, puede ser un mal amo, nos puede dominar y hacer mucho daño.


Es importante para mover la economía y hacer que las personas puedan vivir dignamente, pero puede ser objeto de especulación, beneficio fácil y sujeto de manipulación. El dinero convertido en amo crea muchas esclavitudes y muchas injusticias. Estimemos el dinero en su justa medida, pero tengamos mucho cuidado cuando se pone a mandar.

17 jun. 2017

Evangelio día 18: Domingo Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo "Corpus Christi"

Evangelio según San Juan 6,51-58. 


Jesús dijo a los judíos: 

"Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo". 


Los judíos discutían entre sí, diciendo: "¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?". 
Jesús les respondió: "Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. 


El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, 
y yo lo resucitaré en el último día. 

La Eucaristía es el encuentro de Dios con la Humanidad
Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. 
El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. 
Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí. 
Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. 
El que coma de este pan vivirá eternamente". 







15 jun. 2017

¿Por qué el Papa Francisco celebrará Corpus Christi el domingo y no este jueves?

El Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, explicó las razones por las que el Papa Francisco celebrará la Solemnidad del Corpus Christi el próximo domingo 18 de junio y no este jueves.



El pasado 18 de mayo, cuando se anunciaron las actividades que el Santo Padre preside este mes de junio, Burke indicó que lo que busca, primeramente, es fomentar una mayor participación de los fieles y sacerdotes de Roma en la Solemnidad del Corpus Christi.

Una segunda razón, dijo luego, tiene que ver con que “el jueves en Roma es un día laborable, y así se crea menos interrupciones en la ciudad”.

El domingo 18 de junio el Santo Padre presidirá el rezo del ángelus desde el balcón del Palacio Apostólico a las 12:00 pm (hora local). 

Luego, a las 7:00 p.m., presidirá la Misa de Corpus Christi en la Basílica papal de San Juan de Letrán, además de la procesión eucarística hacia la Basílica de Santa María la Mayor, la iglesia donde suele rezar antes de cada uno de sus viajes internacionales.

13 jun. 2017

Día de San Antonio de Padua


       Su nombre anagráfico es Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo y nació en Lisboa hacia 1195. Adquirió una amplia formación cultural con estudios teológicos, filosóficos y científicos. Fue a Marruecos a evangelizar a los infieles y al regreso de su viaje una tormenta propició que el barco llegara a tierras silicianas. Estuvo en un convento franciscano de Mesina y el superior de la institución le llevó a Asís donde conoció a San Francisco de Asís. Llevó una vida de ermitaño en Romaña y, cuando sus superiores se dieron cuenta de sus cualidades de predicador, lo enviaron a evangelizar al norte de Italia y a Francia. Finalmente, fijó su residencia en el convento de la Arcella, cerca de Padua y murió en 1231.

¡Felicidades  a todos los Antonios, y Antonias
 y en especial a nuestro párroco, D. Antonio Sineiro!

12 jun. 2017

SOLEMNIDADE DO SANTÍSIMO CORPO E SANGUE DE CRISTO

   DEUS ÚN E TRINO, QUIXO QUEDAR EN NÓS E CON NÓS NA PERSONA DE XESUCRISTO, O FILLO.

  FÍXOSE PAN DE VIDA E BEBIDA DE SALVACIÓN PARA ESTAR MÁIS ÍNTIMAMENTE UNIDO A AQUELES QUE LLE ABRAN O SEU CORAZÓN E TODO O SEU SER.

 VIVAMOS E CELEBREMOS ESPECIALMENTE ESTE MISTERIO DE SALVACIÓN NA SOLEMNIDADE DO SANTÍSIMO SACRAMENTO.





Nuestra Comunidad parroquial también se muestra agradecida hoy con toda la Iglesia por el don de la Eucaristía y se postra delante de la presencia real de la Eucaristía y la adora con fe.

Dios alimentó con el maná al pueblo antiguo hebreo mientras peregrinaba por el desierto.  El maná prefiguraba el pan bajado del cielo: “Quien come de este pan vive para siempre”.

Cristo no solo propone un mensaje sino que se da a si mismo en alimento para la vida eterna…

El pan es uno y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan.

PROGRAMA:


TRIDUO SOLEMNE PREPARATORIO PARA CELEBRAR LA SOLEMNIDAD:
         -JUEVES 15 – VIERNES 16 – SÁBADO 17.  
Horario para estos tres días: 20:15 (8 y cuarto de la tarde) exposición mayor y rosario

Hora 21:00 (9 de la tarde) EUCARISTÍA.


DÍA DE LA SOLEMNIDAD DEL SANTÍSIMO
Hora:  7´30 Exposición y visitas a Jesús Sacramentado
Hora: 10´30 Bendición y reserva del Santísimo
HORA: 11:30EUCARISTÍA PRIMERAS COMUNIONES
                           TARDE: HORA 19:00 (7 de la tarde)  EUCARISTÍA 
comunitaria y solemne
 del SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE JESUCRISTO
HORA 22:00 - PROCESIÓN Y BENDICIÓN EN LOS ALTARES EUCARÍSTICOS

CELEBRACIÓN EXEQUIAL por ESPERANZA CARREGAL Religiosa Dorotea fallecida recientemente.

¡ATENCIÓN!

EL PRÓXIMO LUNES, día 12, tendremos 
a las 20.00 horas (8 de la tarde),

MISA SOLEMNE A 
SANTA PAULA FRASSINETTI

y la CELEBRACIÓN EXEQUIAL 
de la parroquia por

ESPERANZA 
Religiosa Dorotea  
Fallecida recientemente. 

10 jun. 2017

Evangelio día 11: Domingo de la Santísima Trinidad

Lectura del santo Evangelio según san Juan 3,16-18:

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.
Palabra del Señor




Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Jn 3,16-18

LA INTIMIDAD DE DIOS

Para colorear
La inmensa mayoría de los cristianos no sabe que al adorar a Dios como Trinidad estamos confesando que Dios, en su intimidad más profunda, es solo amor, acogida, ternura. Esta es quizá la conversión que más necesitan no pocos cristianos: el paso progresivo de un Dios considerado como Poder a un Dios adorado gozosamente como Amor.
Pero Dios es Trinidad, es un misterio de Amor. Y su omnipotencia es la omnipotencia de quien solo es amor, ternura insondable e infinita. Es el amor de Dios el que es omnipotente. Dios no lo puede todo. Dios no puede sino lo que puede el amor infinito. Y siempre que lo olvidamos y nos salimos de la esfera del amor nos fabricamos un Dios falso, una especie de ídolo extraño que no existe.
Cuando no hemos descubierto todavía que Dios es solo Amor, fácilmente nos relacionamos con él desde el interés o el miedo. Un interés que nos mueve a utilizar su omnipotencia para nuestro provecho. O un miedo que nos lleva a buscar toda clase de medios para defendernos de su poder amenazador. Pero esta religión hecha de interés y de miedos está más cerca de la magia que de la verdadera fe cristiana.
Solo cuando uno intuye desde la fe que Dios es solo Amor y descubre fascinado que no puede ser otra cosa sino Amor presente y palpitante en lo más hondo de nuestra vida, comienza a crecer libre en nuestro corazón la confianza en un Dios Trinidad del que lo único que sabemos por Jesús es que no puede sino amarnos.

7 jun. 2017


3 jun. 2017

Rito de COMUNIÓN

La Ordenación General del Misal Romano recoge este momento diciendo: “Mientras Sacerdote y fieles reciben el Sacramento, tiene lugar el canto de comunión, canto que debe expresar, por la unión de voces, la unión espiritual de quienes comulgan, demostrar al mismo tiempo, la alegría del corazón, y hacer más fraternal la procesión de los que van avanzando para recibir el Cuerpo de Cristo”.

El Misal Romano establece lo siguiente para recibir la Comunión: “El Sacerdote toma la patena o el copón, y se aproxima a los que van a comulgar, quienes de ordinario se acercan procesionalmente.  Los fieles pueden recibir la comunión en la boca o en la mano. Si lo hacen en la mano, deben colocar la mano izquierda sobre la derecha para recibir la Sagrada Forma en la mano izquierda y cogerla con la derecha para llevarla a la boca. Debe comulgarse íntegramente delante del sacerdote y no irse con la forma en la mano.  El sacerdote dirá: “El Cuerpo de Cristo” y se responderá con un “Amén” que debe escuchar el ministro que distribuye la Comunión.”

2 jun. 2017

El precioso don de la libertad

«La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra y el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres».


   Cuando redactó esta consideración, Cervantes conocía bien lo que es estar en prisión. En los cinco años que estuvo encarcelado en Argel trató de escapar en cuatro ocasiones, y no lo consiguió: «no hay en la tierra, conforme a mi parecer, contento que se iguale a alcanzar la libertad perdida», pudo decir con la voz de una experiencia vivida.

        La libertad es un don divino concedido al hombre, solamente a él. Del animal no se puede decir que es libre. No se trata solo de una capacidad de elección entre diversas opciones; este es solamente el aspecto práctico. La libertad es más honda, es el propio ser de la persona, que está orientado hacia una finalidad. «Es el señorío de quien, mediante las virtudes, es dueño de sus propios actos, y no un esclavo de las tendencias desordenadas, presentes en todo ser humano».

            De la libertad emana este imperativo: sé mejor, ve a más, sé hombre, vive de acuerdo con lo que eres: hijo de Dios, querido y amado por Él para hacer el bien, para ser bueno. Este es el núcleo del cristianismo. Se puede afirmar que «la imagen de Dios en las personas creadas se halla sobre todo en la libertad».                        


Francisco F. Carvajal en "Pasó haciendo el bien"

Evangelio día 4: Domingo de Pentecostés

Lectura del santo Evangelio según san Juan 20,19-23:

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
«Paz a vosotros».
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».
Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».
Para colorear
Palabra del Señor
Del Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Jn 20,19-23

VIVIR A DIOS DESDE DENTRO

La sociedad moderna ha apostado por lo «exterior». Todo nos invita a vivir desde fuera. Todo nos presiona para movernos con prisa, sin apenas detenernos en nada ni en nadie. La paz ya no encuentra resquicios para penetrar hasta nuestro corazón. Vivimos casi siempre en la corteza de la vida. Se nos está olvidando qué es saborear la vida desde dentro. Para ser humana, a nuestra vida le falta hoy una dimensión esencial: la interioridad.
Es triste observar que tampoco en las comunidades cristianas sabemos cuidar y promover la vida interior. Muchos no saben lo que es el silencio del corazón, no se enseña a vivir la fe desde dentro. Privados de experiencia interior, sobrevivimos olvidando nuestra alma: escuchando palabras con los oídos y pronunciando oraciones con los labios mientras nuestro corazón está ausente.
En la Iglesia se habla mucho de Dios, pero, ¿dónde y cuándo escuchamos los creyentes la presencia callada de Dios en lo más hondo del corazón? ¿Dónde y cuándo acogemos el Espíritu del Resucitado en nuestro interior? ¿Cuándo vivimos en comunión con el Misterio de Dios desde dentro?
Acoger a Dios en nuestro interior quiere decir al menos dos cosas. La primera: no colocar a Dios siempre lejos y fuera de nosotros, es decir, aprender a escucharlo en el silencio del corazón. La segunda: bajar a Dios de la cabeza a lo profundo de nuestro ser, es decir, dejar de pensar en Dios solo con la mente y aprender a percibirlo en lo más íntimo de nosotros.
Esta experiencia interior de Dios, real y concreta, puede transformar nuestra fe. Uno se sorprende de cómo hemos podido vivir sin descubrirla antes. Es posible encontrar a Dios dentro de nosotros en medio de una cultura secularizada. Es posible también hoy conocer una alegría interior nueva y diferente. Pero me parece muy difícil mantener por mucho tiempo la fe en Dios en medio de la agitación y frivolidad de la vida moderna sin conocer, aunque sea de manera humilde y sencilla, alguna experiencia interior del Misterio de Dios.